Da­vos no se cree las bue­nas no­ti­cias de la eu­ro­zo­na

Mi­nis­tros y co­mi­sa­rios eu­ro­peos tra­tan de ven­der op­ti­mis­mo, en ba­se al pac­to fis­cal y a la ac­tua­ción del BCE, an­te los agen­tes más po­de­ro­sos del mun­do con muy po­co éxi­to

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Un des­fi­le de lí­de­res eu­ro­peos –des­de Wolf­gang Schäu­ble a Luis de Guin­dos, de Ma­rio Drag­hi a Olli Rehn, de Joa­quín Al­mu­nia a An­ge­la Mer­kel– se em­plea­ron a fon­do en Da­vos, el vier­nes pa­sa­do, pa­ra trans­mi­tir un men­sa­je op­ti­mis­ta an­te uno de los pú­bli­cos mas in­flu­yen­tes del mun­do, los 2.600 con­se­je­ros de­le­ga­dos, fi­nan­cie­ros, y em­pren­de­do­res crea­ti­vos del foro eco­nó­mi­co mun­dial.

El men­sa­je: que ya son ca­si dos me­ses de tran­qui­li­dad en el mer­ca­do de bo­nos. Las pri­mas de ries­go so­bre la deu­da ita­lia­na y es­pa­ño­la han ba­ja­do has­ta el 50%, en el ca­so del bono a cin­co años ita­liano. Y hay mo­ti­vos pa­ra pen­sar que ja­más vol­ve­rá el mie­do es­cé­ni­co que im­pul­só los ti­pos ita­lia­nos por en­ci­ma del 7% y los es­pa­ño­les por en­ci­ma del 6%. Las bol­sas eu­ro­peas se han re­cu­pe­ra­do en al­gu­na me­di­da y el euro vuel­ve a co­ti­zar por en­ci­ma de 1,30. Pue­de ser que ha­ya luz al fi­nal del tú­nel.

Al inicio del foro de Da­vos, todos atri­bu­ye­ron la re­la­ja­ción de ten­sio­nes en el mer­ca­do de bo­nos ita­lia­nos y es­pa­ño­les a la ope­ra­ción de li­qui­dez –me­dio bi­llón de dó­la­res– rea­li­za­da por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) el pa- sa­do mes de di­ciem­bre. Por tan­to, ha­bía mu­chos in­te­rro­gan­tes res­pec­to a cuán­to du­ra­ría. Pe­ro los lí­de­res eu­ro­peos qui­sie­ron trans­mi­tir otro men­sa­je. “No es el BCE, sino el pac­to fis­cal”, di­jo Luis de Guin­dos, el mi­nis­tro de Economía es­pa­ñol, en re­fe­ren­cia al nue­vo acuer­do so­bre un con­jun­to de nor­mas y san­cio­nes que obli­ga­rán a al­gu­nos paí­ses a man­te­ner su dé­fi­cit es­truc­tu­ral pró­xi­mo a ce­ro.

Joa­quín Al­mu­nia, por su par­te, plan­teó que los mer­ca­dos es­tán reac­cio­na­do ya a un in­mi­nen­te acuer­do so­bre la re­es­truc­tu­ra­ción or­de­na­da y “vo­lun­ta­ria” de la deu­da grie­ga, tras las cris­pa­das ne­go­cia­cio­nes en­tre los in­ver­so­res pri­va­dos y los acree­do­res ofi­cia­les (la Unión Eu­ro­pea, el Ban- co Cen­tral Eu­ro­peo y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal).

Has­ta ha­bía in­di­cios de que los in­ver­so­res en bo­nos ya em­pie­zan a preo­cu­par­se de lo que per­de­rían si de verdad es­to es un pun­to de in­fle­xión. Muy bue­na se­ñal pa­ra España e Ita­lia. Mi­chael Rid­dell, de M&G In­vest­memnts, re­su­mió el di­le­ma de mu­chos in­ver­so­res en deu­da eu­ro­pea: la ope­ra­ción del BCE “no re­suel­ve los pro­ble­mas de fon­do, pe­ro si Eu­ro­pa ya no se en­cuen­tra en una es­pi­ral ba­jis­ta... in­clu­so yo he com­pra­do deu­da ita­lia­na”. El ges­tor de hed­ge funds John Paul­son afir­ma que la zo­na euro pue­de ser una bom­ba, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad. In­clu­so Mar­tin Wolf, in­flu­yen­te co­lum­nis­ta del Fi­nan­cial Ti­mes e in­vi­ta­do ha­bi- tual de Da­vos que ha ad­ver­ti­do re­pe­ti­da­men­te so­bre el pe­li­gro del co­lap­so de la zo­na euro, se mues­tra más op­ti­mis­ta y cree que el nú­cleo eu­ro­peo es­tá dis­pues­to a “in­yec­tar mor­fi­na” al pa­cien­te has­ta que me­jo­re.

¿Pue­de ser que una ope­ra­ción de emer­gen­cia del BCE des­ti­na­da a pre­ve­nir la con­ge­la­ción del sis­te­ma ban­ca­rio ha­ya con­ver­ti­do un circu­lo vi­cio­so en vir­tuo­so? Era la pregunta que es­ti­mu­la­ba las neu­ro­nas de los me­jo­res ce­re­bros de la cum­bre glo­bal en sen­das se­sio­nes de brains­tor­ming (tor­men­tas de ideas) en los rús­ti­cos ho­te­les de Da­vos.

Pe­ro los me­jo­res ce­re­bros eco­nó­mi­cos con­sul­ta­dos por Di­ne­ro res­pon­die­ron con una con­tun­den­te ne­ga­ti­va. Se­gún eco­no­mis-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.