EL FU­TU­RO IN­VA­DE LOS MU­SEOS

DE LA CAMISETA SO­LAR A LA BA­SE DE DA­TOS ETER­NA, OB­JE­TOS PA­RA EN­TEN­DER LO QUE VIE­NE

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN / SÒ­NIA HER­NÁN­DEZ

Qui­zás el me­jor tí­tu­lo de las nu­me­ro­sas ex­po­si­cio­nes que des­de los mu­seos in­ten­tan ade­lan­tar o, al me­nos, vis­lum­brar el fu­tu­ro sea el del San Fran­cis­co Mu­seum of Mo­dern Art, SFMOMA: Not­hing sta­ble un­der hea­ven (na­da es­ta­ble ba­jo el cie­lo). El mun­do tiem­bla ba­jo, in­clu­so so­bre nues­tros pies, y los cen­tros de ar­te, an­ta­ño tem­plos del pa­sa­do, mi­ran ca­da vez más ha­cia el mun­do por ve­nir. Un fu­tu­ro in­mi­nen­te aun­que se quie­ra ana­li­zar a me­dio pla­zo, del lar­go ya na­die se acuer­da. Y es in­mi­nen­te por­que a la ve­lo­ci­dad en que se su­ce­den los cam­bios lo no­ví­si­mo no exis­te. ¿Ha­bla­mos de tec­no­lo­gía? Sí, y so­bre to­do, y es por un mo­ti­vo que de­jan cla­ro es­tas mues­tras: es la cien­cia la que mar­ca el rit­mo a la so­cie­dad y la po­lí­ti­ca. Así que, si por ejem­plo ana­li­za­mos la se­lec­ción de ob­je­tos (jun­to a es­tas lí­neas) que han rea­li­za­do du­ran­te cer­ca de tres años los co­mi­sa­rios de

The fu­tu­re starts he­re (el fu­tu­ro em­pie­za aquí), la gran ex­po­si­ción que pre­pa­ra el Vic­to­ria and Al­bert Mu­seum de Lon­dres, que­da bas­tan­te cla­ro que van a ser es­tas co­sas las que pro­vo­ca­rán los cam­bios so­cia­les y con ellos la adap­ta­ción de las po­lí­ti­cas. Y no al re­vés.

Rory Hy­de y Ma­ria­na Pes­ta­na bus­ca­ron en uni­ver­si­da­des, la­bo­ra­to­rios y em­pre­sas no sus re­cien­tes lan­za­mien­tos, sino los pro­yec­tos que aún es­tán en car­pe­tas. Co­mo afir­ma Ma­ria­na Pes­ta­na, en­con­tra­ron mu­cha gen­te an­gus­tia­da por­que el fu­tu­ro sea al­go que se nos im­pon­ga y no un pro­yec­to en cu­ya crea­ción to­me­mos par­te. Y ese es jus­ta­men­te uno de los as­pec­tos más in­quie­tan­tes de ese ho­ri­zon­te, co­mo de­mues­tra el tí­tu­lo que la re­cien­te fe­ria de ar­te Ar­co eli­gió en su edi­ción de es­te año (fe­bre­ro) co­mo nú­cleo cen­tral de sus pro­pues­tas, en lu­gar del tra­di­cio­nal país in­vi­ta­do: El fu­tu­ro no es lo

que va a pa­sar, sino lo que va­mos a

ha­cer. Un enun­cia­do op­ti­mis­ta fren­te a tan­ta dis­to­pía, con ar­tis­tas de di­fe­ren­tes cro­no­lo­gías y geo­gra­fías ilus­tran­do más el pre­sen­te que el por­ve­nir, por­que tal co­mo se­ña­la­ba un crí­ti­co de The Guar­dian a pro­pó­si­to de la muy es­pe­ra­da ex­po­si­ción del mu­seo lon­di­nen­se, el fu­tu­ro pue­de ser así... o no.

An­tro­pó­lo­gos, cien­tí­fi­cos, ar­tis­tas

Lo que es­tá cla­ro es que en es­ta épo­ca de cri­sis pa­re­ce­mos an­sio­sos por ha­cer mu­dan­za ha­cia de­lan­te. Qui­zás una de las cla­ves sea la in­quie­tud que pro­vo­ca el ya in­ne­ga­ble cam­bio cli­má­ti­co. Cu­ra­ting the fu­tu­re: Mu­seums, com­mu­ni­ties and cli­ma­te

chan­ge, edi­ta­do por la pres­ti­gio­sa Routled­ge En­vi­ron­men­tal Hu­ma­ni­ties Se­ries, re­co­ge la opi­nión de más de cua­ren­ta ex­per­tos en cien­cia y mu­seís­ti­ca de to­do el mun­do, di­ri­gi­dos por Mi­chael No­va­cek, con­ser­va­dor del Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Nue­va York, el pri­mer cen­tro mu­seís­ti­co que pre­sen­tó una gran ins­ta­la­ción per­ma­nen­te so­bre la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, ya en 1998. No­va­cek afir­ma en el vo­lu­men que el mu­seo es el lu­gar “ló­gi­co” pa­ra ana­li­zar el cam­bio cli­má­ti­co, por su do­ble fa­ce­ta de cen­tro de in­ter­cam­bio en­tre cien­tí­fi­cos y tam­bién de an­tro­pó­lo­gos, da­da la in­fluen­cia que to­dos es­tos cam­bios van a te­ner –ya tie­nen– en la vi­da hu­ma­na, las tra­di­cio­nes y la cul­tu­ra. Más aún, los mu­seos con­tem­po­rá­neos, se­ña­lan los an­tro­pó­lo­gos Libby Ro­bin (Aus­tra­lia), Jen­ni­fer Ne­well (Es­ta­dos Uni­dos) y Kirs­ten Weh­ner (Gran Bre­ta­ña), es­tán re­de­fi­nien­do los ma­te­ria­les en los que tra­di­cio­nal­men­te se han apo­ya­do pa­ra in­cor­po­rar nue­vas for­mas de dis­cu­sión pa­ra ha­cer fren­te al ma­yor re­to a que se en­fren­ta la hu­ma­ni­dad no ya en el fu­tu­ro, sino en el pre­sen­te, co­mo es el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Una trans­for­ma­ción de fon­do >

–acer­ca­mien­tos mul­ti­dis­ci­pli­na­res– y de for­ma –me­nor én­fa­sis en las obras de ar­te co­mo ilus­tra­ción de to­dos es­tos pro­ce­sos, tal co­mo to­da­vía ocu­rría en el 2050, bre­ve his­to­ria

del fu­tu­ro, ha­ce unos años, y ma­yor apo­yo en los me­dios tec­no­ló­gi­cos co­mo la reali­dad vir­tual o el 3D– que es­tán cam­bian­do nues­tra ma­ne­ra de en­trar en el mu­seo.

Cer­ca de una de­ce­na de ex­po­si­cio­nes, ac­tua­les o en pre­pa­ra­ción, en to­do el mun­do coin­ci­den en mi­rar ha­cia de­lan­te con la es­pe­ran­za de com­pren­der me­jor el pre­sen­te e in­ter­ve­nir en él an­tes de que otros lo ha­gan por no­so­tros. Por­que los avan­ces cien­tí­fi­cos tie­nen con­se­cuen­cias que van mu­cho más allá de la cien­cia fic­ción. Por ejem­plo, los pro­gra­mas de ex­ten­sión vi­tal, la crio­ni­za­ción de los cuer­pos a una so­lu­ción de ni­tró­geno a -196 gra­dos, una es­pe­cie de trán­si­to en­tre la vi­da y la muer­te que in­ves­ti­ga la fun­da­ción Al­cor, en Ari­zo­na, y que plan­tea, más allá de las cues­tio­nes mo­ra­les so­bre qué sig­ni­fi­ca ser hu­mano, otras más po­lí­ti­cas y me­nos es­tu­dia­das, al me­nos en las pro­pues­tas de es­tas mues­tras: ¿a cuán­tas per­so­nas de las pon­ga­mos 7.000 mi­llo­nes que pue­blan el pla­ne­ta se les pue­de ofre­cer la in­mor­ta­li­dad? ¿Có­mo se ar­ti­cu­la­ría una so­cie­dad con miem­bros

pe­re­ce­de­ros y otros que pue­den ver ex­ten­di­da su exis­ten­cia? ¿Qué pre­cio tie­ne, tam­bién en lo eco­nó­mi­co, es­ta ca­pa­ci­dad? En la web de Al­cor se mues­tra la fo­to­gra­fía de una son­rien­te pa­re­ja trein­ta­ñe­ra, ba­jo la que se afir­ma: “Con­ver­tir­se en miem­bro de Al­cor es sor­pren­den­te­men­te ase­qui­ble, si tie­nes bue­na sa­lud y un se­gu­ro de vi­da, que pa­ga­rá su crio­ni­za­ción. El mun­do es un lu­gar in­creí­ble que se mue­ve ca­da vez más rá­pi­do. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos só­lo pue­den lle­var la ima­gi­na­ción de la men­te a lo que es­tá re­ser­va­do pa­ra nues­tros clien­tes”.

¿Ciu­da­da­nos o clien­tes? Mien­tras pa­ra unos el de­ba­te es­tá en dis­po­ner de un se­gu­ro mé­di­co, una mi­no­ría jue­ga ya en otra li­ga. Ro­bots que fa­ci­li­tan la vi­da pe­ro ocu­pa­rán pues­tos de tra­ba­jo. ¿Real­men­te? Mien­tras pre­pa­ra­ban la ex­po­si­ción del V&A, los co­mi­sa­rios hi­cie­ron un cu­rio­so des­cu­bri­mien­to: hay co­sas que se­gui­mos ha­cien­do me­jor que los ro­bots, co­mo do­blar una toa­lla. Re­su­mi­mos las prin­ci­pa­les mues­tras so­bre un fu­tu­ro que, co­mo afir­ma la co­mi­sa­ria Ma­ria­na Pes­ta­na y es­te es el sen­ti­do real de las ex­po­si­cio­nes, aún po­de­mos atra­par.

EL DI­SE­ÑO

A par­tir de ma­yo se ve­rá en Lon­dres lo nun­ca vis­to por lo iné­di­to. Fa­ce­book pre­sen­ta­rá su dis­po­si­ti­vo es­pa­cial Aquila, desa­rro­lla­do prác­ti­ca­men­te en se­cre­to en la campiña in­gle­sa. Su ob­je­ti­vo es dar co­ber­tu­ra a los lu­ga­res don­de no lle­ga. Es uno de los más de cien ob­je­tos, la ma­yo­ría nun­ca he­chos pú­bli­cos an­tes, se­lec­cio­na­do por el mu­seo en una mues­tra des­ti­na­da a ha­cer his­to­ria y or­ga­ni­za­da en cua­tro te­má­ti­cas en un cres­cen­do: ho­gar, pú­bli­co, pla­ne­ta­rio y des­pués de la muer­te.

El fu­tu­ro em­pie­za aquí

CO­MI­SA­RIOS: RORY HY­DE Y MA­RIA­NA PES­TA­NA. VIC­TO­RIA AND AL­BERT MU­SEUM. LON­DRES. WWW.VAM.AC. UK. DEL PRÓ­XI­MO 12 DE MA­YO HAS­TA EL 4 DE NO­VIEM­BRE. Lon­dres se re­plan­tea par­tien­do de una pre­mi­sa: la idea que te­nía­mos del fu­tu­ro ha­ce 30, 40 o 50 años ha de­mos­tra­do es­tar muy ale­ja­da de la reali­dad. Por el con­tra­rio, nues­tras imá­ge­nes de los años por ve­nir es­tán muy en­rai­za­das en el pre­sen­te y sus pro­ble­mas y se acep­ta que sean muy di­ver­sas e in­clu­so di­ver­gen­tes. Es­ta mues­tra, par­te del pro­yec­to City

Now City Fu­tu­re, ima­gi­na es­ce­na­rios a los que se pue­de en­fren­tar la me­tró­po­li a par­tir de di­fe­ren­tes evo­lu­cio­nes de la ac­tua­li­dad. Pe­ro aquí lo im­por­tan­te no es, ex­pli­ca el co­mi­sa­rio, si se tra­ta de dis­to­pías, ca­tas­tró­fi­cas o no, sino de la ca­pa­ci­dad de reac­ción, de adap­tar la ciu­dad a cual­quier si­tua­ción.

Vi­sio­nes de Lon­dres: reali­da­des exa­ge­ra­das pa­ra fu­tu­ros po­si­bles

CO­MI­SA­RIO: FOTEINI ARAVANI. MU­SEO DE LON­DRES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.