En­tre el aplau­so y el re­ce­lo

Las éli­tes de Es­ta­dos Uni­dos han re­ci­bi­do con los bra­zos abier­tos a Ch­ris­ti­ne La­gar­de, pe­ro la po­la­ri­za­ción y el te­mor al res­ca­te eu­ro­peo tam­bién sal­pi­can al FMI

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Marc Bassets

Ch­ris­ti­ne La­llouet­te se ins­ta­ló por pri­me­ra vez en Was­hing­ton en el 1974. Ha­bía ter­mi­na­do la educación se­cun­da­ria en Fran­cia y pa­só un año en la Hor­ton-arms School, una es­cue­la fe­me­ni­na de éli­te en Bet­hes­da, una po­bla­ción re­si­den­cial en las afue­ras de la ca­pi­tal fe­de­ral. Ade­más de asis­tir a las cla­ses y per­fec­cio­nar su in­glés, la jo­ven La­llouet­te tra­ba­jó co­mo be­ca­ria pa­ra el en­ton­ces con­gre­sis­ta Wi­lliam Cohen, que des­pués fue se­cre­ta­rio de De­fen­sa. Aquel, de­cla­ró años des­pués al dia­rio The Was­hing­ton Post, fue un mo­men­to de­ci­si­vo en su vi­da. “Apren­dí más, y fue más im­por­tan­te pa­ra mí, pro­ba­ble­men­te, que cual­quier otro año en mi vi­da”, di­jo.

En el 2011, Ch­ris­ti­ne La­llouet­te re­gre­só a Was­hing­ton. Con otro ape­lli­do: La­gar­de, el de su pri­mer ma­ri­do. Y con un car­go que la con­vir­tió en una de las mu­je­res más po­de­ro­sas del mun­do: di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), adon­de lle­gó pa­ra re­em­pla­zar a su com­pa­trio­ta Dominique Strauss-kahn, caí­do en des­gra­cia por un es­cán­da­lo se­xual. En su pri­me­ra rue­da de pren­sa, el 6 de ju­lio, Ch­ris­ti­ne La­gar­de se me­tió a los pe­rio­dis­tas en el bol­si­llo. ¿Có­mo? Con su in­glés ex­qui­si­to y con su sen­ti­do del hu­mor. La­gar­de do­mi­na el len­gua­je de las éli­tes de es­te país, sus có­di­gos. Los apren­dió en Hor­ton-arms y, más tar­de, al fren­te del bu­fe­te Ba­ker and Mcken­zie en Chica­go. Y las éli­tes le co­rres­pon­den. En su se­gun­da eta­pa wa­shing­to­nia­na, la han re­ci­bi­do con los bra­zos abier­tos.

“Mien­tras el fu­tu­ro del euro pen­de de un hi­lo, ella emer­ge co­mo la eu­ro­pea con vo­lun­tad de ha­blar sin ta­pu­jos de los pro­ble­mas de Eu­ro­pa”, es­cri­bió en sep-

Los re­pu­bli­ca­nos pre­sio­nan a Ba­rack Oba­ma pa­ra que no en­tre­gue ni un cén­ti­mo a Eu­ro­pa

tiem­bre The New York Ti­mes. El ar­tícu­lo re­co­gía opi­nio­nes lau­da­to­rias de al­gu­nos de los eco­no­mis­tas más des­ta­ca­dos del país. Des­pués de que, en agos­to, La­gar­de desata­se las crí­ti­cas en Eu­ro­pa por de­cla­rar que los ban­cos eu­ro­peos ne­ce­si­ta­ban una re­ca­pi­ta­li­za­ción “ur­gen­te”, Ken­neth Ro­goff, ex eco­no­mis­ta je­fe del FMI, di­jo: “Ya era ho­ra de que el FMI lla­ma­se al pan pan cuan­do se tra- ta del sec­tor ban­ca­rio. Sa­ben que hay un pro­ble­ma y no quie­ren re­co­no­cer­lo”.

En el mis­mo dia­rio, Larry Sum­mers, ex con­se­je­ro del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, elo­gia­ba el co­ra­je de La­gar­de pa­ra reorien­tar el fon­do de una ins­ti­tu­ción que acon­se­ja­ba –o for­za­ba– la aus­te­ri­dad en los paí­ses en di­fi­cul­ta­des a una ins­ti­tu­ción que re­co­men­da­ba a Eu­ro­pa y EE.UU. es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to y la crea­ción de empleo. “En el 2012 su es­ti­lo –in­flu­yen­te, hu­mil­de y prag­má­ti­co– po­dría ser el que sa­que a Eu­ro­pa de sus cri­sis fi­nan­cie­ra”, va­ti­ci­nó a fin de año, en un edi­to­rial, el pe­rió­di­co The Ch­ris­tian Scien­ce Mo­ni­tor. De mo­men­to, los re­ce­los que pro­vo­có el he­cho de que fue­se eu­ro­pea –re­sul­ta­do del ar­bi­tra­rio re­par­to de po­der en las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les en la pos­gue­rra mun­dial en­tre EE.UU. y Eu­ro­pa– y que fue­se abo­ga­da y no eco­no­mis­ta, pa­re­cen ha­ber­se di­si­pa­do.

To­do es­to no sig­ni­fi­ca que la re­la­ción en­tre Was­hing­ton y La­gar­de sea flui­da. La Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ha di­cho que no pien­sa apor­tar más di­ne­ro al FMI en el ca­so de que sea ne­ce­sa­rio pa­ra res­ca­tar a España o Ita­lia. Es­ta­dos Uni­dos es el pri­mer con­tri­bu­yen­te del Fon­do, y la po­si­bi­li­dad de que aca­be pa­gan­do la fac­tu­ra de la cri­sis eu­ro­pea preo­cu­pa a la Ca­sa Blan­ca y a la opo­si­ción. “Es­ta­dos Uni­dos no la apo­ya­rá en es- te es­fuer­zo”, ha es­cri­to, en una car­ta abier­ta a Ch­ris­ti­ne La­gar­de, el eco­no­mis­ta Ar­vind Su­bra­ma­nian, del Pe­ter­son Ins­ti­tu­te for In­ter­na­tio­nal Eco­no­mics, la­bo­ra­to­rio de ideas de re­fe­ren­cia en cues­tio­nes eco­nó­mi­cas en Was­hing­ton. Su­bra­ma­nian alu­de al “es­fuer­zo” por “mo­vi­li­zar re­cur­sos in­ter­na­cio­na­les pa­ra ayu­dar a afron­tar el pro­ble­ma de Eu­ro­pa” y “mi­ni­mi­zar los ries­gos pa­ra el res­to del mun­do”. “EE.UU. tie­ne un in­cen­ti­vo pa­ra creer que el FMI no ne­ce­si­ta más pól­vo­ra por- que sa­be que, al en­con­trar­se el país en una si­tua­ción fis­cal com­pro­me­ti­da, no pue­de apor­tar más re­cur­sos. Por tan­to, cree­rá co­rrec­ta­men­te que la ini­cia­ti­va de us­ted con­du­ce a una re­duc­ción de su po­der e in­fluen­cia”, es­cri­be.

El cli­ma po­lí­ti­co en Was­hing­ton es hos­til a La­gar­de. La po­la­ri­za­ción y la cam­pa­ña per­ma­nen­te sal­pi­can al FMI. Los re­pu­bli­ca­nos en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes se han mo­vi­li­za­do pa­ra im­pe­dir que EE.UU. par­ti­ci­pe en el res­ca­te eu­ro­peo. Es­ta se­ma­na,

El cli­ma po­lí­ti­co ac­tual en Was­hing­ton es hos­til a Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra del FMI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.