Dig­ni­dad ba­jo un puen­te

Es­tre­na­do ori­gi­nal­men­te en la Fi­ra de Tà­rre­ga, ha pa­sa­do por el es­ce­na­rio bar­ce­lo­nés de La Se­ca ‘A mí no me es­cri­bió Ten­nes­see Wi­lliams’, un es­pec­tácu­lo de Marc Ro­sich y Ro­ber­to G. Alonso don­de es­te úl­ti­mo se en­fren­ta a so­las al per­so­na­je de una mu­jer des

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - Po rE duard Mol­ner

Ella nos re­ci­be en una es­pe­cie de al­ma­cén de tras­tos. Des­pués sa­be­mos que es­ta­mos ba­jo un puen­te. De he­cho, A mí no me es­cri­bió Ten­nes­see

Wi­lliams na­ció co­mo si­te spe­ci­fic ,un mon­ta­je con­ce­bi­do pa­ra un lu­gar con­cre­to. Con­cre­ta­men­te ba­jo un puen­te de Tà­rre­ga, por­que la pie­za se creó gra­cias a una re­si­den­cia de Fi­ra­tà­rre­ga. A ini­cia­ti­va del director de es­te acon­te­ci­mien­to, Jordi Du­ran, dos ani­ma­les es­cé­ni­cos co­mo Marc Ro­sich y Ro­ber­to G. Alonso se en­ce­rra­ron quin­ce días en la ca­pi­tal del Ur­gell, a ver que sa­lía. Aun­que la aso­cia­ción ya ve­nía de an­ti­guo por­que Marc y Ro­ber­to ya ha­ce años que co­la­bo­ran. He vis­to la pie­za en La Se­ca pe­ro no me ha cos­ta­do na­da ima­gi­nar­me ba­jo un puen­te.

Él nos re­ci­be ves­ti­da con una es­pe­cie de ca­mi­so­la en­ci­ma de una fa­ja que es la ba­se de ate­rri­za­je de un ves­tua­rio inago­ta­ble re­par­ti­do por bu­rras, mue­bles, ca­jas y tras­tos. Tra­ves­ti­do no, ves­ti­do de aque­llo que quiere ser en ca­da mo­men­to. Ro­ber­to es­tá so­la. La han de­ja­do y la han desahu­cia­do, do­ble­men­te aban­do­na­da por el amor y por la es­pe­cu­la­ción ban­ca­ria, que la ha co­lo­ca­do en la mar­gi­na­ción de la no­che a la ma­ña­na. Pe­ro lo vi­ve sin per­der el gla­mur; “so­mos, so­bre to­do, lo que ves­ti­mos”. Es­ta sen­ten­cia que po­dría fir­mar la Ir­ma de El bal­cón de Ge­net, po­dría perfectamente ser ver­ba­li­za­da por es­te per­so­na­je que ha­bla más con el cuer­po y con lo que vis­te que con lo que di­ce, aun­que di­ce mu­cho. De he­cho to­da la pie­za es un tra­je a me­di­da; Ro­ber­to G. Alonso ha cons­trui­do es­te per­so­na­je con Marc Ro­sich pa­ra po­der ex­plo­tar sus ha­bi­li­da­des in­ter­pre­ta­ti­vas, que tie­nen que ver con el mo­vi­mien­to, la ex­pre­sión ges­tual, la dan­za y, cla­ro es­tá, la fi­gu­ra­ción.

Tal vez fem­me fa­tal en la ju­ven­tud, Ro­sich ha cons­trui­do un per­so­na­je epó­ni­mo de aque­lla gran­dio­sa Blan­che Du­bois de Un tran­vía lla­ma­do de­seo. De he­cho to­do un gé­ne­ro den­tro de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos, loo­sers ab­so­lu­tos de aque­llo que la so­cie­dad pi­de, y aún más pe­día, a una mu­jer: siem­pre gua­pa, siem­pre atrac­ti­va, siem­pre jo­ven, siem­pre aten­ta, siem­pre al ser­vi­cio, siem­pre ele­gan­te, siem­pre ele­gi­ble, nun­ca po­bre. El mis­mo Wi­lliams ya ha­bía crea­do an­tes la Aman­da Wing­field de El zoo de cris­tal. Pro­duc­tos del sur de Estados Unidos, mal en­ca­ja­das en una so­cie­dad cam­bian­te que ya no en­ten­día sus for­mas y sus ma­ne­ras. Ro­ber­to in­ter­pre­ta a una mu­jer de hoy que, a pe­sar de ne­go­ciar su mi­se­ra­ble si­tua­ción, que­rría ha­ber si­do es­cri­ta por Ten­nes­see Wi­lliams, que­rría aque­lla pre­sen­cia y dis­tin­ción, aque­lla be­lle­za de es­tre­lla

que cae ful­gu­ran­te, que Wi­lliams su­po

tras­la­dar a sus per­so­na­jes. Pe­ro no, Wi­lliams no la es­cri­bió a ella, nun­ca se co­no­cie­ron, él no tu­vo es­ta suer­te. Pe­ro ¿qué más da? Tam­bién ella se pue­de ex­pli­car, qui­zás no con aquel bri­llo de mu­jer que ha si­do y ya no es, al es­ti­lo de las he­roí­nas de Wi­lliams o de la Nor­ma Des­mond de Sun­set Bou­le­vard (El cre­púscu­lo de

los dio­ses), pe­ro sí con la dig­ni­dad de aque­lla que to­da­vía se sien­te úni­ca, por­que úni­ca es su ma­ne­ra de mez­clar to­do lo vi­vi­do y to­do lo sen­ti­do a lo lar­go de su vi­da y en­se­ñar­lo a quién to­da­vía quie­ra es­cu­char.

Es es­ta ma­ne­ra per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble de di­ri­gir to­do un le­ga­do de pop cul­tu­re y ser­vir­lo en una ban­de­ja ri­ca y va­ria­da, de sa­bo­res di­ver­sos don­de ca­be des­de Mari Tri­ni en Bur­ning, Sa­ra Mon­tiel o in­clu­so Cha­ve­la Var­gas, lo que ha­ce del es­pec­tácu­lo de Ro­ber­to G. Alonso y Marc Ro­sich un con­te­ne­dor con mu­cha ver­dad, por­que a tra­vés de la más­ca­ra –“na­da ar­de tan bien co­mo la fic­ción y la fan­ta­sía”– Ro­ber­to da vi­da a al­guien que se des­nu­da sin am­ba­ges. Co­nec­ta­mos a tra­vés del ar­ti­fi­cio y des­cu­bri­mos el sen­ti­do de la re­pre­sen­ta­ción. In­ven­ta­mos, dis­fra­za­mos, cons­trui­mos men­ti­ras acha­ro­la­das, bri­llan­tes, pa­ra po­der lle­gar a es­pa­cios ocul­tos don­de se es­con­de la vi­da de ver­dad, que va mu­cho más allá de la ca­te­go­ría so­cial que uno ocu­pa: mu­cho más allá de la des­crip­ción ob­je­ti­va de la si­tua­ción de una mu­jer de edad in­de­ter­mi­na­da, desahu­cia­da, que ro­ba la­tas de foie gras pa­ra so­bre­vi­vir y que es­cu-

Ro­ber­to G. Alonso lu­ce en su ex­ce­so, a pe­sar de ser un ex­ce­so sin ele­men­tos gra­tui­tos: to­do tie­ne un sen­ti­do

cha y bai­la mú­si­ca de otros tiem­pos.

Ella va del gus­to ex­qui­si­to al más po­pu­lar. Res­ca­ta por ejem­plo una

So­le­dad de Cha­ve­la Var­gas ves­ti­da con un abri­go ver­de de ter­cio­pe­lo re­lu­cien­te que bai­la den­tro de una bu­ta­ca re­cli­na­da de ca­ra al pú­bli­co, don­de se re­tuer­ce co­mo al­guien que su­fre, al­guien de­ses­pe­ra­do “des­de el día en que te fuis­te, en mi pue­blo só­lo exis­te, un si­len­cio con­ven­tual”. Pe­ro lle­ga con ver­sio­nes, a ve­ces de au­tén­ti­ca sin­to­nía de as­cen­sor, del te­ma cen­tral de Me­mo­rias de Áfri­ca, que ha­ce de trans­bor­da­dor dra­má­ti­co de una es­ce­na a otra. Un trans­por­te tan car­dio va­gi­na­lis que ha­ce to­car tie­rra, entre co­reo­gra­fías y pa­la­bras, entre cam­bios de ves­ti­do y de te­si­tu­ra emo­cio­nal.

Ro­ber­to G. Alonso, in­tér­pre­te, co­reó­gra­fo, crea­dor es­cé­ni­co, tal vez más co­no­ci­do entre los pro­fe­sio­na­les que entre el gran pú­bli­co, lu­ce en su ex­ce­so, a pe­sar de ser un ex­ce­so sin ele­men­tos gra­tui­tos. To­do tie­ne un sen­ti­do, in­clu­so el pa­té­ti­co fi­nal en el que in­ter­pre­ta Es­toy en­fer­ma, (ver­sión Mari Tri­ni) del Je suis ma­la­de (ver­sión La­ra Fa­bian) que oí­mos de fon­do mien­tras es­cu­cha­mos la voz de Ro­ber­to en directo, ro­ta, di­so­nan­te, pe­ro lle­na de una ver­dad in­con­tes­ta­ble, mien­tras llo­ra ves­ti­da de bri­llan­tes la au­sen­cia de aquel a quien amó con lo­cu­ra. Dos pla­nos, fran­cés y cas­te­llano, fan­ta­sía y reali­dad, que re­su­men la ar­qui­tec­tu­ra de la pie­za. Tea­tro po­lí­ti­co, di­ce en es­ce­na, “¿el cor­sé y la fa­ja no son tea­tro po­lí­ti­co?”. ¿Cuan­do gra­dua­mos el ob­je­ti­vo so­bre un pro­ble­ma so­cial, eco­nó­mi­co, de gé­ne­ro, no apa­re­ce siem­pre la vi­da de al­guien?

¡Vie­nen los grie­gos! Se es­tre­na una Me­dea (Eu­rí­pi­des y Sé­ne­ca) en el Lliu­re, ver­sión Al­ber­to Co­ne­je­ro, di­rec­ción de Lluís Pas­qual, pro­ta­go­nis­mo pa­ra Em­ma Vi­la­ra­sau; y un

Èdip (Só­fo­cles) en el Romea, ver­sión Je­ro­ni Ru­bió Ro­don, di­rec­ción de Oriol Brog­gi, pro­ta­go­nis­mo pa­ra Ju­lio Man­ri­que. In­clu­so he­mos vis­to unas Tro­ya­nas, ver­sión tam­bién de Co­ne­je­ro y di­rec­ción de Car­me Por­ta­ce­li. ¿Qué nos es­tá pa­san­do? Qui­zás es de­ma­sia­do di­fí­cil el pre­sen­te que nos to­ca vi­vir y va­mos a bus­car en las raí­ces. Tal vez en­con­tre­mos ahíal­gu­na­cer­te­za.

El per­so­na­je di­ce mu­cho, pe­ro ha­bla tam­bién con el cuer­po, con los ves­ti­dos, con la mú­si­ca, con el es­pa­cio...

Cua­tro ins­tan­tá­neas de la obra ‘A mí no me es­cri­bió Ten­nes­see Wi­lliams’, que se ha po­di­do ver en La Se­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.