LAS RE­BA­JAS DE S&P Y LOS BAN­COS AME­NA­ZAN LA ECO­NO­MÍA GLO­BAL

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Los mer­ca­dos no se han vis­to afec­ta­dos por las más que anun­cia­das re­ba­jas de la deu­da so­be­ra­na lle­va­das a ca­bo la se­ma­na pa­sa­da por Stan­dard & Poor’s (S&P). Du­ran­te me­ses, la cues­tión no ha si­do si iban a te­ner lu­gar, sino cuán­do. Co­mo era de es­pe­rar, S&P se ha­ce eco en su ar­gu­men­ta­ción de la opi­nión im­pe­ran­te: los go­bier­nos tie­nen una deu­da de­ma­sia­do gran­de y unos in­gre­sos que no son su­fi­cien­tes. Sin em­bar­go, esa es sólo una par­te de la his­to­ria. La agen­cia re­ba­jó la no­ta de Fran­cia y Aus­tria de AAA a AA+; Chi­pre, Ita­lia, Por­tu­gal y Es­pa­ña ba­ja­ron dos es­ca­lo­nes; Mal­ta, Es­lo­va­quia y Es­lo­ve­nia, uno. Por­tu­gal, Chi­pre, Ir­lan­da y Gre­cia que­dan en una si­tua­ción de bono ba­su­ra. Mien­tras que Ale­ma­nia con­ser­va la tri­ple A.

En nin­gún lu­gar de su de­cla­ra­ción so­bre la “cri­sis fi­nan­cie­ra y eco­nó­mi­ca glo­bal”, ex­pli­ca S&P que los go­bier­nos (in­clui­do el es­ta­dou­ni­den­se) su­fren las con­se­cuen­cias de su res­pal­do a unos gran­des ban­cos na­cio­na­les (e in­ter­na­cio­na­les, los es­ta­dou­ni­den­ses) en­tre­ga­dos a me­dia dé­ca­da de es­pe­cu­la­ción apa­lan­ca­da.

De he­cho, cuan­do hoy un país se ve re­ba­ja­do por una agen­cia de ca­li­fi­ca­ción, la cau­sa no es sólo la du­da so­bre su ca­pa­ci­dad de de­vo­lu­ción de la deu­da (la pu­bli­ci­ta­da ló­gi­ca de las agencias de ca­li­fi­ca­ción), sino la de­ci­sión de in­cre­men­tar­la con gran­des cos­tes pa­ra man­te­ner a flo­te su sis­te­ma ban­ca­rio. Son pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les que, a su vez, cau­san pro­ble­mas eco­nó­mi­cos glo­ba­les re­cu­rren­tes.

ES­TA­DOS UNI­DOS

El 5 de agos­to del 2011, S&P re­ba­jó la deu­da pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se de AAA a AA+, cua­tro días des­pués de que el Con­gre­so apro­ba­ra su­bir el lí­mi­te de la deu­da... pa­ra im­pe­dir una re­ba­ja. S&P, en su nue­vo pa­pel co­mo dic­ta­dor de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca mun­dial, afir­mó: “La for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas y las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses se han de­bi­li­ta­do en un mo­men­to de desafíos eco­nó­mi­cos y fis­ca­les”. En otras pa­la­bras, de­ma­sia­da deu­da, de­ma­sia­do po­cos in­gre­sos. De nue­vo, fal­ta­ba una par­te de la his­to­ria.

Se­gún el Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se, la prin­ci­pal ra­zón del au­men­to de la deu­da era el es­tan­ca­mien­to de la eco­no­mía, la au­sen­cia de su­fi­cien­tes in­gre­sos fis­ca­les pa­ra pa­gar los gas­tos. Aho­ra bien, co­mo en el ca­so de otros paí­ses, eso no era cier­to. Los in­gre­sos fis­ca­les ca­ye­ron 400.000 mi­llo­nes de dó­la­res y los gas­tos au­men­ta­ron 500.000 mi­llo­nes en­tre el 2008 y el 2009. Al año si­guien­te, los in­gre­sos per­ma­ne­cie­ron es­ta­bles y los gas­tos as­cen­die­ron a lo mis­mo. Sin em­bar­go, la deu­da del Te­so­ro cre­ció en ca­si cua­tro bi­llo­nes de dó­la­res.

¿Dón­de es­tá, pues, el di­ne­ro?

Las en­ti­da­des cen­tra­les aprue­ban res­ca­tes, mien­tras las agencias re­ba­jan ca­li­fi­ca­cio­nes pa­ra alen­tar­los

Al­re­de­dor de 1,6 bi­llo­nes es­tán en las cuen­tas de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) co­mo re­ser­vas ex­ce­den­ta­rias pues­tas ahí por los ban­cos, en tan­to que dis­tri­bui­do­res pa­ra la deu­da so­be­ra­na. Ca­si 1,5 bi­llo­nes de dó­la­res han ido a res­pal­dar fu­sio­nes, ga­ran­ti­zar ac­ti­vos, apun­ta­lar en­ti­da­des hi­po­te­ca­rias y com­prar bo­nos. De mo­do que el 75% de la deu­da ha ido a pa­rar a las ca­jas de aho­rros, una po­lí­ti­ca re­pe­ti­da en Eu­ro­pa.

IR­LAN­DA

El su­fri­mien­to del go­bierno ir­lan­dés em­pe­zó cuan­do ga­ran­ti­zó los bo­nos del An­glo Irish Bank en sep­tiem­bre del 2008. En ma­yo del 2010, Pa­trick Ho­nohan, di­rec­tor del Ban­co Cen­tral de Ir­lan­da, ase­gu­ró al mun­do que ten­dría “dos gran­des ban­cos arre­gla­dos a fi­na­les de año”. Con ese apo­yo, el go­bierno res­pal­dó a los ti­tu­la­res de bo­nos en nom­bre de los ban­cos. La eco­no­mía ir­lan­de­sa se de­te­rio­ró.

Seis me­ses más tar­de, na­die es­ta­ba dis­pues­to a pres­tar a los ban­cos ir­lan­de­ses. Las pro­me­sas de aus­te­ri­dad no al­te­ra­ron el he­cho de que los ban­cos ir­lan­de­ses eran in­ca­pa­ces de con­te­ner su de­rro­che. En no­viem­bre del 2010, los ban­cos pa­ga­ron 60.000 mi­llo­nes de eu­ros de bo­nos que ven­cían con prés­ta­mos de emer­gen­cia del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), co­mo par­te de un res­ca­te ma­yor.

El BCE se con­vir­tió en la co­lum­na ver­te­bral del sis­te­ma de ga­ran­tías ban­ca­rias ir­lan­dés, en­tre cu­yos miem­bros se con­ta­ban las gran­des en­ti­da­des fi­nan­cie­ras del país: Bank of Ire­land, Allied Irish Bank, An­glo Irish Bank Cor­po­ra­tion Li­mi­ted y Irish Na­tion­wi­de Buil­ding So­ciety.

El BCE con­si­de­ró que el res­ca­te ha­bía si­do un éxi­to. Sin em­bar­go, en el ve­rano del 2011, Ir­lan­da vio re­ba­ja­da su no­ta has­ta un es­ca­lón por en­ci­ma del bono ba­su­ra, y las fa­mi­lias (y los in­ver­so­res ex­tran­je­ros) se apre­su­ra­ron a re­ti­rar el di­ne­ro de los ban­cos, con lo que se de­bi­li­tó aún más la base de fi­nan­cia­ción de las en­ti­da­des.

El go­bierno ir­lan­dés de­be aho­ra 110.000 mi­llo­nes de eu­ros a los ban­cos, el Or­ga­nis­mo Na­cio­nal de Ges­tión de Ac­ti­vos (NAMA, en sus si­glas in­gle­sas; el ban­co ma­lo), la Unión Eu­ro­pea (UE), el BCE y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), y no tie­ne for­ma de de­vol­ver­los.

ES­PA­ÑA

Se­gún un re­cien­te ar­tícu­lo de Bu­si­ness Week, los ban­cos es­pa­ño­les po­seen 30.000 mi­llo­nes de eu­ros de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios ca­li­fi­ca­dos de “in­ven­di­bles”. Co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, don­de los ban­cos más pe­que­ños fue­ron los más per­ju­di­ca­dos, tam­bién en Es­pa­ña lo han si­do los de ta­ma­ño pe­que­ño y me­dio. Ade­más, hay prés­ta­mos in­mo­bi­lia­rios por va­lor de 308.000 mi­llo­nes de eu­ros, la mi­tad de los cua­les son pro­ble­má­ti­cos. Los pre­cios de las vi­vien­das han caí­do un 28% des­de el má­xi­mo al­can­za­do en abril del 2007, y en al­gu­nas pro­vin­cias el va­lor del sue­lo se ha des­plo­ma­do has­ta un 74%.

Pre­sa de la de­ses­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, los ciu­da­da­nos eli­gie­ron a fi­na­les del 2011 co­mo pre­si­den­te del Go­bierno al con­ser­va­dor Ma­riano Ra­joy, que ha pro­me­ti­do con­du­cir al país a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca in­vo­can­do me­di­das de aus­te­ri­dad a cam­bio del apo­yo a los prin­ci­pa­les ban­cos es­pa­ño­les.

Mien­tras tan­to, los seis ma­yo­res ban­cos se han ad­ju­di­ca­do pi­sos y so­la­res por va­lor de 23.000 mi­llo­nes de eu­ros, tras ha­ber apro­vi­sio­na­do 105.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra amor­ti­za­cio­nes de prés­ta­mos in­co­bra­bles, y se es­pe­ra que ne­ce­si­ten do­tar­se de 60.000 mi­llo­nes más. El te­lón de fon­do es una ta­sa de des­em­pleo del 23%, que tri­pli­ca el 7,9% de ma­yo del 2009. Las transac­cio­nes in­mo­bi­lia­rias si­guen ca­yen­do. Las eje­cu­cio­nes no de­jan de au­men­tar. No de­ja de am­pliar­se la di­fe­ren­cia en­tre el pre­cio al que los ban­cos quie­ren ven­der la pro­pie­dad eje­cu­ta­da o pro­ble­má­ti­ca y el que los in­ver­so­res es­tán dis­pues­tos a pa­gar; ello obli­ga a los ban­cos de pe­que­ño y me­diano ta­ma­ño a en­fren­tar­se a pér­di­das ma­yo­res de las pre­vis­tas, con la con­si­guien­te des­apa­ri­ción de li­qui­dez pa­ra el uso local.

GRE­CIA

Un in­for­me del Ban­co Na­cio­nal de Gre­cia (BNG) cal­cu­ló en el 2010 que los cré­di­tos a em­pre­sas y fa­mi­lias se­gui­rían ba­jos de­bi­do a “la pre­sión a la ba­ja ejer­ci­da so­bre los in­gre­sos fa­mi­lia­res dis­po­ni­bles y la ren­ta­bi­li­dad de las

STAN HON­DA / AFP

La se­de cen­tral de Stan­dard & Poor's en el dis­tri­to fi­nan­cie­ro de Nue­va York

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.