El pri­sio­ne­ro del Me­tro­pol

Na­rra­ti­va Se­gun­da no­ve­la del es­cri­tor bos­to­niano Amor Tow­les don­de na­rra con ele­gan­cia y hu­mor tres dé­ca­das de con­fi­na­mien­to en el mí­ti­co ho­tel Me­tro­pol de Mos­cú de un aris­tó­cra­ta cul­to, fle­má­ti­co y ‘bon vi­vant’

La Vanguardia - Culturas - - Portada - AN­TO­NIO LOZANO

Una ele­gan­te re­crea­ción de la vi­da en Mos­cú

No aban­do­na la es­fe­ra del pri­vi­le­gio y la cla­se pa­ra se­guir arro­jan­do a sus cria­tu­ras a la bús­que­da de la fe­li­ci­dad

El ho­tel es una bur­bu­ja de lu­jo y re­la­ja­ción du­ran­te la era so­vié­ti­ca, cer­ca del Krem­lin y los ser­vi­cios se­cre­tos

El há­bi­to qui­zá no ha­ga al mon­je pe­ro, en oca­sio­nes, pue­de ha­cer al es­cri­tor. La dis­tin­ción en el ves­tir de Amor Tow­les (Boston, 1964) –cos­tum­bre que se en­mar­ca en un gus­to ex­qui­si­to por cuan­to es­tá en su mano, al­go de lo que pue­de dar fe es­te pe­rio­dis­ta da­do que en 2012 vi­si­tó su fla­man­te browns­to­ne a to­car de Gra­mercy Park, don­de de­par­tió con el tra­jea­do an­fi­trión, so­cio en una fir­ma de in­ver­sio­nes de Man­hat­tan, en un es­tu­dio re­bo­san­te de ma­de­ra no­ble, al son de un sua­ve jazz de am­bien­te y dis­fru­tan­do de una ta­bla de que­sos fran­ce­ses acom­pa­ña­da de un afru­ta­do vino blan­co de las ce­pas del va­lle de Napa– es un re­fle­jo de la pul­cri­tud y el cui­da­do con el que com­po­ne sus no­ve­las. No en bal­de su ópe­ra pri­ma, Nor­mas de cor­te­sía, to­ma­ba pres­ta­do su tí­tu­lo de los 110 prin­ci­pios que George Was­hing­ton ha­bía es­ti­pu­la­do de ca­ra a mos­trar un com­por­ta­mien­to decoroso, y en su re­tra­to del fa­tuo gla­mour de los ri­cos y po­de­ro­sos neo­yor­qui­nos de fi­na­les de los años trein­ta del si­glo pa­sa­do nos re­traía a un vi­sión de­sen­can­ta­da de las co­me­dias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de cham­pán y gue­rra de se­xos del mis­mo pe­río­do.

En Un ca­ba­lle­ro en Mos­cú Tow­les no aban­do­na la es­fe­ra del pri­vi­le­gio y la cla­se pa­ra se­guir arro­jan­do a sus cria­tu­ras a la bús­que­da de esa fe­li­ci­dad y bie­nes­tar mo­ral que se ha­llan bien ale­ja­das de lo ma­te­rial, pe­ro es­ta vez con­cen­tra la ac­ción en un úni­co es­ce­na­rio –el fas­tuo­so ho­tel Me­tro­pol de la ca­pi­tal ru­sa, cons­trui­do en 1905 y que fue una bur­bu­ja de lu­jo y re­la­ja­ción du­ran­te la era so­vié­ti­ca, pe­se a su pro­xi­mi­dad al Krem­lin y a la se­de de los ser­vi­cios se­cre­tos– y la ex­pan­de a lo lar­go de tres dé­ca­das –en­tre 1922 y 1954–. Sus con­tac­tos en las al­tas es­fe­ras del Par­ti­do Co­mu­nis­ta per­mi­ten al con­de Alek­sandr Ilich Ros­tov con­mu­tar la pe­na de pri­sión por la de arres­to do­mi­ci­lia­rio cuan­do los ai­res re­vo­lu­cio­na­rios

se­ña­lan a los enemi­gos del pue­blo. De­gra­da­do de una sui­te a un mi­núscu­lo des­ván, el aris­tó­cra­ta, le­trahe­ri­do y gour­met a par­tes iguales, es­ta­ble­ce una se­rie de ru­ti­nas con las que va em­pu­jan­do los días: tra­za alian­zas y enemistades con el per­so­nal del ho­tel, re­cuer­da el bri­llo de tiem­pos pre­té­ri­tos, anu­da amis­ta­des, se enamo­ra, asu­me in­sos­pe­cha­das car­gas pa­ter­na­les… mien­tras las con­vul­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les del ex­te­rior se fil­tran, más co­mo un ru­mor des­agra­da­ble y con­fu­so que co­mo una fuen­te de es­pan­to y do­lor (las pur­gas es­ta­li­nis­tas y los gu­lags, por ejem­plo, se ci­tan en el con­tex­to his­tó­ri­co de la tra­ma pe­ro la mi­ra­da pun­tual al po­der so­vié­ti­co es bur­les­ca, a tono con el divertimento afa­ble que ca­rac­te­ri­za al li­bro).

Pue­de de­cir­se que con la mi­nu­cio­sa y ama­ble ela­bo­ra­ción de es­te mi­cro­cos­mos, el au­tor ha ar­ma­do una pri­mo­ro­sa ca­sa de mu­ñe­cas –re­ple­ta de de­ta­lles que exi­gi­rían cal­ma y lu­pa de ca­ra a una óp­ti­ma apre­cia­ción– por la que des­pla­zar go­zo­sa­men­te unas fi­gu­ri­tas a lo lar­go de es­tan­cias em­pe­ci­na­das en la im­po­si­ble ta­rea de de­te­ner el tiem­po. Par­tien­do de un na­rra­dor que nos in­ter­pe­la con un tono cer­cano y jo­co­so, la obra es an­te to­do un bo­ni­to cuen­to, aten­to a la emi­sión me­ta­fó­ri­ca y cons­tan­te de tin­ti­neos de cam­pa­ni­llas a me­di­da que se van pa­san­do sus pá­gi­nas. Ca­paz de un ali­ca­ta­do impecable en mu­chos pa­sa­jes, Tow­les se en­tre­ga a una am­bien­ta­ción de en­sue­ño y a una acu­mu­la­ción de es­ce­nas chis­pean­tes –ága­pes opí­pa­ros, jue­gos de na­tu­ra­le­za in­fan­til, tru­cos ma­la­ba­res im­pro­vi­sa­dos, se­sio­nes de piano y de de­ba­te li­te­ra­rio, vi­sio­na­do de pe­lí­cu­las clá­si­cas…– con la idea de con­fec­cio­nar un tra­je a me­di­da de un lec­tor muy es­pe­cí­fi­co: el so­ña­dor que bus­ca la ri­sa, la ter­nu­ra y lo chic al tiem­po que agra­de­ce pin­ce­la­das de his­to­ria pa­ra dig­ni­fi­car un pa­sa­tiem­po ya de por sí ri­gu­ro­so y pu­li­do. Un lec­tor muy con­cre­to, en­tre cu­yas fi­las se ha­lla Ba­rack Oba­ma, y tam­bién muy ex­ten­di­do, co­mo de­mues­tra el mi­llón de ejem­pla­res ven­di­dos y las vein­te tra­duc­cio­nes en mar­cha.

La no­ti­cia de que ya ha echa­do a ro­dar el pro­yec­to de lle­var la no­ve­la a la te­le­vi­sión tie­ne to­da la ló­gi­ca des­de el mo­men­to en que en bue­na me­di­da se di­ría con­ce­bi­da pa­ra el fu­tu­ro lu­ci­mien­to de un di­se­ña­dor de pro­duc­ción y, si se con­fir­ma que Kenneth Bra­nagh in­ter­pre­ta­rá al con­de, apun­ta­la­rá la es­pe­cia­li­za­ción del an­ta­ño sier­vo de Sha­kes­pea­re en per­so­na­jes li­te­ra­rios de va­ria­da na­cio­na­li­dad y po­pu­la­ri­dad ga­ran­ti­za­da

(del Wa­llan­der de Hen­ning Man­kell al Poi­rot de Agat­ha Ch­ris­tie). De de­mos­trar­se fiel a su fuen­te, la pe­lí­cu­la po­dría si­tuar­se en un pun­to equi­dis­tan­te en­tre dos fá­bu­las fau­vis­tas: la bon­ho­mía y el ma­sa­je emo­cio­nal de

Amé­lie y la sun­tuo­si­dad pa­ra el de­ta­lle y la me­lan­co­lía de El gran ho­tel Bu­da­pest. |

Amor Tow­les

Un ca­ba­lle­ro en Mos­cú SA­LA­MAN­DRA. TRA­DUC­CIÓN DE GEM­MA RO­VI­RA. 512 PÁ­GI­NAS. 24 EU­ROS

LLIBERT TEIXIDÓ

El au­tor nor­te­ame­ri­cano Amor Tow­les

El Me­tro­pol es uno de los lu­ga­res más pin­to­res­cos de Mos­cú. Si­tua­do en­tre la pla­za Ro­ja y el Tea­tro Bols­hói, el me­ce­nas Sav­va Má­mon­tov trans­for­mó lo que an­tes fue una ca­sa de ba­ños en un ho­tel de cin­co es­tre­llas. Ha­ce unos años fue ad­qui­ri­do por la ca­de­na Azi­mut Ho­tel por 274 mi­llo­nes de dó­la­res.

COM­MONS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.