LA ES­TRA­TE­GIA CO­RREC­TA

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Co­mo es bien sa­bi­do, la eco­no­mía mun­dial se en­cuen­tra, ac­tual­men­te, an­te dos gran­des desafíos: el cam­bio tec­no­ló­gi­co y la glo­ba­li­za­ción. Pa­ra en­fren­tar­se a es­tos desafíos, los paí­ses más avan­za­dos desa­rro­llan po­lí­ti­cas de re­fuer­zo de la com­pe­ti­ti­vi­dad, que gi­ran al­re­de­dor de dos ejes prin­ci­pa­les: la in­no­va­ción y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción.

En pa­ra­le­lo, des­de ha­ce tiem­po asis­ti­mos a la apa­ri­ción de un nue­vo mo­de­lo in­dus­trial de ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, que se ma­ni­fies­ta en la di­fu­mi­na­ción de la fron­te­ra en­tre ac­ti­vi­dad ma­nu­fac­tu­re­ra y sec­tor ser­vi­cios. Es­to pro­vo­ca que los mo­de­los de ne­go­cio y las es­tra­te­gias que eran úti­les pa­ra com­pe­tir ha­ce unos años ya no lo sean tan­to en la ac­tua­li­dad. Por eso, la po­lí­ti­ca pú­bli­ca di­se­ña lí­neas de tra­ba­jo orien­ta­das a acom­pa­ñar a las em­pre­sas en es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca. En­tre es­tas lí­neas de tra­ba­jo ocu­pa un pa­pel des­ta­ca­do la po­lí­ti­ca de clús­te­res, en­ten­di­da co­mo aquel con­jun­to de ini­cia­ti­vas de po­lí­ti­ca in­dus­trial y em­pre­sa­rial di­ri­gi­das a me­jo­rar la efi­cien­cia com­pe­ti­ti­va de las em­pre­sas a tra­vés del re­plan­tea­mien­to de su es­tra­te­gia y su con­ti­nua adap­ta­ción a los desafíos del mer­ca­do glo­bal.

Ca­ta­lun­ya, jun­to a al­gu­nas zo­nas de Es­ta­dos Uni­dos y te­rri­to­rios eu­ro­peos co­mo Es­co­cia o el País Vas­co, fue pio­ne­ra en el di­se­ño y pues­ta en mar­cha de po­lí­ti­cas de re­fuer­zo de la com­pe­ti­ti­vi­dad ba­sa­das en la po­ten­cia­ción de los clús­te­res pre­sen­tes en su te­rri­to­rio. En 1993,

El ob­je­ti­vo de las po­lí­ti­cas de clús­te­res es me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas

ba­jo la di­rec­ción del en­ton­ces Con­se­ller d’in­dús­tria, An­to­ni Su­bi­rà, se em­pe­za­ron a uti­li­zar los clús­te­res pa­ra la pues­ta en mar­cha de po­lí­ti­cas ba­sa­das en la com­pren­sión de los desafíos es­tra­té­gi­cos de las em­pre­sas y en la eje­cu­ción de ac­tua­cio­nes ten­den­tes a adap­tar nues­tro te­ji­do in­dus­trial a las nue­vas ma­ne­ras de com­pe­tir.

Des­de en­ton­ces, se han rea­li­za­do más de cin­cuen­ta ini­cia­ti­vas en un ar­co que va des­de los sec­to­res más tra­di­cio­na­les, co­mo el tex­til, a los más in­ten- si­vos en co­no­ci­mien­to, co­mo la óp­ti­ca. En to­dos los ca­sos, la di­rec­ción ge­ne­ral de In­dus­tria de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya y ACC1Ó, or­ga­nis­mos res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca de clús­te­res des­de el prin­ci­pio, han acom­pa­ña­do a las em­pre­sas que han querido trans­for­mar com­pe­ti­ti­va­men­te sus mo­de­los de ne­go­cio. Y siem­pre lo han he­cho te­nien­do en cuen­ta uno de los prin­ci­pios cla­ves de Mi­chael Por­ter, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y uno de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos de es­ta lí­nea de tra­ba­jo: no hay sec­to­res buenos o ma­los, si-

No hay sec­to­res buenos o ma­los, sino es­tra­te­gias más o me­nos ade­cua­das en fun­ción del mo­men­to

no que en cual­quier ac­ti­vi­dad se pue­de ser com­pe­ti­ti­vo. To­do de­pen­de de si se sa­be adap­tar la es­tra­te­gia más ade­cua­da en ca­da mo­men­to.

UNA LÍ­NEA DE TRA­BA­JO BÁ­SI­CA

La po­lí­ti­ca de clús­te­res es una de las lí­neas bá­si­cas de la po­lí­ti­ca in­dus­trial y em­pre­sa­rial de un nú­me­ro ca­da vez más gran­de de paí­ses. Pe­ro es en Eu­ro­pa don­de úl­ti­ma­men­te se ha desa­rro­lla­do con más in­ten­si­dad, ya que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha cons­trui­do, des­de me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da, un mar­co fa­vo­ra­ble al desa­rro­llo de ini­cia­ti­vas de re­fuer­zo com­pe­ti­ti­vo ba­sa­das en es­ta reali­dad.

Ca­ta­lun­ya, si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes de la Unión Eu­ro­pea, ha adap­ta­do su po­lí­ti­ca de clús­te­res a las nue­vas reali­da­des eco­nó­mi­cas y tra­ba­ja, des­de ha­ce años, im­pul­san­do ini­cia­ti­vas de pro­mo­ción com­pe­ti­ti­va que agru­pen a las em­pre­sas te­nien­do en cuen­ta la reali­dad del mer­ca­do más que el sec­tor es­ta­dís­ti­co al que per­te­ne­cen.

El tra­ba­jo he­cho con la in­dus­tria del bie­nes­tar for­ma par­te de es­te nue­vo en­fo­que, jun­to con los pro­yec­tos desa­rro­lla­dos re­cien­te­men­te con em­pre­sas de pro­duc­tos in­fan­ti­les, del mun­do del de­por­te, del ne­go­cio ha­bi­tat o de la ali­men­ta­ción gour­met.

To­dos ellos ilus­tran una nue­va ma­ne­ra de pen­sar y ha­cer des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca que, fo­men­tan­do la in­no­va­ción y la fer­ti­li­za­ción cru­za­da, quie­re con­tri­buir al bie­nes­tar de nues­tra so­cie­dad acom­pa­ñan­do a las em­pre­sas en el ca­mino de la trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.