Ele­gía am­bient

Wi­lliam Ba­sins­ki, una de las fi­gu­ras más des­ta­ca­das de la mú­si­ca am­bient, vi­si­ta Bar­ce­lo­na por pri­me­ra vez den­tro de uno de los fes­ti­va­les de­di­ca­dos a la in­no­va­ción so­no­ra y crea­ti­vi­dad di­gi­tal más in­tere­san­tes del país

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - AR­NAU HOR­TA

La ma­ña­na del 11 de sep­tiem­bre del 2001, Wi­lliam Ba­sins­ki (Hous­ton, 1958) se en­con­tra­ba en su apar­ta­men­to de Man­hat­tan di­gi­ta­li­zan­do el con­te­ni­do de unas vie­jas cin­tas mag­né­ti­cas que él mis­mo ha­bía gra­ba­do un par de dé­ca­das an­tes. Po­co des­pués de ini­ciar el pro­ce­so, al­go im­pre­vis­to su­ce­dió: la pá­ti­na de óxi­do de hie­rro don­de se al­ma­ce­na­ba el re­gis­tro mag­né­ti­co de los so­ni­dos gra­ba­dos co­men­zó a des­pren­der­se de las cin­tas co­mo si se tra­ta­ra de ce­ni­za. Los so­ni­dos que Ba­sins­ki que­ría pre­ser­var se de­sin­te­gra­ban fren­te a sus ojos a me­di­da que el ca­be­zal del mag­ne­tó­fono los re­pro­du­cía y los trans­fe­ría al or­de­na­dor. Los ma­jes­tuo­sos loops de mú­si­ca or­ques­tal gra­ba­dos en las cin­tas ad­qui­rían así la con­sis­ten­cia es­pec­tral de una me­lo­día raí­da por la es­tá­ti­ca y es­cu­cha­da des­de la le­ja­nía a tra­vés de una en­de­ble emi­sión ra­dio­fó­ni­ca. Es­ta pe­que­ña ca­tás­tro­fe téc­ni­ca se­guía su cur­so cuan­do, po­cos mi­nu­tos an­tes de las nue­ve, el pri­mer avión im­pac­ta­ba con­tra la to­rre nor­te del World Tra­de Cen­ter neo­yor­quino.

La obra que fi­nal­men­te sur­gió del ma­te­rial re­cu­pe­ra­do de aque­llas mal­tre­chas cin­tas se con­vir­tió en The di­sin­te­gra­tion loops, una gran­dio­sa ele­gía sin­fó­ni­ca en cin­co par­tes so­bre el do­lor, el de­te­rio­ro y la pér­di­da que Ba­sins­ki de­di­có a la me­mo­ria de las ca­si tres mil víc­ti­mas de los ata­ques que tu­vie­ron lu­gar aquel día. Pu­bli­ca­dos en­tre el 2002 y el 2003, aque­llos cin­co dis­cos no eran, sin em­bar­go, los pri­me­ros de Ba­sins­ki. En 1998, el se­llo no­ton.ar­chiv für ton und nicht­ton (re­bau­ti­za­do des­pués de su fu­sión con Ras­ter­mu­sic co­mo Ras­ter No­ton) ya ha­bía pu­bli­ca­do

Short­wa­ve­mu­sic, crea­do ori­gi­nal­men­te a prin­ci­pios de los años ochen­ta a par­tir de re­ta­zos de me­lo­días to­ma­das de una emi­so­ra de on­da cor­ta es­pe­cia­li­za­da en mu­zak y easy-lis­te­ning. Un par de años des­pués de aquel pri­mer dis­co, Ba­sins­ki inau­gu­ró el ca­tá­lo­go de su pro­pio se­llo –2062– con Wa­ter­mu­sic. Des­de en­ton­ces el com­po­si­tor no ha de­ja­do de en­gro­sar a un rit­mo más que ad­mi­ra­ble su dis­co­gra­fía, una de las más ori­gi­na­les e im­pres­cin­di­bles de la co­rrien­te am­bient.

En­tre las fuen­tes de ins­pi­ra­ción de Ba­sins­ki es­tá, por su­pues­to, uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res del gé­ne­ro, Brian Eno, pe­ro tam­bién mú­si­cos co­mo Ste­ve Reich y John Col­tra­ne y com­po­si­to­res co­mo Aa­ron Co­pland o Char­les Ives: “La mú­si­ca de Eno fue in­creí­ble­men­te ins­pi­ra­do­ra”, ex­pli­ca Ba­sins­ki. “Aquel dia­gra­ma ex­pli­ca­ti­vo

Por­ta­da del úl­ti­mo dis­co de Ba­sins­ki, ‘A sha­dow in ti­me’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.