Jor­di Amat co­men­ta el alud de li­bros po­lí­ti­cos

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JOR­DI AMAT

Ha­ce años que el pro­cés va re­for­ma­tean­do la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na y por tan­to la es­pa­ño­la, pe­ro tal vez no com­par­ta­mos una de­fi­ni­ción de mí­ni­mos so­bre su sig­ni­fi­ca­do. Y no se­rá por la au­sen­cia de li­bros que ha­yan ana­li­za­do las in­fi­ni­tas di­men­sio­nes de uno de los fe­nó­me­nos so­cio­po­lí­ti­cos más in­tere­san­tes de la Eu­ro­pa del si­glo XXI. Los hay a de­ce­nas. Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses es­ta bi­blio­te­ca, tras el mo­men­to cli­má­ti­co del 1 de oc­tu­bre, se ha am­plia­do no­ta­ble­men­te.

Una de las apor­ta­cio­nes más va­lio­sas ha si­do La con­fu­sión na­cio­nal del profesor Ig­na­cio Sán­chez-Cuen­ca. Su pro­pó­si­to bá­si­co es ci­frar por qué la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la ha fa­lla­do sis­té­mi­ca­men­te a la ho­ra de afron­tar la cri­sis ca­ta­la­na, pe­ro su plan­tea­mien­to tal vez acla­re el nú­cleo de to­do el ci­clo com­ple­to. De la re­fle­xión de es­te in­te­lec­tual se des­pren­de que el pro­cés ha con­sis­ti­do en un in­ten­to de­mo­crá­ti­co, siem­pre frus­tra­do, de re­plan­tear la so­be­ra­nía del Es­ta­do es­pa­ñol de 1978 con la vo­lun­tad de que Ca­ta­lun­ya sea re­co­no­ci­da co­mo su­je­to po­lí­ti­co. Pri­me­ro fue la pro­ce­di­men­tal re­for­ma del Es­ta­tut, abor­ta­da por los re­cur­sos pre­sen­ta­dos al Cons­ti­tu­cio­nal (que in­ten­si­fi­ca­ron la pul­sión le­ga­lis­ta de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la), y lue­go el mo­vi­mien­to so­cial e ins­ti­tu­cio­nal que ha ido acu­mu­lan­do una le­gi­ti­mi­dad con­flic­ti­va

La lu­cha por la le­gi­ti­mi­dad ha si­do cla­ve en es­tos años

que es­ta­lló el 6 de sep­tiem­bre.

Al­gu­nos de los me­ca­nis­mos de acu­mu­la­ción de di­cha le­gi­ti­mi­dad, en es­pe­cial el efi­caz des­plie­gue de un apa­ra­to sim­bó­li­co por par­te del so­be­ra­nis­mo, son ob­je­to de aná­li­sis de Jor­di Ca­nal en Con

per­mi­so de Kak­fa. Am­plian­do la par­te his­tó­ri­ca del re­la­to mo­derno y con­tem­po­rá­neo que ya pro­pu­so en His­to­ria mí­ni­ma de Ca­ta­lu­ña, es­te re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta en el car­lis­mo apues­ta por una de­ter­mi­na­da in­ter­pre­ta­ción del sur­gi­mien­to del na­cio­na­lis­mo (sin es­ta­ble­cer ape­nas dia­léc­ti­ca con el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol) y fi­ja en tres eta­pas su des­plie­gue du­ran­te un si­glo lar­go (des­de la Re­nai­xe­nça pa­san­do por Prat y la Man­co­mu­ni­tat has­ta lle­gar al pu­jo­lis­mo). El profesor Ca­nal de­fien­de el uso del yo, pe­ro en oca­sio­nes su tono en­sa­yís­ti­co, más que po­lé­mi­co, es des­ca­li­fi­ca­dor. Tal vez el ca­pí­tu­lo más pug­naz sea aquel en el que im­pug­na la pla­na ma­yor de la his­to­rio­gra­fía ca­ta­la­na, em­pe­zan­do por Fon­ta­na y So­bre­qués. Es la an­te­sa­la gre­mial a lo me­jor del li­bro: la por­me­no­ri­za­da de­cons­truc­ción de los usos del pa­sa­do y el con­tras­te en­tre reali­dad y mi­to es­tu­dian­do los símbolos aso­cia­dos al pro­cés (la es­te­la­da, el himno o el co­lor ama­ri­llo de los la­zos de pro­tes­ta con­tra los po­lí­ti­cos en­car­ce­la­dos).

El 12 de di­ciem­bre del 2017, pa­sean­do por la Rue Ri­vo­li de Pa­rís, Jor­di Co­ro­mi­nas se cru­zó con cua­tro ca­ta­la­nes que lle­va­ban ese la­zo ama­ri­llo. Lo cuen­ta en una de las úl­ti­mas en­tra­das de su Dia­rio

del pro­cés. De­fi­ne su li­bro co­mo “la au­to­bio­gra­fía de un bar­ce­lo­nés du­ran­te el pro­cés”. Y es in­ne­ga­ble que Co­ro­mi­nas, al ir tra­zan­do su tra­yec­to­ria de es­cri­tor, ha cons­trui­do una iden­ti­dad que arran­ca en Bar­ce­lo­na y em­pal­ma sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad con la al­ta cul­tu­ra eu­ro­pea. Es con esa mi­ra­da, de al­guien que se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo un fe­de­ra­lis­ta de iz­quier­das, có­mo ha ido con­tan­do el

pro­cés des­de el 2010 en la pren­sa di­gi­tal. Más allá de su to­ma de po­si­ción ideo­ló­gi­ca –es un an­ti­con­ver­gen­te clá­si­co, que vi­vió con fer­vor el 15-M bar­ce­lo­nés (“mien­tras in­ten­ta­ba en­ten­der el am­bien­te sen­tía que el sue­ño de un cam­bio po­si­ble era real”)–, lo más atrac­ti­vo de su pro­pues­ta es acom­pa­ñar a es­te flâ­neur a tra­vés de la des­crip­ción que du­ran­te años ha he­cho de la mu­ta­ción po­lí­ti­ca pa­sean­do por los de­ta­lles de la co­ti­dia­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.