El re­bel­de más co­mer­cial

La en­tro­ni­za­ción pós­tu­ma de Jean-Mi­chel Bas­quiat

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ED­WARD LUCIE-SMITH

La nue­va mues­tra de­di­ca­da a Jea­nMi­chel Bas­quiat (Nue­va York, 1960-1988) en el Cen­tro Bar­bi­can de Lon­dres, Boom for real, vie­ne acom­pa­ña­da de un des­co­mu­nal vo­lu­men en ta­pa du­ra pu­bli­ca­do por Pres­tel. Se tra­ta de un lu­jo­so to­mo con el que uno in­ten­ta­ría rom­per la cris­ma a una tía ri­ca en ca­so de en­con­trar­se ne­ce­si­ta­do de di­ne­ro. Cuan­do se ha­bla aho­ra del fa­lle­ci­do Jean-Mi­chel, to­do gi­ra en torno al di­ne­ro. Ha­ce po­co una pin­tu­ra su­ya al­can­zó en una subas­ta los 110 mi­llo­nes de dó­la­res, un pre­cio que su­pera con cre­ces el ob­te­ni­do por una obra de cual­quier otro ar­tis­ta afro­ame­ri­cano. Si uno no pue­de lle­gar a esas al­tu­ras pe­ro si­gue sin­tien­do la ne­ce­si­dad de una pe­que­ña te­ra­pia de com­pras, se pue­de con­so­lar com­pran­do una ca­mi­se­ta Bas­quiat (a ele­gir en­tre dos) o una bol­sa Bas­quiat en la tien­da de la ex­po­si­ción, don­de hay tam­bién una am­plia se­lec­ción de sa­ti­na­das pu­bli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con el ar­tis­ta. No ca­be du­da de que el acon­te­ci­mien­to pre­sen­ta a un hé-

La in­no­va­ción, en el ca­so de Bas­quiat, fue que sus graf­fi­tis sa­lie­ron de la ca­lle y en­tra­ron en las galerías que ven­dían ar­te con­tem­po­rá­neo

roe de la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea.

Se tra­ta de una ex­po­si­ción muy bien he­cha que com­pi­te con la mues­tra so­bre Jas­per Johns en la Ro­yal Aca­demy por ob­te­ner más vi­si­tan­tes y más re­cau­da­ción (sí, otra vez el di­ne­ro). En el ca­so de ca­da uno de esos dos ar­tis­tas, las ex­po­si­cio­nes nos en­fren­tan a las mis­te­rio­sas ope­ra­cio­nes del ca­pi­ta­lis­mo en el seno del ar­te mo­derno.

Si que­re­mos un co­men­ta­rio ma­li­cio­so al res­pec­to, hay uno muy a mano ba­jo la forma del nue­vo gra­fi­ti de Banksy que ha apa­re­ci­do en el mu­ro de una ca­lle que con­du­ce al Bar­bi­can. Mues­tra, en un es­ti­lo que re­cuer­da in­con­fun­di­ble­men­te a Bas­quiat, una fi­gu­ra afri­ca­ni­zan­te abor­da­da por dos po­li­cías; uno lo ca­chea mien­tras el otro le pone una de­nun­cia. De la de­re­cha de la com­po­si­ción se acer­ca co­rrien­do un es­que­le­to, tam­bién muy al es­ti­lo de Bas­quiat, con una co­ro­na en la mano. La com­po­si­ción re­su­me la ac­tual repu­tación del ar­tis­ta, que es la de un re­bel­de ado­ra­do y acep­ta­do por el es­ta­blish­ment cul­tu­ral al tiem­po que con­ser­va la au­ten-

La mues­tra pre­sen­ta a Bas­quiat co­mo un hé­roe de la cul­tu­ra más al­ter­na­ti­va, a lo que ayu­da que el ar­tis­ta es­té pru­den­te­men­te muer­to

TO­DAS LAS IMÁ­GE­NES © THE ES­TA­TE OF JEAN-MI­CHEL BAS­QUIAT, LICENSED BY ARTESTAR, NEW YORK

LI­KE AN IG­NO­RANT EASTER SUIT (1980-1981). Bas­quiat du­ran­te el ro­da­je de ‘Down­town 81’, pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Edo Ber­to­glio, au­tor tam­bién de es­ta fo­to­gra­fía, en la que el ar­tis­ta to­mó par­te. El fil­me mos­tra­ba con rea­lis­mo el día a día de la cul­tu­ra hip y pos­punk en Man­hat­tan.

UNTITLED (PA­BLO PI­CAS­SO), 1984. En 1981 Bas­quiat dio un gi­ro a su pro­duc­ción, de los gra­fi­tis a pin­tu­ras con am­bi­ción de ar­tis­ta con­sa­gra­do, en­tre las que se in­clu­yen re­tra­tos de per­so­nas a las que ad­mi­ra­ba, co­mo el pin­tor ma­la­gue­ño, a quien mues­tra co­mo un jo­ven ado­les­cen­te, qui­zás una ve­la­da com­pa­ra­ción en­tre su propia ju­ven­tud y la del genio.

AN­TI-BA­SE­BALL CARD PRO­DUCT,

1979. Jen­ni­fer Stein fue la ami­ga de ado­les­cen­cia de Bas­quiat; am­bos se re­co­no­cían en sus ex­pe­rien­cias neo­yor­qui­nas y jun­tos con­fec­cio­na­ron una se­rie de tar­je­tas de ba­se­ball, que Stein co­lec­cio­na­ba y so­bre las que el ar­tis­ta aña­dió fo­tos, tex­tos o ele­men­tos co­mo el car­tón de los ca­ra­me­los ‘Pez’.

A PA­NEL OF EX­PERTS, 1982. Es­te co­lla­ge mues­tra la ten­den­cia de Bas­quiat a mez­clar di­bu­jo, pin­tu­ra y tex­tos en sus obras, al mis­mo tiem­po que in­clu­ye tres co­ro­nas, su ‘fir­ma’. La Madonna que apa­re­ce en el tex­to pue­de re­fe­rir­se tan­to a la can­tan­te, quien en esos mo­men­tos era su no­via, co­mo a un apun­te re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.