Éti­ca, es­té­ti­ca y eco­no­mía

La Druc­ker So­ciety bar­ce­lo­ne­sa de los Mar­cet, Ba­lot, Mar­ti­nell, So­là, Blasco, Pa­rra, Gui­tart o Ri­cart

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

La eco­no­mía real no con­sien­te uto­pías. Y, se­gún pa­re­ce, el tra­ba­jo asa­la­ria­do es una uto­pía del si­glo XX, que se di­lu­ye a co­mien­zos del si­glo XXI. Char­les Handy, el au­tor de Los nue­vos al­qui­mis­tas, ha es­cri­to que, a lo lar­go de es­ta cen­tu­ria, lle­ga­rá un mo­men­to en que na­die se­rá empleado de otro. El sa­bio de Put­ney Hill (así le lla­man a Handy sus alum­nos) exa­ge­ra una idea lan­za­da mu­cho an­tes por Pe­ter Druc­ker: “El tra­ba­jo se for­ma­li­za­rá por me­dio de alian­zas y acuer­dos pun­tua­les”. Hoy en día, am­bas pre­dic­cio­nes pa­re­cen acer­ta­das. La era del fin del con­tra­to ha co­men­za­do. Se im­po­ne por la vi­ru­len­cia de la cri­sis en el cam­po abo­na­do de las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les, en las que el po­der tra­di­cio­nal ca­du­ca fren­te a la cul­tu­ra de la per­sua­sión, mien­tras la jerarquía se con­vier­te en coo­pe­ra­ción.

Pa­ra ilus­trar es­te mis­mo ar­gu­men­to, Gui­do Stein, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de la Em­pre­sa, le anun­cia me­ta­fó­ri­ca­men­te al pre­si­den­te de una gran com­pa­ñía del Dow Jo­nes que ha de­ja­do de ser un pre­si­den­te pa­ra con­ver­tir­se en el an­ciano je­fe de una tri­bu Cherokee, cu­yos po­de­res ema­nan de la sa­bi­du­ría, la ca­pa­ci­dad y el lo­gro. Es una for­ma de de­cir que, en las nue­vas es­truc­tu­ras de la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to, la po­si­ción se mi­de por el ni- vel de res­pon­sa­bi­li­dad, no so­la­men­te por el po­der.

Stein re­crea a Druc­ker, el pro­fe­ta del ma­na­ge­ment mo­derno quien, ya en la mi­tad del si­glo pa­sa­do, lle­gó a una con­clu­sión si­mi­lar en su li­bro El con­cep­to de cor­po­ra­ción, na­ci­do de su ex­pe­rien­cia en Ge­ne­ral Mo­tors, don­de el economista vie­nés tra­ba­jó mien­tras im­par­tía cla­ses en el Ben­ning­ton Co­lle­ge. La De­troit que co­no­ció Druc­ker de­bió ser muy di­fe­ren­te a las ca­de­nas de mon­ta­je que han ins­pi­ra­do des­pués el li­bro de Je­remy Rif­kin

Druc­ker, na­ci­do en Vie­na, en­con­tró en Ge­ne­ral Mo­tors los ejem­plos pa­ra desa­rro­llar sus teo­rías La re­cién fun­da­da Druc­ker So­ciety de Bar­ce­lo­na es el ter­ce­ro de es­tos gru­pos de opi­nión en Eu­ro­pa

El fin del tra­ba­jo, base ar­gu­men­tal de la re­duc­ción de ho­ras de tra­ba­jo pro­vo­ca­da por la al­ta pro­duc­ti­vi­dad de las so­cie­da­des mo­der­nas. Rif­kin di­se­ñó el pre­tex­to de la re­duc­ción de jornada (la Fran­cia mio­pe de Mar­ti­ne Au- bry con­vir­tió las 35 ho­ras en ley) ins­ta­lan­do sus cálcu­los en la se­gu­ri­dad de un ci­clo al­cis­ta per­ma­nen­te. Pe­ro, los he­chos han con­ver­ti­do en ce­ni­za la teo­ría de Rif­kin, al tiem­po que sa­cra­li­zan los ar­gu­men­tos de la tri­bu de Druc­ker: me­nos se­gu­ri­dad, más crea­ti­vi­dad, cam­bio de pa­ra­dig­ma y, en cual­quier ca­so, más tra­ba­jo.

Re­cien­te­men­te, un gru­po de se­gui­do­res del economista y hu­ma­nis­ta vie­nés ha fun­da­do en Bar­ce­lo­na la ter­ce­ra Druc­ker So­ciety eu­ro­pea, cu­yo pre­si­den­te es el pro­fe­sor del IDEC (UPF) y con­sul­tor de in­no­va­ción Xa­vier Mar­cet, acom­pa­ña­do de un gru­po im­pul­sor en el que des­ta­can Car­los Ba­lot (Upc­net), Fran­cesc So­là (Fi­ra 2000), Car­me Mar­ti­nell (IDEC), Jor­di Blasco (Bu­fe­te Blasco Se­lla­rès), Joan Pa­rra (Lei­tat), Ig­na­si Gui­tart (Esade), Fran­cesc So­lé Pa­re­lla­da (UPC), Àn­gels In­gla (UPF) o Xa­vier Ri­cart (Cam­bra de Co­me­rç de Bar­ce­lo­na). Son teó­ri­cos de la coo­pe­ra­ción, ex­per­tos en ges­tión, de­fen­so­res de los nue­vos al­qui­mis­tas de Handy, pom­po­sa­men­te lla­ma­dos en­tre­pre­neurs, por la li­te­ra­tu­ra de ges­tión. Ellos es­tán de­trás de es­tos ciu­da­da­nos que, a par­tir de la na­da, crean, fun­dan, in­no­van y trans­for­man ideas en éxi­to.

Los em­pren­de­do­res rom­pen, des­tru­yen víncu­los y desa­cra­li­zan, co­mo en su día anun­cia­ron, an­ti­ci­pa­da­men­te, el fu­tu­ris­ta Al­vin Tof­fler o Jack Ni­lles, el pa­dre del te­le­tra­ba­jo. Su la­bo­ra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.