Una mo­ne­da úni­ca que di­vi­de

Las pro­me­sas acer­ca de la nue­va di­vi­sa co­mo mo­tor de con­ver­gen­cia eco­nó­mi­ca han caí­do en sa­co ro­to

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­nuel Es­ta­pé Tous

Cuan­do la his­to­ria ha­ga ba­lan­ce y pue­dan ajus­tar­se cuen­tas con el pié­la­go de po­lí­ti­cos, ban­que­ros, eco­no­mis­tas y de­más res­pon­sa­bles eu­ro­peís­tas que ja­lea­ron y ja­lean el pro­yec­to de unión mo­ne­ta­ria co­mo, ni más ni me­nos, la ga­ran­tía de­fi­ni­ti­va con­tra la guerra en Eu­ro­pa. En ese mo­men­to se­rá obli­ga­do ci­tar a Luis Ángel Ro­jo Du­que, go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña en­tre 1992 y 2000, que ayu­dó a di­se­ñar la re­nun­cia a las so­be­ra­nías mo­ne­ta­rias na­cio­na­les a cam­bio de una so­be­ra­nía com­par­ti­da y de un ti­po de in­te­rés y de cam­bio úni­cos. Fue Miguel Bo­yer Salvador, uno de los sa­bios del Co­mi­té De­lors en­car­ga­do del di­se­ño de la ar­qui­tec­tu­ra de la unión mo­ne­ta­ria, quien, con el pa­so de los años, plan­teó se­rias du­das acer­ca de una zo­na mo­ne­ta­ria que no po­día ca­li­fi­car­se co­mo óp­ti­ma, se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas des­cri­tas por Ro­bert Mun­dell, que re­ci­bió el No­bel de Eco­no­mía en 1999, y fue re­bau­ti­za­do co­mo pa­dre del eu­ro.

Una vez más, hu­bo ga­la de mu­chos al ig­no­rar los cua­tro re­qui­si­tos de lo que se con­si­de­ra una área mo­ne­ta­ria óp­ti­ma. Un mer­ca­do la­bo­ral con de­re­chos re­co­no­ci­dos que fa­vo­rez­ca la mo­vi­li­dad de los tra­ba­ja­do­res y, por tan­to, la au­sen­cia de ba­rre­ras lin­güís­ti­cas. En se­gun­do lu­gar, li­ber­tad pa­ra los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal, fle­xi­bi­li­dad de pre­cios y la má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad sa­la­rial po­si­ble (en tiem­pos de ca­pi­ta­lis­mo me­nos in­ten­so la ri­gi­dez no­mi­nal de los sa­la­rios, su re­sis­ten­cia a ba­jar, fue una ley eco­nó­mi­ca). Des­pués, trans­fe­ren­cias fis­ca­les au­to­má­ti­cas de re­dis­tri­bu­ción ha­cia los paí­ses o re­gio­nes que su­fran cho­ques en tér­mi­nos de pa­ro o de com­pe­ti­ti­vi­dad. Con­di­ción pe­lia­gu­da pues­to que las re­gio­nes o paí­ses ri­cos no sue­len ser muy par­ti­da­rios de la so­li­da­ri­dad con los po­bres. Por úl­ti­mo y no me­nos im­por­tan­te, las dis­tin­tas re­gio­nes de­ben te­ner ci­clos eco­nó­mi­cos sin­cro­ni­za­dos. El peor ejem­plo ha si­do el cre­ci­mien­to ale­mán del 1,4% fren­te al es­pa­ñol del 3,5% en­tre 1998 y el 2008. An­te ca­sos así, una mis­ma po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria agra­va las di­ver­gen­cias. Con di­cha dis­pa­ri­dad, lo me­jor se­ría con­ser­var la so­be­ra­nía mo­ne­ta­ria (el Ban­co de Es­pa­ña hu­bie­ra si­do más res­tric­ti­vo que el BCE, la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria bas­tan­te me­nos acu­sa­da y que­da­ba en la re­cá­ma­ra una de­va­lua­ción pa­ra re­cu­pe­rar com­pe­ti­ti­vi­dad).

An­te las (es­ca­sas) crí­ti­cas du­ran­te el pro­ce­so de in­te­gra­ción mo­ne­ta­ria –la au­sen­cia de unión fis­cal y de una len­gua co­mún pa­ra un mer­ca­do la­bo­ral óp­ti­mo– Luis Ángel Ro­jo tu­vo la ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual de es­ta­ble­cer la pre­mi­sa de que el eu­ro era un pro­yec­to “po­lí­ti­co” y así lo re­co­no­ció Bo­yer Salvador, preo­cu­pa­do por­que la unión mo­ne­ta­ria agru­pa­se eco­no­mías con di­fe­ren­te pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad.

La lis­ta de cul­pa­bles es ex­ten­sa con erro­res de alumno sus­pen­di­do en Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca por no in­cor­po­rar el co­mer­cio ex­te­rior en los cin­co cri­te­rios de con­ver­gen­cia que, en­tre 1993 y 1997, fue­ron ca­si tan po­pu­la­res co­mo los pun­tos bá­si­cos, la pri­ma de ries­go y su pri­mo, el ti­po de in­te­rés. A los erro­res de di­se­ño hay que aña­dir la re­tahí­la de pi­fias en la ges­tión de la cri­sis que, co­mo re­cuer­da has­ta la ex­te­nua­ción Mar­tin Wolf, des­de el Fi­nan­cial Ti­mes, es mu­cho más una cri­sis de ba­lan­za de pa­gos que de deu­da so­be­ra­na (sal­vo en el ca­so de Gre­cia). La unión mo­ne­ta­ria es ma­yo­ri­ta­ria­men­te (61% de la po­bla­ción y 55% del PIB) de­fi­ci­ta­ria en sus re­la­cio­nes con el ex­te­rior. Fran­cia, Ita­lia, Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia, Es­lo­ve­nia, Es­lo­va­quia, Chi­pre y Mal­ta, con in­tere­ses co­mu­nes, han si­do in­ca­pa­ces de en­fren­tar­se al dik­tat prusiano del equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio “cues­te lo que cues­te” y a las sanciones se­mi­au­to­má­ti­cas en ma­nos de tec­nó­cra­tas aje­nos a la so­be­ra­nía po­pu­lar. Una “mons­truo­si­dad cons­ti­tu­cio­nal”, pa­ra Wolf. En eso es­ta­mos.

El 61% de la po­bla­ción de la zo­na per­te­ne­ce a paí­ses con dé­fi­cit ex­te­rior pe­ro la mi­no­ría ger­ma­nó­fi­la se im­po­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.