LAS CLA­VES DE LA RE­FOR­MA LA­BO­RAL

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La nue­va re­for­ma la­bo­ral, que se­rá la sép­ti­ma en 30 años, tie­ne que abor­dar los as­pec­tos cla­ve con los que na­die se ha atre­vi­do has­ta aho­ra. Un des­em­pleo del 22%, un pa­ro ju­ve­nil del 45% y unas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ce­ro pa­ra el 2012 exigen to­mar con ur­gen­cia me­di­das que va­yan di­ri­gi­das a con­se­guir dos ob­je­ti­vos: im­pul­sar el em­pleo y me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas, apo­ya­dos en la aus­te­ri­dad, el es­fuer­zo y la so­li­da­ri­dad de to­dos los ciu­da­da­nos.

Re­sul­ta evi­den­te que el mo­de­lo ac­tual ha fra­ca­sa­do de ma­ne­ra ro­tun­da. Prue­ba de ello es que el ín­di­ce de pa­ro al­can­za­do en Es­pa­ña es más del do­ble de la me­dia de los paí­ses que han su­fri­do una cri­sis eco­nó­mi­ca si­mi­lar a la nues­tra. Aun así, co­no­cien­do la reac­ción de los sin­di­ca­tos an­te la re­for­ma la­bo­ral del 2010, no es aven­tu­ra­do pen­sar que no se va a al­can­zar un acuer­do so­cial en los as­pec­tos cla­ve de la re­for­ma. Los sin­di­ca­tos van a es­pe­rar a que el Go­bierno le­gis­le pa­ra ma­ni­fes­tar su desacuer­do en la ca­lle. Su prio­ri­dad es de­fen­der, por en­ci­ma de to­do, los de­re­chos de los que man­tie­nen su em­pleo.

La re­for­ma, que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas pro­du­ci­rá re­sul­ta­dos a me­dio pla­zo, de­be­ría ve­nir acom­pa­ña­da de un plan de so­li­da­ri­dad que pro­duz­ca re­sul­ta­dos in­me­dia­tos y trans­mi­ta a la so­cie­dad un men­sa­je de es­pe­ran­za. En con­cre­to, se de­be­ría acor­dar un pac­to so­cial que su­pon­ga un in­cre­men­to sa­la­rial ce­ro en to­dos los con­ve­nios, una re­duc­ción de un 3% pa­ra suel­dos su­pe­rio­res a 120.000 eu­ros y la rein­ver­sión de un por­cen­ta­je im­por­tan­te de los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas.

Hay que ser so­li­da­rios y cohe­ren­tes a la ho­ra de arri­mar el hom­bro, en fun­ción de las po­si­bi­li­da­des de ca­da uno. Las em­pre­sas que cum­plan es­te acuer­do de­be­rían te­ner pre­fe­ren­cia pa­ra re­ci­bir ayu­das.

Los as­pec­tos que de­be­ría abor­dar una re­for­ma es­truc­tu­ral del mer­ca­do de tra­ba­jo son los si­guien­tes: con­tra­ta­ción / ex­tin­ción, ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, fle­xi­bi­li­dad y po­lí­ti­cas ac­ti­vas.

CON­TRA­TA­CIÓN / EX­TIN­CIÓN

Los ti­pos de con­tra­tos es­tán vin­cu­la­dos a una in­dem­ni­za­ción en el mo­men­to del des­pi­do. Por es­ta ra­zón, se pro­po­nen dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas pa­ra re­du­cir el cos­te de las in­dem­ni­za­cio­nes. Se pro­po­ne, por un la­do, es­ta­ble- cer un nue­vo con­tra­to con una in­dem­ni­za­ción por des­pi­do ob­je­ti­vo de 20 días por año de ser­vi­cio, con el to­pe de dos años y, por otro la­do, ex­ten­der a to­dos los con­tra­tos en vi­gor la in­dem­ni­za­ción del con­tra­to de fo­men­to de 33 días por año. De es­ta for­ma, nos si­tua­ría­mos en la me­dia eu­ro­pea, que os­ci­la en­tre 20 y 30 días.

El des­pi­do dis­ci­pli­na­rio se man­ten­dría en la si­tua­ción ac­tual. Pa­ra las em­pre­sas de me­nos de 50 tra­ba­ja­do­res, las in­dem­ni­za­cio­nes po­drían que­dar re­du­ci­das en un 50%, asu­mien­do Fo­ga­sa la di­fe­ren­cia, aunque fue­ra tem­po­ral­men­te.

CON­TRA­TOS DE FOR­MA­CIÓN

Si se tie­ne en cuen­ta el por­cen­ta­je de pa­ra­dos con me­nos de 30 años, se de­be­rían fa­vo­re­cer los

Se de­ben to­mar con ur­gen­cia me­di­das di­ri­gi­das a im­pul­sar el em­pleo y me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad La ac­tua­li­za­ción del mar­co nor­ma­ti­vo de los con­ve­nios co­lec­ti­vos exi­ge eli­mi­nar la ul­tra­ac­ti­vi­dad Hay que con­se­guir un ma­yor con­trol del cen­so de pa­ra­dos y ela­bo­rar pla­nes de for­ma­ción in­ten­si­vos

con­tra­tos de in­ser­ción, exi­mien­do a la em­pre­sa del 70% del cos­te de la Se­gu­ri­dad So­cial, sin mer­ma de de­re­chos del tra­ba­ja­dor. Se am­plia­ría su du­ra­ción a tres años, fi­jan­do un es­ca­la­do sa­la­rial que par­ta el pri­mer año del 75% del sa­la­rio mí­ni­mo y su­pon­ga un be­ne­fi­cio pa­ra la em­pre­sa que los con­vier­ta en fi­jos. Las gran­des em­pre­sas de­be­rían te­ner la obli­ga­ción de cu­brir un por­cen­ta­je de su plan­ti­lla con es­te ti­po de con­tra­tos. Al mis­mo tiem­po, la con­tra­ta­ción a tiem­po par­cial se de­be­ría fle­xi­bi­li­zar al má­xi­mo.

FLE­XI­BI­LI­DAD

Es­pa­ña ne­ce­si­ta ga­nar la pro­duc­ti­vi­dad per­di­da en la úl­ti­ma dé­ca­da a par­tir de un cre­ci­mien­to sano de los sa­la­rios, de una for­ma- ción de sus tra­ba­ja­do­res y de una fle­xi­bi­li­dad de jornada sin res­tric­cio­nes. Hay que fa­vo­re­cer la mo­vi­li­dad fun­cio­nal y geo­grá­fi­ca, la po­li­va­len­cia, re­la­cio­nar los in­cre­men­tos sa­la­ria­les con los re­sul­ta­dos de la em­pre­sa y con­ver­tir los ex­pe­dien­tes de sus­pen­sión de con­tra­tos en re­qui­si­to pre­vio, an­tes de plan­tear un ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción de em­pleo.

RE­DUC­CIÓN DE COS­TES

Re­duc­ción pro­gre­si­va de la cuo­ta ac­tual de la Se­gu­ri­dad So­cial has­ta igua­lar­la a la me­dia eu­ro­pea, a me­di­da que se fue­ra in­cre­men­tan­do el nú­me­ro de co­ti­zan­tes y sus cuen­tas vol­vie­ran a al­can­zar su­pe­rá­vit. Por otra par­te, se de­be­ría al­can­zar un gran acuer­do en­tre las mu­tuas, los ser­vi­cios mé­di­cos de la sanidad y las em­pre­sas, pa­ra con­tro­lar y re­cu­pe­rar las ho­ras per­di­das por el ab­sen­tis­mo.

NE­GO­CIA­CIÓN CO­LEC­TI­VA

El pro­ble­ma real de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, ade­más de dar prio­ri­dad a los con­ve­nios de em­pre­sa so­bre los de ám­bi­to su­pe­rior que es­tu­vie­ran vi­gen­tes, se cen­tra en có­mo ac­tuar en aque­llas py­mes que no tie­nen con­ve­nio pro­pio (e in­clu­so sin re­pre­sen­ta­ción le­gal de los tra­ba­ja­do­res) y es­tán aco­gi­das al con­ve­nio de sec­tor cuan­do, de­bi­do a su si­tua­ción eco­nó­mi­ca, no pue­den asu­mir los com­pro­mi­sos sa­la­ria­les. En es­tos ca­sos, se po­drían des­col­gar si jus­ti­fi­can su si­tua­ción y lo­gran un acuer­do con sus tra­ba­ja­do­res, ac­tuan­do la au­to­ri­dad la­bo­ral co­mo me­dia­dor y en su ca­so de ár­bi­tro, pa­ra evi­tar la ju­di­cia­li­za­ción de los con­flic­tos. Por otro la­do, la ac­tua­li­za­ción del mar­co nor­ma­ti­vo de los con­ve­nios y su adap­ta­ción a la reali­dad exi­ge eli­mi­nar de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va la ul­tra­ac­ti­vi­dad.

PO­LÍ­TI­CAS AC­TI­VAS DE EM­PLEO

Hay que con­se­guir un ma­yor con­trol del cen­so de pa­ra­dos y ela­bo­rar unos pla­nes de for­ma­ción in­ten­si­vos de lar­ga du­ra­ción, im­par­ti­dos por ins­ti­tu­cio­nes de pres­ti­gio, que fue­ran un re­qui­si­to pa­ra se­guir co­bran­do el des­em­pleo y plan­tear a un por­cen­ta­je de los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción, se­gún su es­pe­cia­li­dad, tra­ba­jos de uti­li­dad so­cial.

Es ho­ra de ha­blar con he­chos, aunque su­pon­ga afron­tar una con­tes­ta­ción por im­por­tan­te que sea, por­que la prio­ri­dad con­sis­te en aca­bar con la la­cra del des­em­pleo y re­cu­pe­rar la ac­ti­vi­dad de los au­tó­no­mos y de las py­mes, que son los que en de­fi­ni­ti­va cons­ti­tu­yen el en­tra­ma­do real de nues­tra eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.