Fle­xi­se­gu­ri­dad la­bo­ral

Una re­ce­ta efi­caz pe­ro di­fí­cil de apli­car en Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Glo­ria Mo­reno

En es­tos tiem­pos de re­cor­tes y pa­ro ge­ne­ra­li­za­do, la teo­ría de la fle­xi­se­gu­ri­dad da­ne­sa vuel­ve a es­tar de mo­da. Se tra­ta del mo­de­lo la­bo­ral con el que en los años no­ven­ta es­te pe­que­ño país es­can­di­na­vo lo­gró re­du­cir drás­ti­ca­men­te su en­ton­ces ele­va­da ta­sa de pa­ro, que ha man­te­ni­do has­ta hoy en los ni­ve­les más ba­jos de Eu­ro­pa. In­clu­so en me­dio de la pro­fun­da cri­sis que atra­vie­sa el con­ti­nen­te, Di­na­mar­ca pre­sen­ta aho­ra mis­mo un des­em­pleo del 7,8%, que a pe­sar de do­blar la ta­sa an­te­rior a la cri­sis, si­gue por de­ba­jo de la me­dia de la UE.

La exi­to­sa re­ce­ta da­ne­sa con­sis­te en com­bi­nar la fle­xi­bi­li­dad pro­pia de las eco­no­mías más li­be­ra­les, co­mo es la fa­ci­li­dad del em­pre­sa­rio pa­ra con­tra­tar y des­pe­dir, con la ge­ne­ro­sa po­lí­ti­ca de pro­tec­ción so­cial tí­pi­ca­men­te es­can­di­na­va. A ello se su­ma un efi­caz sis­te­ma pú­bli­co de for­ma­ción con­ti­nua y re­co­lo­ca­ción, ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra que el en­te­ro sis­te­ma fun­cio­ne. No por na­da, los es­tu­dio­sos han bau­ti­za­do es­te mo­de­lo co­mo el trián­gu­lo de oro, in­sis­tien­do en la im­por­tan­cia que tie­nen ca­da uno de sus tres pi­la­res pa­ra que los re­sul­ta­dos per­du­ren. La prue­ba del éxi­to es­tá en que, ade­más de re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ta­sa de pa­ro, que pa­só del 13% a prin­ci­pios de los no­ven­ta a me­nos del 4% a co­mien­zos de los 2000, la apli­ca­ción de to­das es­tas me­di­das ha he­cho que Di­na­mar­ca cuen­te hoy con uno de los mer­ca­dos la­bo­ra­les más di­ná­mi­cos y com­pe­ti­ti­vos del mun­do.

Una de las ven­ta­jas más des­ta­ca­das es el ba­jo cos­te que con­lle­va la crea­ción de em­pleo. La ma­yor par­te de los con­tra­tos son indefinidos y los sa­la­rios fi­gu­ran en­tre los más al­tos de Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, pa­ra des­pe­dir, el em­pre­sa­rio no tie­ne que pa­gar nin­gún ti­po de in­dem­ni­za­ción, sino que sólo tie­ne que avi­sar al empleado con tres me­ses de an­te­la­ción. Un des­pi­do ba­ra­to ha­ce que las em­pre­sas no ten­gan mie­do a con­tra­tar y di­na­mi­za la eco­no­mía, al crear o des­truir em­pleo allí don­de ver­da­de­ra­men­te se ne­ce­si­ta. Eso sí, una vez en la ca­lle, el afec­ta­do re­ci­be una sus­tan­cio­sa pres­ta­ción de des­em­pleo que pue­de pro­lon­gar has­ta un má­xi­mo de dos años (eran cua­tro, an­tes de la cri­sis) en ca­so de no en­con­trar un nue­vo tra­ba­jo.

Es aquí don­de en­tra en jue­go el ter­cer pi­lar: pa­ra pro­mo­ver la rápida re­in­ser­ción la­bo­ral y com­ba­tir el pa­ro de lar­ga du­ra­ción, el Es­ta­do in­vier­te fuer­te­men­te en po­lí­ti­cas de for­ma­ción y ac­ti­va­ción, que al mis­mo tiem­po es­tán vin­cu­la­das a la pres­ta­ción de des­em­pleo. De he­cho, los des­em­plea­dos que re­cha­zan in­jus­ti­fi­ca­da­men­te más de dos ofer­tas en un año pier­den el de­re­cho a per­ci­bir el pa­ro. Es­to ha­ce que en Di­na­mar­ca, dos ter­cios del to­tal de

Una de las ven­ta­jas más des­ta­ca­das del sis­te­ma es el ba­jo cos­te que con­lle­va la crea­ción de em­pleo

de­socu­pa­dos en­cuen­tren un nue­vo tra­ba­jo sólo tres me­ses des­pués de ha­ber per­di­do el an­te­rior, mien­tras que el ín­di­ce de pa­ro de lar­ga du­ra­ción se re­du­ce has­ta al 2%.

“Pe­ro a pe­sar de que en el con­tex­to europeo ac­tual to­dos es­tos nú­me­ros pin­tan bien, lo cier­to es que en Di­na­mar­ca es­ta­mos preo­cu­pa­dos, pues la ta­sa to­tal de pa­ro (7,8%) se ha do­bla­do res­pec­to a los años an­te­rio­res a la cri­sis”, ma­ti­za Sig­ne Han­sen, eco­no­mis- ta del Con­se­jo Eco­nó­mi­co del Mo­vi­mien­to La­bo­ris­ta da­nés. Es­te think tank pro­nos­ti­ca pa­ra el 2012 un ul­te­rior au­men­to del des­em­pleo, que en el 2013 de­be­ría em­pe­zar a ba­jar. El ba­jo ni­vel de deu­da pú­bli­ca y la bue­na ges­tión de las fi­nan­zas por par­te del Es­ta­do ha­cen que Di­na­mar­ca no vea ame­na­za­da su tri­ple A. El ni­vel de las ex­por­ta­cio­nes tam­bién se man­tie­ne al­to. Sin em­bar­go, se­gún Han­sen, lo que es­tá fre­nan­do la crea­ción de em­pleo es la caí­da del con­su­mo in­terno y las in­ver­sio­nes, en gran par­te de­bi­do al re­ven­tón de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, que en es­tos úl­ti­mos años ha dis­pa­ra­do la deu­da pri­va­da.

Con to­do, los pro­ble­mas de Di­na­mar­ca si­guen sien­do pe­que­ños si se com­pa­ran con los que pre­sen­ta Es­pa­ña, cu­yo ín­di­ce de pa­ro su­pera ya el 21%, el ma­yor de la Unión Eu­ro­pea. En es­te con­tex­to, la fle­xi­se­gu­ri­dad da­ne­sa pue­de ser­vir de ins­pi­ra­ción pe­ro di­fí­cil­men­te se po­drá apli­car en su ver­sión ge­nui­na. “No hay que ol­vi­dar que el mo­de­lo da­nés es fru­to de un lar­go pro­ce­so his­tó­ri­co de pro­tec­ción so­cial”, ex­pli­ca Ós­car Gar­cía Agus­tín, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Cul­tu­ra y Es­tu­dios Glo­ba­les de la Uni­ver­si­dad de Aalborg. “En el con­tex­to es­pa­ñol ac­tual, en cam­bio, es di­fí­cil que se pue­da avan­zar en fle­xi­se­gu­ri­dad cuan­do sólo la fle­xi­bi­li­dad es una prio­ri­dad y las po­lí­ti­cas so­cia­les que­dan re­le­ga­das a un se­gun­do plano”.

MADS NISSEN / EFE

La pri­me­ra mi­nis­tra da­ne­sa, He­lle Thor­ning-sch­midt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.