El his­to­ria­dor in­flu­yen­te

Tras el su­per­ven­tas ‘Sa­piens’, el nue­vo li­bro de Ha­ra­ri se aden­tra en la di­men­sión pro­sai­ca y trá­gi­ca de en­ten­der lo que ocu­rre a nues­tro al­re­de­dor

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JO­SÉ EN­RI­QUE RUIZ-DO­MÈ­NEC

Ha­ra­ri ha sal­ta­do de las au­las al fo­ro de Da­vos

El éxi­to cam­bia a las per­so­nas. To­do el mun­do lo sa­be. Lo sa­be co­mo sa­be que pa­ra un his­to­ria­dor ha­ber ven­di­do do­ce mi­llo­nes de co­pias de un li­bro de no fic­ción es una im­pre­sión de gran­des con­se­cuen­cias. Es lo que le ha su­ce­di­do a Yu­val Noah Ha­ra­ri. Ha­ce un par de años se pre­sen­tó a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con una bre­ve his­to­ria de la hu­ma­ni­dad con el su­ge­ren­te tí­tu­lo De ani­ma­les a dio­ses, tam­bién co­no­ci­do co­mo Sa­piens; lue­go, tras con­ver­tir­se el li­bro en un su­per­es­ta

ven­tas, su au­tor se pu­so pro­fé­ti­co con Ho­mo Deus, una bre­ve his­to­ria

del ma­ña­na don­de res­ca­ta­ba las per­ple­ji­da­des de Sa­piens en su en­cuen­tro con una tec­no­lo­gía que anun­cia­ba el mun­do fe­liz. No tu­vo tan­to éxi­to pues era un po­co teo­ló­gi­co. Es­te sep­tiem­bre nos des­lum­bra con su ter­cer li­bro, 21 lec­cio­nes

pa­ra el si­glo XXI, que en po­cos días se ha en­ca­ra­ma­do a los pri­me­ros pues­tos en la pres­ti­gio­sa lis­ta de

The New York Ti­mes. No es pa­ra me­nos. Es un li­bro que se aden­tra en esa di­men­sión pro­sai­ca pe­ro trá­gi­ca de en­ten­der el aho­ra, sus com­ple­jos ni­ve­les de po­der y ex­hi­bi­ción, su po­lí­ti­ca y sus pro­to­co­los mi­nu­cio­sos en el cam­po de la di­plo­ma­cia y de la re­pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal del di­ne­ro.

No en vano Ha­ra­ri fue ele­gi­do pa­ra dic­tar la con­fe­ren­cia inau­gu­ral en Da­vos, el fo­ro que reú­ne a los más in­flu­yen­tes sec­to­res so­cia­les que do­mi­nan el mun­do. Se per­ci­be en es­te nue­vo tex­to ese hor­mi­gueo es­pe­cial de quien ha pa­sa­do de las au­las uni­ver­si­ta­rias a los sa­lo­nes don­de se to­man de­ci­sio­nes de ver­dad, y por eso co­mien­za con un apo­teg­ma que in­vi­ta a la re­fle­xión: “En un mun­do inun­da­do de in­for­ma­cio­nes irre­le­van­tes, la cla­ri­dad es el po­der”.

Cuan­do un his­to­ria­dor lle­ga a con­clu­sión, to­ma con­cien­cia de que cuan­to más se ha­bla de un asun­to me­nos co­no­ci­mien­to se tie­ne de él, cuan­to más se al­te­ra por el por-ve­nir más ale­ja­do es­tá de en­con­trar la cla­ri­dad que con­du­ce a la ver­dad. In­ves­ti­gar el aho­ra es un pri­vi­le­gio ma­yor que in­ves­ti­gar el pa­sa­do, por eso no se pue­de ha­cer des­de la pre­ca­rie­dad. To­do lo que va a su­ce­der afec­ta­rá a mi­llo­nes de per­so­nas apre­sa­das en sus ba­ta­llas co­ti­dia­nas, lle­var al co­le­gio a los ni­ños, man­te­ner el pues­to de tra­ba­jo, cui­dar a los ma­yo­res, bus­car ra­tos de ocio o dis­cu­tir con los afi­nes so­bre te­mas ex­traí­dos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. ¡Qué di­fí­cil es sa­ber lo que real­men­te pa­sa aho­ra! Sin em­bar­go, es­te es el ob­je­ti­vo de las 21 lec­cio­nes pa­ra el si­glo XXI de Ha­ra­ri.

Hay que en­ten­der­le: al es­tar to­do im­pli­ca­do en la so­cie­dad glo­bal ha sur­gi­do una es­pi­ri­tua­li­dad com­par­ti­da. Pe­ro los ad­mi­nis­tra­do­res ale­jan a la hu­ma­ni­dad de es­te be­llo lo­gro. Las pre­gun­tas ha­bi­tua­les no tie­nen res­pues­tas con­vin­cen­tes. ¿Qué sig­ni­fi­ca el triun­fo de Trump a tra­vés de su ma­ne­jo de las re­des de Twit­ter? ¿Qué pa­pel jue­ga Pu­tin en el ger­men de las men­ti­ras que han con­ta­mi­na­do a me­dia Eu­ro­pa? Se di­cen mu­chas co­sas, se es­pe­cu­la, pe­ro hay po­ca cla­ri­dad. El po­der no ha to­ma­do una de­ci­sión al res­pec­to. Mien­tras es­pe­ra­mos que lo ha­ga las ma­sas se en­tre­tie­nen con el desafío di­gi­tal pro­mo­vi­do por las re­des que es­tá cues­tio­nan­do las ca­te­go­rías que to­dos creía­mos in­to­ca­bles, tra­ba­jo, li­ber­tad, igual­dad, in­clu­so fra­ter­ni­dad. ¿Y us­ted lec­tor qué? ¿Cual es su es­pa­cio de en­tre­te­ni­mien­to? ¿Aca­so la po­lí­ti­ca? To­do eso de la sos­te­ni­bi­li­dad, la iden­ti­dad na­cio­nal, la re­li­gión, la in­mi­gra­ción. ¿Le preo­cu­pa más eso que el tra­ba­jo que va a de­jar de te­ner, o que no ten­drán nun­ca sus hi­jos? A las ma­sas se les lle­va a la cul­tu­ra del mie­do. La reali­dad del aho­ra es el te­rro­ris­mo, la gue­rra, las bom­bas in­te­li­gen­tes.

His­to­ria del aho­ra. To­do lo que ocu­rre a nues­tro al­re­de­dor es pu­ra fan­ta­sía: ig­no­ran­cia, post­ver­dad, cien­cia-fic­ción; un si­mu­la­cro. No hay que de­cir que “el fu­tu­ro no es lo que se ve en las pe­lí­cu­las”, pe­ro tam­po­co lo que di­cen los arro­gan­tes per­so­na­ji­llos que mar­can las pasiones de las ma­sas. An­te la en­tra­da de la ver­dad se amon­to­nan los guar­dia­nes de la men­ti­ra; los cen­tros del sa­ber, uni­ver­si­da­des, es­cue­las, aca­de­mias, se ha­llan do­mi­na­dos de fi­li­bus­te­ros con ga­nas de me­drar y en­ga­ñar­se pa­ra en­ga­ñar. Se fal­si­fi­can las vi­das pro­fe­sio­na­les con des­ca­ro. ¡Qué más da! La mú­si­ca tien­de al rap, des­ti­na­da a una clien­te­la ma­yo­ri­ta­ria­men­te apa­sio­na­da por el pun­to de vis­ta co­mo un mo­de­lo de con­duc­ta. To­do es opi­na­ble, se sue­le de­cir.

Cier­to que hay re­si­lien­cia. Mu­cha gen­te cree en la edu­ca­ción, en el sen­tir el ar­te o la mú­si­ca, en sa­ber que “la vi­da no es un re­la­to”, la gen­te que apues­ta por la re­fle­xión, pe­ro eso tam­bién es­tá con­ta­mi­na­do por los nue­vos bru­jos per­fu­me Re­nan, que de­cía Nietzs­che. To­do lo que su­ce­de aho­ra es un po­co… un po­co de­ma­sia­do.

Es­te úl­ti­mo li­bro de Ha­ra­ri es una oda a la tris­te­za. Les acon­se­jo que lo lean. Les ha­rá bien, aun­que qui­zás una vez he­cho ten­gan que acu­dir a ha­blar con sus hi­jos en se­rio. Po­bres ni­ños, no sa­ben lo que les es­pe­ra cuan­do el aho­ra ac­tual sea la úni­ca reali­dad en el fu­tu­ro.

KIM MAN­RE­SA

Yu­val Noah Ha­ra­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.