Al fin una bio­gra­fía de Mi­ró

Jo­sep Mas­sot plas­ma en pro­fun­di­dad su fi­gu­ra

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JORDI AMAT

Bio­gra­fía El pe­rio­dis­ta cul­tu­ral Jo­sep Mas­sot fran­quea la mu­ra­lla que le­van­tó el pro­pio ar­tis­ta de Mon­troig en torno a su in­ti­mi­dad y vi­da pri­va­da y nos ofre­ce una vi­sión del per­so­na­je y su cir­cuns­tan­cia con car­tas y re­cuer­dos cru­za­dos, que per­mi­te ins­cri­bir­lo en los eco­sis­te­mas ar­tís­ti­cos de su tiem­po

Aun­que pa­rez­ca ex­ce­si­va, lo más pro­ba­ble es que la anéc­do­ta sea cier­ta. De­bió de ocu­rrir en el mes de abril de 1921. Joan Mi­ró (Bar­ce­lo­na, 1893-Pal­ma de Ma­llor­ca, 1983) pa­sea­ba jun­to a sus ami­gos ca­ta­la­nes por Pa­rís y de re­pen­te, al lle­gar a la en­tra­da de una es­ta­ción de me­tro, En­ric Cris­tò­for Ri­cart se lle­vó las ma­nos a la ca­be­za, dio gri­tos y em­pe­zó a dar vuel­tas en torno a Mi­ró. Es­te, ex­tra­ña­do, pre­gun­tó qué su­ce­día y tan­to Ri­cart co­mo el res­to de ami­gos le di­je­ron que le ha­bía apa­re­ci­do un au­ra al­re­de­dor de la ca­be­za. In­me­dia­ta­men­te fue­ron a una pi­to­ni­sa pa­ra in­ter­pre­tar su sig­ni­fi­ca­do. Tras rea­li­zar una se­rie de ri­tua­les má­gi­cos, dic­ta­mi­nó: “Us­ted es un hom­bre se­ña­la­do por el cielo. Des­pués de pa­sar por un ca­mino de su­fri­mien­tos, es­tá des­ti­na­do a una gloria, a una gloria uni­ver­sal”. Cuan­do al fin sus ami­gos no pu­die­ron con­te­ner la ri­sa y em­pe­za­ron a des­ter­ni­llar­se, por­que to­do era una bro­ma pe­sa­da, el amor pro­pio de Mi­ró su­frió una he­ri­da in­ten­sa que lo ale­jó de los su­yos. Pa­ra mí lo sig­ni­fi­ca­ti­vo no es su com­pren­si­ble en­fa­do. Lo bio­grá­fi­ca­men­te re­le­van­te es que, has­ta es­cu­char las ri­sas, Mi­ró se lo ha­bía creí­do. Y só­lo por­que ín­ti­ma­men­te creía al­go así po­si­ble, al fin, la fal­sa pro­fe­cía se cum­plió.

La his­to­ria de es­te cum­pli­mien­to es el te­ma de la mag­na bio­gra­fía que ha es­cri­to el pe­rio­dis­ta y hom­bre de cul­tu­ra Jo­sep Mas­sot (Pal­ma de Ma­llor­ca, 1956). Hoy Mi­ró ya tie­ne su Ian Gib­son. Des­de muy pron­to el li­bro es leí­do con la con­cien­cia de es­tar an­te un hi­to no só­lo en el co­no­ci­mien­to de la tra­yec­to­ria de Mi­ró sino tam­bién de las van­guar­dias de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX (las es­pa­ño­las, por su re­la­ción de pa­dri­naz­go en­ca­de­na­do con el ejem­plar Pi­cas­so y Da­lí, pe­ro tam­bién las in­ter­na­cio­na­les, de Pi­ca­bia a Cal­der). La pa­rá­bo­la cen­tral de El

ni­ño que ha­bla­ba con los ár­bo­les es la que va des­de la pri­me­ra ex­po­si­ción del año 1918 en las Ga­le­ries Dal­mau de Bar­ce­lo­na (sin éxi­to) has­ta la que, jun­to a la obra de Da­lí, or­ga­ni­zó el MoMA a fi­na­les de 1941 (cuan­do ya ha­bía aca­ba­do la se­rie de las

Cons­te­la­cio­nes). Es­te cuar­to de si­glo tie­ne co­mo fo­go­na­zo, no po­día ser de otra ma­ne­ra, Pa­rís. Fue una ex­po­si­ción en ju­nio de 1926 y era su se­gun­do in­ten­to. Du­ran­te aque­llas dos se­ma­nas, con el aval de la pla­na ma­yor del su­rrea­lis­mo (to­dos fir­ma­ron la in­vi­ta­ción), em­pe­zó a cum­plir­se su am­bi­ción.

La his­to­ria de es­te cum­pli­mien­to es de fe y de lu­cha, de tra­ba­jo ob­se­si­vo, de co­no­ci­mien­to de las re­glas del ar­te y de des­plie­gue de la ge­nia­li­dad. Pe­ro has­ta aho­ra ha­bía re­sul­ta­do im­po­si­ble des­ve­lar­la des­de

Una pi­to­ni­sa le va­ti­ci­nó: “Us­ted es­tá des­ti­na­do a una gloria uni­ver­sal”. To­do fue una bro­ma pe­sa­da

El au­tor ha des­cu­bier­to ma­te­ria­les co­la­te­ra­les iné­di­tos: su hui­da a Fran­cia en 1940 o su ins­ta­la­ción en Ma­llor­ca

den­tro por­que pa­re­ce co­mo si Mi­ró, más allá del ta­ller (el es­pa­cio don­de vi­vía en ple­ni­tud, ya fue­ra en Mont-Roig o en un pre­ca­rio cu­chi­tril), hu­bie­se ocul­ta­do su in­ti­mi­dad. “Le in­tere­sa­ba que de él se co­no­cie­ra só­lo su pin­tu­ra, no su bio­gra­fía”. Mas­sot ha abier­to la ca­ja fuer­te.

¿Có­mo en­trar en el “pa­la­cio del es­pí­ri­tu”? ¿Có­mo ase­diar “el tem­pe­ra­men­to del sa­bio pri­mi­ti­vo” (pa­ra de­cir­lo con Max Ja­cob) tan uni­ver­sal y tan pro­fun­da­men­te en­rai­za­do a su tie­rra? Ade­más de la sen­si­bi­li­dad del bió­gra­fo pa­ra des­cri­bir di­ver­sos cua­dros em­ble­má­ti­cos (el ca­pí­tu­lo so­bre La ma­sia des­cri­to co­mo “la­bo­ra­to­rio cen­tral” es es­plén­di­do), su aco­pio de do­cu­men­ta­ción pa­ra es­cri­bir es­te li­bro es co­lo­sal. No es só­lo dis­po­ner de la re­cep­ción crí­ti­ca de la obra del ar­tis­ta (de anó­ni­mos sar­cás­ti­cos en tiem­pos del nou­cen­tis­me a un jui­cio de Mot­her­well). No es só­lo el do­mi­nio de la li­te­ra­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca so­bre el per­so­na­je y su cir­cuns­tan­cia (con car­tas y re­cuer­dos cru­za­dos entre to­dos), que per­mi­te ins­cri­bir­lo en los eco­sis­te­mas ar­tís­ti­cos de su tiem­po. Es que Mas­sot ha re­vi­sa­do des­de los bo­rra­do­res de las me­mo­rias de Lo­la An­gla­da (don­de se acla­ra su ma­tri­mo­nio frus­tra­do) has­ta las pa­la­bras ta­cha­das en el bo­rra­dor de una car­ta de Mi­ró al director ge­ne­ral de Re­la­cio­nes Cul­tu­ra­les del go­bierno fran­quis­ta. Ha des­cu­bier­to ma­te­ria­les co­la­te­ra­les iné­di­tos (so­bre la hui­da a Fran­cia en 1940, so­bre su ins­ta­la­ción en la Ma­llor­ca fran­quis­ta) y du­ran­te dé­ca­das ha con­ser­va­do re­cuer­dos ora­les de sus fa­mi­lia­res.

“No to­le­rar a nin­gún pre­cio la me­nor tra­ba al li­bre desa­rro­llo de mi es­pí­ri­tu, pues cuan­to uno es más hom­bre, más ar­tis­ta es”, le di­jo al ga­le­ris­ta Loeb. “Me pro­pon­go des­truir, des­truir to­do lo que exis­te en pin­tu­ra. Sien­to un as­co pro­fun­do por la pin­tu­ra; só­lo me in­tere­sa el es­pí­ri­tu pu­ro”, de­cla­ró a un pe­rio­dis­ta del dia­rio Aho­ra.

¿Qué ha­bía tras ese fu­ror ho­nes­to y ra­di­cal? En la mi­tad de la bio­gra­fía pa­ra mí es­tá el ca­pí­tu­lo don­de se re­ve­la el se­cre­to. Se ti­tu­la El li­bro se­cre­to de Mi­ró. Mas­sot res­ca­ta pri­me­ro un ar­tícu­lo de Se­bas­tià Gasch don­de Mi­ró era de­fi­ni­do co­mo un es­qui­zo­tí­mi­co. Frío y ner­vio­so, lo­gra con­tro­lar esa ener­gía pe­ne­tran­do en la pro­fun­di­dad de lo real y ese sa­ber lo ins­ta­la en su al­ma pa­ra ins­cri­bir­lo des­pués en la pin­tu­ra. Co­mo ha­rá en otras oca­sio­nes, el bió­gra­fo pe­ne­tra la in­ti­mi­dad del pin­tor ana­li­zan­do su bi­blio­te­ca. Da con una es­pe­cie de en­sa­yo de au­to­ayu­da fran­cés que fue co­mo una bi­blia pa­ra Mi­ró y, su­bra­yan­do lo sub­ra­ya­do por Mi­ró, Mas­sot des­cu­bre el te­so­ro es­con­di­do en la ca­ja fuer­te: “Ba­jo la apa­rien­cia de ese hom­bre de as­pec­to y cos­tum­bres bur­gue­sas la­tía el co­ra­zón sal­va­je de un ico­no­clas­ta per­pe­tuo que ne­ce­si­ta­ba un mu­ro de con­ten­ción pa­ra no ar­der en su pro­pia lla­ma”.

AR­CHI­VO SUCCESSIÓ MI­RÓ

Pie­rre Ma­tis­se, Pilar Jun­co­sa, Pa­tri­cia Ma­tis­se y Joan Mi­ró en una ima­gen to­ma­da en el año 1953

AR­CHI­VO

El pin­tor su­rrea­lis­ta y da­daís­ta Max Ernst pin­tó es­te re­tra­to de Joan Mi­ró en 1948. Am­bos coin­ci­die­ron en Pa­rís en los años vein­te y co­se­cha­ron una gran amis­tad

AR­CHI­VO SUC. MI­RÓ

Mi­ró con Ale­xan­der Cal­der (iz­quier­da) y fa­mi­lia. Se co­no­cie­ron en Pa­rís en 1928 cuan­do Cal­der vi­si­tó por pri­me­ra vez a Mi­ró en su ta­ller

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.