Lo que la pin­tu­ra es­con­día

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - RI­CAR­DO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

De mi pri­mer ejemplar de

Santuario, de Faulk­ner, ad­qui­ri­do cuan­do te­nía die­cio­cho años, me lla­mó siem­pre la aten­ción la ima­gen que lo ilus­tra­ba: una jo­ven ten­di­da en un cam­po que, de es­pal­das al es­pec­ta­dor, con­tem­pla­ba una ca­sa y un gra­ne­ro. El tiem­po pu­so nom­bre a la pin­tu­ra: El mun­do de

Ch­ris­ti­na; a su au­tor: An­drew Wyeth; y al lu­gar re­pre­sen­ta­do: la Ca­sa Ol­son en Mai­ne.

Por in­flu­jo de Tem­ple Dra­ke, el per­so­na­je fe­me­nino que Faulk­ner creó pa­ra su no­ve­la, la Ch­ris­ti­na de la pin­tu­ra era en mi ima­gi­na­ción una mu­cha­cha ávi­da y per­ver­sa, que con­tem­pla­ba ca­sa y gra­ne­ro co­mo si en ellos se es­con­die­ra una fuer­za os­cu­ra que exi­gía la pos­tu­ra rep­tan­te, en­tre la las­ci­via y la an­ti­ci­pa­ción de la en­tre­ga. El he­cho de que Wyeth hu­bie­ra pin­ta­do a su mo­de­lo de es­pal­das en­cen­día aún más mi fan­ta­sía. Yo sos­pe­cha­ba que Ch­ris­ti­na mi­ra­ba con la bo­ca en­tre­abier­ta y un afán en el pe­cho pa­re­ci­do al que pro­vo­ca la fie­bre: un ma­les­tar con al­go de de­li­cio­so, co­mo un pru­ri­to.

La reali­dad del cua­dro pu­so co­to a tan­tos ex­ce­sos. A quien Wyeth ha­bía pin­ta­do era a una mu­jer lla­ma­da An­na Ch­ris­ti­na Ol­son, que su­fría del mal de Char­cot-Ma­rieTooth, neu­ro­pa­tía he­re­di­ta­ria co­no­ci­da co­mo atro­fia mus­cu­lar pe­ro­neal. La mu­cha­cha ar­dien­te era una mu­jer con pier­nas co­mo pa­tas de ci­güe­ña, pies de­for­ma­dos con un ar­co al­to y de­dos de mar­ti­llo. Ch­ris­ti­na no per­se­guía una in­con­fe­sa­ble for­ma del pla­cer que ema­na­ra de la ca­sa Ol­son, sino que se arras­tra­ba por el sue­lo pues pa­ra ella era la for­ma más có­mo­da de re­co­ger ver­du­ras.

Así la con­tem­pló Wyeth du­ran­te dé­ca­das, ya que el pin­tor ve­ra­neó en esa zo­na de Mai­ne en­tre 1940 y 1968. En reali­dad, el úni­co as­pec­to in­quie­tan­te del cua­dro ra­di­ca­ba en que era fru­to de la yux­ta­po­si­ción de dos mu­je­res. Las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res per­te­ne­cían a Ch­ris­ti­na, que cuan­do Wyeth pin­tó el cua­dro te­nía cin­cuen­ta y cin­co años, mien­tras que el tor­so era el de la es­po­sa del ar­tis­ta, Betsy, que cuan­do su ma­ri­do pro­yec­tó

El mun­do de Ch­ris­ti­na ape­nas te­nía vein­ti­sie­te.

Por­ta­da de ‘Santuario’, de Faulk­ner, con el cua­dro ‘El mun­do de Ch­ris­ti­na’ de An­drew Wyeth

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.