Un mon­ta­je so­bre el mie­do

Al­bert Pla es­tre­na en Bue­nos Ai­res

La Vanguardia - Culturas - - Portada - RO­BERT MUR

La pri­me­ra vez que uno ve ‘Mie­do’ sien­te mie­do, la se­gun­da se ríe: el sar­cas­mo ven­ce al sus­to

Sá­ba­do no­che en Pa­ler­mo Soho, el ba­rrio más co­ol de Bue­nos Ai­res. Una lar­ga fi­la de jó­ve­nes es­pe­ra pa­ra en­trar en un bar de mo­da sin dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia al he­cho de que so­bre sus ca­be­zas, pin­ta­do en la pa­red del bo­li­che, emer­ja un gra­fi­ti con el ros­tro ca­da­vé­ri­co de Al­bert Pla, con ojos bien abier­tos, ba­jo la pa­la­bra

mie­do. Pla es des­de ha­ce años un ar­tis­ta de cul­to en el Cono Sur, co­mo lo de­mues­tra que sin apenas pro­mo­ción, con só­lo unos cuan­tos gra­fi­tis en las ca­lles, ha­ya lle­na­do de Mie­do el tea­tro Re­gio a lo lar­go de 18 fun­cio­nes entre los ve­ra­nie­gos me­ses de enero y mar­zo. Es­tre­na­da en la ca­pi­tal ar­gen­ti­na gra­cias a una co­pro­duc­ción con el mu­ni­ci­pal Com­ple­jo Tea­tral de Bue­nos Ai­res, el úl­ti­mo es­pec­tácu­lo del can­tan­te de Sa­ba­dell lle­gó es­ta se­ma­na al Nue­vo Apo­lo de Ma­drid, an­tes de su pre­sen­ta­ción en el Grec.

Pe­ro el re­cien­te éxi­to por­te­ño de pú­bli­co y crí­ti­ca de Pla tie­ne dos ex­pli­ca­cio­nes aña­di­das a la le­gión de se­gui­do­res que os­ten­ta so­bre to­do en Ar­gen­ti­na, Chi­le y Uru­guay, así co­mo en Co­lom­bia y Mé­xi­co. Una ex­pli­ca­ción se lla­ma Mon­don­go; la otra, psi­coa­ná­li­sis. Mon­don­go, adap­ta­ción lo­cal de los ca­llos, es tam­bién el nom­bre de uno de los co­lec­ti­vos ar­tís­ti­cos ar­gen­ti­nos más in­ter­na­cio­na­les. For­ma­do por la pa­re­ja ar­tís­ti­ca y sen­ti­men­tal Juliana Laf­fit­te y Ma­nuel Men­dan­ha, sus obras re­bo­san la mis­ma irre­ve­ren­cia lú­di­ca, in­mun­da, or­gá­ni­ca y mor­daz que ema­nan las le­tras de Pla. Los cua­dros de Mon­don­go es­tán en co­lec­cio­nes pri­va­das y mu­seos de Nue­va York, Los Án­ge­les, Ma­drid u Orien­te Me­dio, y aho­ra tam­bién en la ca­ja es­cé­ni­ca don­de Pla se mue­ve ca­si co­mo un ho­lo­gra­ma gra­cias a los efec­tos vi­sua­les y el map­ping crea­dos por Nue­veo­jos, estudio bar­ce­lo­nés que tra­ba­ja ha­bi­tual­men­te en los es­pec­tácu­los del can­tan­te.

Bue­nos Ai­res es, con Nue­va York, una de las ca­pi­ta­les mun­dia­les del psi­coa­ná­li­sis. La con­cen­tra­ción de psi­có­lo­gos por me­tro cua­dra­do hi­zo que el bo­ca a ore­ja entre es­tos pro­fe­sio­na­les fun­cio­na­ra co­mo re­sor­te la­ca­niano al lle­gar a sus oí­dos que un ar­tis­ta ca­ta­lán tra­ba­ja­ba con uno de sus ele­men­tos de aná­li­sis más fre­cuen­te. “La obra ha­bla de unos cuan­tos mie­dos, unos 3.850”, di­ce Pla a Cul­tu­ra/s en la puer­ta del Re­gio, tras una de las re­pre­sen­ta­cio­nes. “Es­ta­mos en­can­ta­dos con tan­tas fun­cio­nes”, aña­de, sin dar im­por­tan­cia al in­te­rés que ha ge­ne­ra­do en los psi­có­lo­gos, jus­to cuan­do una psi­coa­na­lis­ta in­te­rrum­pe la con­ver­sa­ción pa­ra fe­li­ci­tar­le.

La pri­me­ra vez que uno ve Mie­do sien­te mie­do. La se­gun­da se ríe. El sar­cas­mo ven­ce al sus­to. “Si de­jas de can­tar te mo­ri­rás” es só­lo una de las fra­ses que usa el mú­si­co y ac­tor pa­ra ha­cer re­fle­xio­nar al es­pec­ta­dor so­bre la pa­ra­li­za­ción vi­tal a la que nos lle­van nues­tros te­mo­res. Des­de los más pro­fun­dos, co­mo la muer­te, a los más in­fan­ti­les pe­ro tan freu­dia­nos, co­mo esa ni­ña que tie­ne mie­do has­ta de su mu­ñe­ca. “No quie­ro ir al par­que por­que hay un ni­ño gran­de que ma­ta­rá a mis pa­dres”, re­ci­ta. La in­fan­cia con­fi­gu­ra la per­so­na­li­dad, la men­te. Nues­tras an­gus­tias. Y por eso Pla des­tro­za la in­fan­cia, la ri­di­cu­li­za y ha­ce que mi­re­mos al pa­ya­so de cir­co co­mo a un ser per­ver­so; al Ra­ton­ci­to Pé­rez co­mo a una ra­ta as­que­ro­sa que se me­te ba­jo la al­moha­da de los ni­ños; y a los Re­yes Ma­gos co­mo tres aco­sa­do­res a los que “no veías nun­ca pe­ro que sa­bían to­do lo que ha­cías”.

So­bre el es­ce­na­rio, la luz da pa­so a la os­cu­ri­dad y las imá­ge­nes de fe­li­ci­dad a es­ca­bro­sas fo­tos y se­cuen­cias su­bli­mi­na­les. Pe­ro el humor siem­pre ga­na. Cuan­do fi­nal­men­te un chi­co es aban­do­na­do por sus pa­dres en me­dio de la gue­rra, el ni­ño sol­da­do del si­glo XXI echa mano de las re­des so­cia­les: “Ma­ta­re­mos a los ni­ños y lo su­bire­mos a YouTu­be, se­re­mos es­tre­llas”.

“Me da mie­do que la gen­te que me quiere me di­ga que ya no me quiere”, en­to­na el ar­tis­ta. Te­mor a la so­le­dad, al amor y al desamor. Y ac­to se­gui­do cam­bia de ter­cio: el mie­do al po­der y los mi­tos. “Me dan mie­do los mu­seos de ar­te con­tem­po­rá­neo”, di­ce Pla ha­cien­do­reí­ral­pú­bli­co­mien­tra­sa­pa­re­cen Evi­ta, el Che Gue­va­ra o el fa­mo­so cua­dro del rey Juan Car­los que la Ca­sa Real en­car­gó a Mon­don­go ha­ce años, una obra que con­vir­tie­ron su­brep­ti­cia­men­te en una crí­ti­ca a la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la al rea­li­zar­la con vi­drios cual es­pe­ji­tos de co­lo­res. “Es­tos sí que dan mie­do”, sos­tie­ne Pla.

“Más que preo­cu­par­te de tu mier­da de muer­te, em­pe­za­ría a preo­cu­par­me de tu mier­da de vi­da”, re­fle­xio­na el ar­tis­ta an­tes de con­cluir que “na­da da más mie­do que es­tar vi­vo”. “Y, por cier­to, ¿has­ta cuán­do es­ta­ré vi­vo?”. |

MIREIA SE­GA­RRA / EFE

Arri­ba y a la de­re­cha, Al­bert Pla du­ran­te las re­pre­sen­ta­cio­nes de ‘Mie­do’ en el tea­tro Re­gio de Bue­nos Ai­res don­de se ha es­tre­na­do la obra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.