Los se­cre­tos del ‘ni­no­tai­re’

To­ni Batllo­ri ex­pli­ca un ofi­cio que com­bi­na di­bu­jo y opinión

La Vanguardia - Culturas - - Portada - AN­TÒ­NIA JUSTÍCIA

“Ha­ce años que bus­ca­ba la ma­ne­ra de ex­pli­car las co­sas que he apren­di­do ha­cien­do de ni­no­tai­re que me pa­re­cen in­tere­san­tes, pe­ro no ha­bía ma­ne­ra de unir­las. Has­ta que en­con­tré la pa­ta­ta”. To­ni Batllo­ri (Bar­ce­lo­na, 1951) es un ob­se­sio­na­do de las pa­ta­tas. De las de plan­tar y de las de di­bu­jar. Des­co­noz­co si las de co­mer tam­bién le ob­se­sio­nan, por­que su dis­cur­so es tan en­tu­sias­ta que plan­tear­le la cues­tión su­pon­dría ex­po­ner­se. Po­dría­mos aca­bar ha­blan­do de tor­ti­llas. Y aquí lo im­por­tan­te son las pa­ta­tas, co­mo for­ma pri­mi­ge­nia de di­bu­jo, co­mo la pri­me­ra fi­gu­ra ce­rra­da que apren­de­mos de ni­ños a di­bu­jar y que de pe­que­ños nos sir­ve pa­ra re­pre­sen­tar prác­ti­ca­men­te to­do. “Si la po­nes en el sue­lo es una pie­dra, en el cielo es una nu­be, con ra­yos es un sol...”. Di­bui­xa’m una pa­ta­ta. El que he après fent de ni­no­tai­re es el tí­tu­lo de una idea que lle­va ron­dan­do por su ca­be­za des­de ha­ce diez años. “Lle­ga un mo­men­to en la vi­da en el que te gus­ta­ría ex­pli­car­le a al­guien lo que sa­bes, so­bre tu ofi­cio, el de ni­no­tai­re, más que el de di­bu­jan­te, que ade­más es un ofi­cio que des­apa­re­ce”, ex­pli­ca apos­ti­llan­do: “Es­to es muy de abue­le­te”. In­de­pen­dien­te­men­te de la edad, To­ni Batllo­ri tie­ne mu­chas ba­ta­llas por ex­pli­car des­de que des­cu­brie­ra la pro­fe­sión a tra­vés de los tra­zos de­ta­llis­tas de su pa­dre, el tam­bién di­bu­jan­te An­to­ni Batllo­ri Jo­fré, a quien, sien­do ni­ño, veía tra­ba­jar ob­ser­ván­do­lo por en­ci­ma de su hom­bre en­ca­ra­ma­do en una si­lla. Entre ellas, có­mo ilus­trar 24 años de po­lí­ti­ca ca­ta­la­na y es­pa­ño­la des­de las pá­gi­nas de La Van­guar­dia y no mo­rir en el in­ten­to. Y así, con un ba­ga­je de tin­tas car­ga­das plan­tea un li­bro que es a la vez un re­to pa­ra el lec­tor: un pa­pel, al prin­ci­pio en blan­co, don­de to­do es po­si­ble aún. ¿Se­re­mos ca­pa­ces de re­lle­nar­lo des­pués de 128 pá­gi­nas de lec­tu­ra? “To­dos te­ne­mos ca­pa­ci­dad grá­fi­ca pa­ra ex­pre­sar­nos. Bueno, igual to­dos no, pe­ro ca­si to­dos. Y si nun­ca has pen­sa­do en di­bu­jar, pre­ten­do que es­te li­bro te ha­ga lle­gar a la idea de que igual lo pue­des ha­cer. Sa­car­te un po­co de tu mun­do, de tu zo­na de con­fort, y pro­po­ner­te un re­to”.

De for­ma ágil, ame­na y sim­ple, tam­bién di­ver­ti­da, có­mo no, Batllo­ri con­du­ce al lec­tor por los en­tre­si­jos del di­bu­jo: el plano, la pro-

“Lle­ga un mo­men­to en la vi­da en el que te gus­ta­ría ex­pli­car­le a al­guien lo que sa­bes so­bre tu ofi­cio”

fun­di­dad, el re­fle­jo, el con­tras­te, el co­lor... de for­ma que la pa­ta­ta pri­mi­ge­nia, la que to­dos he­mos di­bu­ja­do con tres años, pa­sa a to­mar cuer­po y se con­vier­te en per­so­na­je. Y el lec­tor se vie­ne arri­ba. ¿Có­mo re­sis­tir­se a vol­ver a la pá­gi­na blan­ca de ini­cio y po­ner a prue­ba las di­rec­tri­ces del maes­tro? “Pa­sa­mos bas­tan­tes años du­ran­te los cua­les bá­si­ca­men­te di­bu­ja­mos. Son los años más crea­ti­vos de la vi­da, a ni­vel plás­ti­co, pa­ra la gran ma­yo­ría. Más ade­lan­te, cuan­do ya sa­be­mos es­cri­bir y en­tra­mos en la fa­se de que­rer di­bu­jar las co­sas tal y co­mo son y no lo lo­gra­mos, es cuan­do ca­si to­dos de­jan de di­bu­jar pa­ra siem­pre”, ex­pli­ca.

Batllo­ri nun­ca lo hi­zo, de­jar de di­bu­jar. Pe­se a sus nu­me­ro­sos in­tere­ses –las mo­tos, los co­ches, el ci­ne, las ma­rio­ne­tas...–, siem­pre tu­vo la plu­ma a mano. Que­ría ser El Pe­rich, pe­ro an­tes pa­só por la es­cue­la de In­ge­nie­ría pa­ra apren­der a cons­truir co­ches de ca­rre­ras. Su re­fe­ren­te de so­mia­trui­tes era el pi­lo­to de fór­mu­la 1 Jack Brab­ham, quien se cons­truía y pin­ta­ba sus co­ches. Co­rría el año 68 y en la ca­lle “es­ta­ban pa­san­do mu­chas co­sas y yo es­ta­ba ha­cien­do al­go muy téc­ni­co”. Así que pa­só por Eco­nó­mi­cas –“te­nía asig­na­tu­ras más so­cia­les”, jus­ti­fi­ca–, que des­car­tó al ca­bo de tres años por­que “vi que no po­dría ser mi­nis­tro y or­ga­ni­zar la eco­no­mía del país”, aña­de con

> Así aca­bó en el Pa­tu­fet alen­ta­do por su pa­dre. Fue en es­ta re­vis­ta don­de co­bró por su pri­mer di­bu­jo, pe­ro el suel­do que me­jor re­cuer­da son las 75 pe­se­tas que por aque­llos años le pa­ga­ba “el se­ñor Con­ti” de ca­da chis­te que se que­da­ba pa­ra la re­vis­ta Ma­ta Ra­tos. Fue­ron unos ti­tu­bean­tes ini­cios, con co­la­bo­ra­cio­nes es­po­rá­di­cas en

Pre­sèn­cia y ho­ras de­di­ca­das a las ma­rio­ne­tas tra­ba­jan­do pa­ra la em­pre­sa Drac Mà­gic. “Em­pe­cé con los tí­te­res por­que ha­cer ci­ne, que era lo que ver­da­de­ra­men­te me gus­ta­ba, era muy ca­ro. Pe­ro tam­bién era una ma­ne­ra de con­tar his­to­rias”, ex­pli­ca.

To­ni Batllo­ri es in­ca­paz de de­jar un pa­pel en blan­co. A no ser que se lo pro­pon­ga, y aún así siem­pre pi­ca y al in­ten­tar ex­pli­car al­gu­na co­sa aca­ba ha­cien­do un ra­yo­te por al­gún la­do. “Voy a co­mer y ten­go la ma­nía de co­ger una ser­vi­lle­ta y co­mien­zo a ha­cer co­sas. Pe­ro no siem­pre son ni­no­tets. Ha­go lo mis­mo que ha­ce la gen­te cuan­do ha­bla por te­lé­fono: di­bu­jo ca­jas, agu­je­ros, ra­yas... Ha­blo apo­yán­do­me en los di­bu­jos”.

Per­te­ne­ce a los di­bu­jan­tes de la nue­va ge­ne­ra­ción del post­fran­quis­mo jun­to a otros hu­mo­ris­tas grá­fi­cos co­mo Jo­ma o Al­fons López. Su ca­rre­ra co­men­zó ver­da­de­ra­men­te a for­jar­se tras el cie­rre del nue­vo Pa­tu­fet, en 1973, que lo obli­gó a co­ger su car­pe­ta y em­pe­zó a vi­si­tar los pe­rió­di­cos que no dis­po­nían de di­bu­jan­te pro­pio. Ese mis­mo año co­men­zó a pu­bli­car en El

No­ti­cie­ro Uni­ver­sal unos chis­tes po­lí­ti­cos que se trans­for­ma­ron en las ti­ras que rea­li­za ac­tual­men­te. Tres a la se­ma­na. “Ya que no po­día ser mi­nis­tro de Eco­no­mía, que­ría tra­ba­jar en un dia­rio pa­ra ex­pli­car co­sas. Que­ría ser El Pe­rich”, re­pi­te.

Jau­me Pe­rich, Chumy Chu­mez, Rei­ser, Sem­pé... Son al­gu­nos de sus re­fe­ren­tes. A to­dos los men­cio­na con cier­ta emo­ción y la nos­tal­gia de ha­ber com­par­ti­do con al­gu­nos de ellos mo­men­tos de­ci­si­vos de su vi­da. Y es que Batllo­ri aca­bó de for­mar­se en re­vis­tas co­mo Pa­pi­llon, El

Pa­pus y El Jue­ves, re­vis­tas ca­be­ce­ras del humor del mo­men­to, don­de co­men­zó a co­la­bo­rar asi­dua­men­te a par­tir de 1981. Tam­bién reali­zó un co­men­ta­rio de­por­ti­vo se­ma­nal en el Avui lla­ma­do Les qua­tre can­to­na­des. En 1987 par­ti­ci­pa en el lan­za­mien­to del Dia­ri de Bar­ce­lo­na en ca­ta­lán con una ti­ra dia­ria que man­tie­ne du­ran­te sie­te años, has­ta el cie­rre del ro­ta­ti­vo. Su re­la­ción con La Van­guar­dia se ini­cia con la sec­ción sa­tí­ri­ca El Bur­la­de­ro, mien­tras pu­bli­ca di­bu­jos en El País con el pseu­dó­ni­mo de To­night. No es has­ta 1995 que con­so­li­da su si­tua­ción en nues­tro dia­rio con la pri­me­ra ti­ra de po­lí­ti­ca. Y des­de en­ton­ces no ha fa­lla­do a la ci­ta, con­vir­tién­do­se en un re­fe­ren­te pa­ra el se­gui­mien­to de la actualidad, sien­do con­si­de­ra­das sus ti­ras có­mi­cas to­da una editorial.

No es ex­tra­ño ver­lo en la re­dac­sor­na.

“Pu­jol es el ‘ni­not’ que más pe­na me ha da­do de­jar de di­bu­jar: creo que lo co­no­cía co­mo si lo hu­bie­ra pa­ri­do”

ción de La Van­guar­dia, en Fran­cesc Ma­cià, ca­da tar­de po­nién­do­se al día de la actualidad a tra­vés de las pa­la­bras de al­gu­nos de los com­pa­ñe­ros de la sec­ción de Po­lí­ti­ca, que le cuen­tan lo que se cue­ce tras las bam­ba­li­nas. Por­que du­ran­te el día in­ten­ta “que le to­que el ai­re”, que vie­ne a ser al­go así co­mo ha­cer de to­do me­nos di­bu­jar, y me­nos aún ha­cer chis­tes o es­tar pen­dien­te de la actualidad po­lí­ti­ca. Y así, con la ca­be­za des­pe­ja­da, co­mien­za su la­bor dia­ria: “Co­jo un pa­pel, ha­go un re­cua­dro y mar­co cua­tro vi­ñe­tas. Eso es lo pri­me­ro que ha­go cuan­do me pon­go a pen­sar. Y des­pués voy di­bu­jan­do por fue­ra co­mo si me die­ra mie­do di­bu­jar den­tro”. “Ca­da día in­ten­to apor­tar al­gu­na co­sa nue­va, sea por­que con­si­go un día ha­cer reír, sea por­que un día con­si­go ex­pli­car la no­ti­cia co­mo no lo ha­ce na­die. Tam­bién in­ten­to no ha­cer fe­liz a na­die. Si­go sien­do un utó­pi­co de co­llons. In­ten­to de­cir la ver­dad, no de­cir men­ti­ras, no ha­cer de­ma­go­gia...”, cuenta.

Por sus ma­nos han pa­sa­do to­do ti­po de per­so­na­jes po­lí­ti­cos, al­gu­nos de los cua­les ha te­ni­do que aban­do­nar de­bi­do a la agen­da de la actualidad. Uno de los que más echa de me­nos es Jordi Pu­jol. “Era per­fec­to. Ma­ra­gall tam­bién, pe­ro so­bre to­do Pu­jol. Re­cuer­do un fin de se­ma­na in­ten­tan­do apren­der a ha­cer­lo, cuan­do co­men­cé con mi pri­me­ra ti­ra po­lí­ti­ca en El No­ti­cie­ro Uni­ver­sal .Al fi­nal creo que lo en­ten­día co­mo si lo hu­bie­ra pa­ri­do. Co­mo ma­lo tam­bién iba muy bien Az­nar, y grá­fi­ca­men­te en­con­tré una ma­ne­ra de di­bu­jar­lo que me era muy fá­cil”.

En Di­bui­xa’m una pa­ta­ta no hay po­lí­ti­cos. Só­lo Ra­joy ha­ce un ama­go al pa­sar a to­da ve­lo­ci­dad en co­che por una ca­lle don­de una pa­ta­ta con for­ma de per­so­na­je es­pe­ra a cru­zar un se­má­fo­ro. “No es un di­bu­jo de Ra­joy. Es Ra­joy”, pun­tua­li­za el ni­no­tai­re, quien con­fie­sa que los per­so­na­jes in­ven­ta­dos son mu­cho más ab­sor­ben­tes. “Qui­zá por ello siem­pre me han gus­ta­do más los hí­bri­dos (per­so­na­jes reales que in­te­gras en tu mun­do di­bu­ja­do), que tie­nen más vi­da pro­pia”.

Gran par­te de su éxi­to co­mo di­bu­jan­te ra­di­ca en la fres­cu­ra del di­bu­jo, su tra­zo úni­co, lim­pio, rá­pi­do, mi­ni­ma­lis­ta. “Me apa­sio­na lo sen­ci­llo, lo esen­cial”, de­cla­ra. De ahí que Joan Mi­ró sea una ci­ta im­pres­cin­di­ble en es­te par­ti­cu­lar ma­nual del ni­no­tai­re. “Hay ar­tis­tas co­mo Joan Mi­ró –pro­ba­ble­men­te el crea­dor fa­mo­so que ha pin­ta­do más pa­ta­tas– que con­si­gue lle­gar pron­to a la sim­pli­ci­dad y que no de­jan nun­ca del to­do la in­tui­ción de cuan­do eran pe­que­ños”, es­cri­be el di­bu­jan­te en el epí­lo­go. Y así, Batllo­ri, con cu­yo tí­tu­lo ha­ce un gui­ño al “di­bui­xa’m un xai” de El

prin­ci­pi­to de Saint-Exu­péry, en­tron­ca de nue­vo con ese ni­ño ini­cial que di­bu­ja pa­ta­tas bo­te­ru­des y con el que to­da­vía to­do es po­si­ble. |

Gran par­te de su éxi­to co­mo di­bu­jan­te ra­di­ca en la fres­cu­ra del di­bu­jo, su tra­zo úni­co, lim­pio, mi­ni­ma­lis­ta

FON­DO BATLLO­RI

An­to­ni Batllo­ri Jo­fré (Bar­ce­lo­na, 19151999). Al la­do la vi­ñe­ta de su hi­jo

LLIBERT TEIXIDÓ

El ‘ni­no­tai­re’ To­ni Batllo­ri, au­tor de la ti­ra po­lí­ti­ca de ‘La Van­guar­dia’ en su estudio de Teià

To­ni Batllo­ri Di­bui­xa’m una pa­ta­ta. El que he après fent de ni­no­tai­re LI­BROS DE VAN­GUAR­DIA. 128 PÁ­GI­NAS. 18 EU­ROS. EN LI­BRE­RÍAS EL PRÓ­XI­MO 11 DE ABRIL

LLIBERT TEIXIDÓ

El ‘ni­no­tai­re’ tra­ba­jan­do en su estudio de Teià; al la­do de­ta­lles de al­gu­nos de sus ‘ni­nots’ tan re­co­no­ci­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.