El aje­dre­cis­ta de Mael­tzel

El ‘gap’ in­dus­trial ca­ta­lán: Ca­sa­ne­lles, Ma­jó, Bar­ce­ló, Amat, Pear­son, Montañés, Va­llès, Car­ce­ller, Boa­da, Valls, Or­tí­nez, Ber­trand, Tu­bau, Fe­rra­ter o Munt

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

a des­apa­ri­ción del in­ge­nie­ro Pear­son a bor­do del Lu­si­ta­nia en 1915, cuan­do su bar­co fue tor­pe­dea­do por un sub­ma­rino ale­mán, cer­ti­fi­có que las obras per­ma­ne­cen más allá de sus crea­do­res. Pe­ro, por pri­me­ra vez en más de un si­glo, es­te prin­ci­pio (ba­sa­do en que el pro­gre­so es irre­ver­si­ble) se tam­ba­lea, por­que un país co­mo Ca­ta­lun­ya, re­co­no­ci­do lí­der en cien­cia, en cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y en es­cue­las de ne­go­cio pun­te­ras, lle­va so­bre sus es­pal­das la pe­sa­da mo­chi­la de me­dio mi­llón de pa­ra­dos.

En es­tas mis­mas pá­gi­nas, Mi­quel Bar­ce­ló, di­rec­tor de la Fun­da­ció Btec, re­cor­dó no ha­ce mu­cho que Pear­son y su ami­go Car­los Montañés fun­da­ron la Bar­ce­lo­na Trac­tion (La Ca­na­dien­se), cons­tru­ye­ron el Tú­nel del Ti­bi­da­bo, le­van­ta­ron La Flo­res­ta y ad­qui­rie­ron Fe­rro­ca­rrils de Ca­ta­lun­ya o el Tran­vía; to­do en los años en que la pro­duc­ción en ma­sa ro­bo­ti­za­ba las ca­de­nas de mon­ta­je, pa­ro­dia­das por Cha­plin en Tiem­pos mo­der­nos y exa­cer­ba­das por Fritz Lang en Me­tró­po­lis.

La ener­gía y la au­to­ma­ti­za­ción ha­bían lle­ga­do co­gi­das de la mano. La pri­me­ra era la con­di­ción si­ne qua non pa­ra la in­dus­tria­li­za­ción, mien­tras que la ro­bó­ti­ca re­pre­sen­ta­ba la es­pe­ran­za de un sal­to in­dis­pen­sa­ble, a pe­sar de que vi­vió, y vi­ve to­da­vía, ba­jo sos­pe­cha y en­vuel­ta en un ha­lo de mis­te­rio. ¿Al­guien sa­be en qué mo­men­to de la compu­tación nos en­con­tra­mos? ¿El úl­ti­mo ju­gue­te in­for­má­ti­co nos fa­ci­li­ta la vi­da o nos la ha­ce más com­ple­ja? ¿Cuán­to nos fal­ta pa-

Lra al­can­zar la lla­ma­da in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial? Pa­ra el ma­te­má­ti­co Alan Tu­ring no ha­bía nin­gu­na du­da de que las má­qui­nas po­dían pen­sar. Mi­dió es­ta ca­pa­ci­dad con un for­mu­la­rio de pre­gun­tas (Tu­ring test) en el que el or­de­na­dor su­pera el exa­men cuan­do sus res­pues­tas le dan a en­ten­der a su in­ter­lo­cu­tor hu­mano que es­tá ha­blan­do con otra per­so­na; o no lo su­pera, co­mo ocu­rre en la pe­lí­cu­la Bla­de run­ner de Rid­ley Scott, don­de el mis­mo test se uti­li­za pa­ra des­cu­brir y eli­mi­nar a un re­pli­can­te de la Ty­rell Cor­po­ra­tion.

An­tes de las má­qui­nas fue­ron los nú­me­ros. Es­te prin­ci­pio se ges­tó en el cua­derno de no­tas de un ado­les­cen­te ale­mán del seis­cien­tos, lla­ma­do Wil­helm Leib­niz, in­ven­tor del sis­te­ma bi­na­rio, fuen­te de la tec­no­lo­gía di­gi­tal y, por lo tan­to, génesis de la in­for­má­ti­ca y la ro­bó­ti­ca. Pe­ro el sue­ño del pri­mer ro­bot se es­fu­mó es­tan­do a pun­to de ca­ra­me­lo. Fue cuan­do el ba­rón hún­ga­ro Wolf­gang von Kem­pe­len asom­bró al mun­do con su Aje­dre­cis­ta de Mael­zel, un au­tó­ma­ta sen­ta­do fren­te a un gran ta­ble­ro de ajedrez ca­paz de ga­nar a los me­jo­res, que al fi­nal re­sul­tó ser un im­pos­tor. Des­pués de es­ta ma­la ex­pe­rien­cia, qui­zá pa­ra cu­rar­se en sa­lud (de­so­yen­do al Wells de La má­qui­na del tiem­po y a Ju­lio Ver­ne), el cálcu­lo bus­có sus raí­ces mi­le­na­rias, co­mo ex­pli­ca la ex­po­si­ción El enig­ma del or­de­na­dor.

Di­cha ex­po­si­ción –co­mi­sa­ria­da por los in­ge­nie­ros Joan Munt, Joan Tu­bau y Jor­di Va­llès– se­rá inau­gu­ra­da por el con­se­ller de Cul­tu­ra, Fe­rran Mas­ca­rell, el día 24 de enero en el Mu­seu de la Cièn­cia i de la Tèc­ni­ca de Ca­ta­lun­ya (MNAC-

Economista e his­to­ria­dor y fir­me de­fen­sor de la cul­tu­ra co­mo sec­tor in­dus­trial, el con­se­ller de Cul­tu­ra de la Ge­ne­ra­li­tat ejer­ce una gran con­tri­bu­ción a las in­fraes­truc­tu­ras cul­tu­ra­les del país

Pre­si­den­te de Sch­nei­der Es­pa­ña y vi­ce­pre­si­den­te de la mis­ma em­pre­sa pa­ra Eu­ro­pa, Me­dio Orien­te, Es­te, Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca. Per­te­ne­ce al co­mi­té de di­rec­ción del gru­po fran­cés

El ex rec­tor de la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Ca­ta­lun­ya y de la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya (de la que fue fun­da­dor) es ca­te­drá­ti­co emé­ri­to ho­no­rí­fi­co de Au­to­má­ti­ca de la Po­li­tèc­ni­ca

Pro­fe­sor de la Es­cue­la de In­ge­nie­ros, cá­te­dra­ti­co de Ar­qui­tec­tu­ra y Tec­no­lo­gía de Compu­tado­res de la UPC. Es es­pe­cia­lis­ta en ro­bó­ti­ca sub­ma­ri­na y qui­rúr­gi­ca, y pro­fe­sor del MIT (EE.UU.) TEC), di­ri­gi­do por Eu­se­bi Ca­sa­ne­lles Raho­la. En es­ta mues­tra, la his­to­ria de los ordenadores, des­de su génesis has­ta la ac­tual eclo­sión tec­no­ló­gi­ca, tie­ne la for­ma de re­co­rri­do vi­sual con 150 apa­ra­tos in­for­má­ti­cos e ins­tru­men­tos ma­te­má­ti­cos, jun­to a 400 ordenadores y dos cen­te­na­res de mi­cro­pro­ce­sa­do­res, que to­ta­li­zan la co­lec­ción más im­por­tan­te de Eu­ro­pa.

La ex­po­si­ción, que ha exi­gi­do cua­tro años de in­ves­ti­ga­ción, se man­ten­drá du­ran­te dos años. A es­te em­pe­ño han co­la­bo­ra­do em­pre­sas co­mo Te­le­sin­cro –fun­da­da por el ex mi­nis­tro de In­dus­tria Joan Ma­jó–, la ex­pe­rien­cia de Ga­briel Fe­rra­té –ex rec­tor de la UPC y de la UOC, que en los 7’0 pu­so en pie la ex­pe­rien­cia efí­me­ra de la em­pre­sa En­cla­va­mien­tos y Se­ña­les–, y va­rias mul­ti­na­cio­na­les co­mo En­de­sa, Nestlé, Sch­nei­der Elec­tric o Ren­fe.

El mie­do al fu­tu­ro, sim­bo­li­za­do por el Aje­dre­cis­ta de Mael­zel, na­ció del te­mor a lo des­co­no­ci­do, una sen­sa­ción pa­re­ci­da a la que in­va­de ac­tual­men­te al ciu­da­dano su­mi­do en el pá­ni­co cer­val que produce la de­pre­sión eco­nó­mi­ca. Pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, el fu­tu­ro no tie­ne des­cuen­to; su pre­cio no se mi­de en di­ne­ro, su pre­cio se lla­ma in­no­va­ción. A cri­te­rio de los ex­per­tos, la quie­bra de­fi­ni­ti­va de un con­sen­so ba­sa­do en la in­dus­tria tra­di­cio­nal y en el va­lor in­mu­ta­ble de los bie­nes raí­ces, abre de par en par las puer­tas del cam­bio. En to­do ca­so, hay que ac­tuar co­mo po­ne so­bre el ta­pe­te el do­cu­men­to Ma­ni­fies­to por una ta­lu­ña in­no­va­do­ra (pu­bli­ca­do en el 2010), por un gru­po de tec­nó­lo­gos en­tre los que cuen­tan Vi­ce­nç Aguilera, Jor­di Al­vin­yà, En­ric

JO­SEP AMAT.

GA­BRIEL FE­RRA­TÉ.

JU­LIO RO­DRÍ­GUEZ.

FE­RRAN MAS­CA­RELL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.