La an­sie­dad co­mo un he­cho glo­bal

La de­ri­va eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca con­di­cio­nan la agen­da de la ci­ta anual en las cum­bres al­pi­nas; hoy, el eje es­tá en la cri­sis eu­ro­pea

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Tho­mas Mann ha­bló de Da­vos, en los Al­pes sui­zos. Lo hi­zo en 1924, cuan­do pu­bli­có La mon­ta­ña má­gi­ca. Es­cri­bió acer­ca de un sa­na­to­rio que aten­día a personajes va­rio­pin­tos, he­ri­dos fí­si­ca y es­pi­ri­tual­men­te. Y de un an­ti­hé­roe, Hans Cas­torp, per­di­do en un es­ce­na­rio ape­nas ac­ce­si­ble en tren, blan­co y re­mo­to, y de­fi­ni­ti­va­men­te enamo­ra­do de una da­ma mis­te­rio­sa, Clau­dia Chau­chat. Mann tam­bién nos con­tó que aque­llos en­fer­mos ja­más sa­na­ban...

Más allá de las 700 pá­gi­nas que ocu­pa es­te re­la­to, no se vol­vió a ha­blar de Da­vos has­ta 1971. Pa­ra en­ton­ces, el sa­na­to­rio era ya un ho­tel y la gue­rra fría en­vol­vía el mun­do: Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal le da­ba la es­pal­da a sus ve­ci­nos del Es­te y se vol­vía ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. Era una pos­tu­ra for­za­da, de he­cho, por­que ya en­ton­ces co­bra­ba for­ma un nue­vo con­cep­to: la glo­ba­li­za­ción co­mo fe­nó­meno aglu­ti­na­dor, la uni­fi­ca­ción de eco­no­mías, so­cie­da­des y culturas, vía li­bre a las mul­ti­na­cio­na­les, a la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les, a la so­cie­dad de con­su­mo.

Ya en aque­llos tiem­pos, Klaus Sch­wab, profesor de Po­lí­ti­ca Em­pre­sa­rial en la Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra, cap­ta­ba el men­sa­je. Así que re­clu­tó a cer­ca de

Op­ti­mis­mo, cam­bio cli­má­ti­co, eco­no­mías emer­gen­tes; en sus 41 años de his­to­ria, el foro ha tra­ta­do múl­ti­ples con­cep­tos

450 eje­cu­ti­vos oc­ci­den­ta­les y se los lle­vó mon­ta­ña arri­ba, al Cen­tro de Con­gre­sos de Da­vos. Es evi­den­te que el pro­yec­to cun­dió. Tres años más tar­de, im­por­tan­tes lí­de­res po­lí­ti­cos se au­pa­ban a la mon­ta­ña má­gi­ca. Hoy, el es­ce­na­rio go­za de un pe­so es­pe­cí­fi­co in­cues­tio­na­ble.

Aho­ra hay que abo­nar al­re­de­dor de 17.000 eu­ros pa­ra col­gar­se una acre­di­ta­ción al cue­llo, su­pe­rar los ce­lo­sos con­tro­les de se­gu­ri­dad de la po­li­cía sui­za, re­co­rrer los pa­si­llos del Cen­tro de Con­gre­sos y to­mar no­tas en cual­quie­ra de los 300 de­ba­tes de la ci­ta. Lo ha­cen más de 2.000 em­pre­sa­rios, y así, en­tre ca­fés, cóc­te­les y ca­na­pés, se des­pa­cha to­da suer­te de asun­tos. Que si mi­llo­nes de ni­ños si­guen tra­ba­jan­do por unos po­cos cén­ti­mos a la ho­ra. Que si la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial ape­nas dis­po­ne de elec­tri­ci­dad. Que si las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras son pas­to de las deu­das, y esas deu­das re­dun­dan en par­ti­cu­la­res e in­ver­so­res, pri­va­dos de prés­ta­mos, ayu­das, gri­fos.

Ya se ve, los con­cep­tos son múl­ti­ples, y todos ellos de gran va­lor: jus­ti­fi­ca­rían una cum­bre por sí so­los.

Pe­ro, cla­ro, me­jor no dis­per­sar­se. De ma­ne­ra que un hi­lo con­duc­tor es­ta­ble­ce un ne­xo en­tre los tiem­pos de aquel vo­lun­ta­rio­so Sch­wab y las cui­tas del pre­sen­te: las de­ri­vas eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y so­cia­les de­ter­mi­nan las agen­das del foro. Y to­da suer­te de áni­mos ha re­co­rri­do los pa­si­llos del Cen­tro de Con­gre­sos. El op­ti­mis­mo ini­ciá­ti­co, la ne­go­cia­ción de con­flic­tos ve­ci­na­les, el cam­bio cli­má­ti­co, el dra­ma de las re­ser­vas de pe­tró­leo, el si­da, el en­fu­re­ci­mien­to de los mo­vi­mien­tos an­ti­glo­ba­li­za­do­res, el cre­ci­mien­to de China, In­dia y Bra­sil, el po­pu­lis­mo la­ti­noa­me­ri­cano...

Y cier­ta uto­pía ca­pi­ta­lis­ta: “Ca­pi­ta­lis­mo, de­mo­cra­cia y tec­no­lo­gía avan­zan si­mul­tá­nea­men­te y pue­den desem­bo­car en la paz glo­bal. Las gran­des po­ten­cias pue­den con­vi­vir. El éxi­to de unas no ame­na­za a las otras”, sus­cri­bía Bill Clin­ton en su dis­cur­so de 1999.

Hoy, to­do eso ha que­da­do des­fa­sa­do. Aho­ra se ha­bla de un cam­bio de ter­cio: Oc­ci­den­te, en­fer­mo, quién sa­be si tí­si­co, ad­mi­te el éxi­to del Es­te y el Sur. “Si es­tor­nu­da Es­ta­dos Uni­dos, ¿si­gue sien­do verdad que se res­fría el res­to del mun­do?”, se pre­gun­ta­ban los in­vi­ta­dos al foro en el in­vierno del 2008, la pri­me­ra cum­bre ba­jo la cri­sis. Fue en­ton­ces cuan­do Geor­ge So­ros an­ti­ci­pa­ba un fu­tu­ro apo­ca­líp­ti­co: “Nos en­fren­ta­mos a la peor tra­ge­dia fi­nan­cie­ra des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial”, di­jo. Y en me­dio del apo­ca­lip­sis, se ad­vir­tió una economía mun­dial cir­cu­lan­do a tres ve­lo­ci­da­des. Unos paí­ses emer­gen. Es­ta­dos Uni­dos les si­gue, apu­ra­do. Y Eu­ro­pa des­ca­rri­la, ya en re­ce­sión.

El pro­ble­ma, ya lo es­cri­bió Tho­mas Mann, es que na­die se cu­ra en Da­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.