Tris­te aniver­sa­rio pa­ra la eu­ro­zo­na

Eu­ro­pa tra­ta de ga­nar tiem­po con el apo­yo del BCE a sus ban­cos pa­ra su­pe­rar la cri­sis de deu­da

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro

Al dé­ci­mo in­fe­liz aniver­sa­rio de la pues­ta en cir­cu­la­ción del eu­ro, el uno de enero del 2012, no le es­pe­ran fue­gos ar­ti­fi­cia­les, ni con­fe­ti ni co­pas de cham­pán. Ni si­quie­ra la ciu­dad de Maas­tricht que alum­bró el tra­ta­do cla­ve pa­ra su crea­ción, ha­ce 20 años, ha pre­vis­to fes­te­jo al­guno. “No es que no es­te­mos or­gu­llo­sos”, se ex­cu­san en la Co­mi­sión Eu­ro­pea, “es que no es­ta­mos aquí pa­ra eso”.

¿Quién ha­bría pen­sa­do en el año 2002, cuan­do mi­llo­nes de eu­ro­peos re­ci­bie­ron con cu­rio­si­dad y euforia la nue­va mo­ne­da, que el eu­ro lle­ga­ría a su dé­ci­mo cum­plea­ños en tan ba­ja for­ma? Al­gu­nos eco­no­mis­tas lo hi­cie­ron, ad­vir­tien­do de fa­llos cla­ve en su cons­truc­ción, pe­ro se les hi­zo muy po­co ca­so. Sus ne­gros pre­sa­gios no en­to­na­ban con el am­bien­te de op­ti­mis­mo ge­ne­ral y aún hoy son cues­tio­na­dos, aunque la mo­ne­da úni­ca qui­zás ha­ya es­ta­do cer­ca de cum­plir­los en al­gún mo­men­to.

La res­pues­ta ofi­cial a la pre­gun­ta obli­ga­da que en­ton­ces ha­cía­mos los pe­rio­dis­tas (¿es po­si­ble com­par­tir po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria sin te­ner un úni­co go­bierno eco­nó­mi­co?) era in­va­ria­ble­men­te la mis­ma: hay me­ca­nis­mos de coor­di­na­ción su­fi­cien­tes, la unión po­lí­ti­ca lle­ga­rá co­mo con­se­cuen­cia de la unión mo­ne­ta­ria, se­rá su ca­ta­li­za­dor…

La lec­tu­ra de al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes de res­pon­sa­bles eco­nó- mi­cos de la épo­ca cau­sa son­ro­jo. Por ejem­plo, el pri­mer pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), Wim Dui­sen­berg, ca­li­fi­can­do de “gran ac­ti­vo” del eu­ro que ca­da país pue­da “arre­glar sus asun­tos” a su ma­ne­ra. Ese mar­gen de ma­nio­bra na­cio­nal pa­ra di­ri­gir la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es lo que aho­ra se pre­ten­de re­du­cir al má­xi­mo co­mo so­lu­ción de emer­gen­cia. Es el ob­je­ti­vo úl­ti­mo del pac­to fis­cal que pro­po­nen la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y el pre­si­den­te fran­cés Ni­co­las Sar­kozy.

La pe­cu­liar ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del eu­ro ha per­mi­ti­do que ca­da país de­ci­da la ca­ra na­cio­nal de las mo­ne­das y tam­bién que ca­da go­bierno viva ba­jo la ilu­sión de que man­tie­ne el con­trol de su po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, aunque la mo­ne­ta­ria se de­ci­da en otro si­tio. Sin em­bar­go, en los tres años que dura la cri­sis del eu­ro, to­dos han cons­ta­ta­do

Dui­sen­berg ca­li­fi­có de “gran ac­ti­vo” del eu­ro que ca­da país pu­die­ra “arre­glar sus asun­tos” a su ma­ne­ra

abrup­ta­men­te que lo im­por­tan­te se de­ci­de en Frank­furt, ya sea el di­se­ño de los bi­lle­tes o los ti­pos de in­te­rés, idén­ti­cos pa­ra to­dos.

To­das las es­pe­ran­zas de los go­bier­nos eu­ro­peos pa­ra que la cri­sis de la deu­da amai­ne es­tán pues­tas en el BCE, en su plan pa­ra sos­te­ner a los ban­cos –ya que di­ce no po­der ayu­dar más a los es­ta­dos– y que es­tos les den oxí­geno mien­tras ellos arre­glan las cuen­tas. No to­dos los paí­ses lo ven así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.