UN ACUER­DO LA­BO­RAL PA­RA LA COM­PE­TI­TI­VI­DAD

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Los agen­tes so­cia­les aca­ban de fir­mar el acuer­do pa­ra el Empleo y la Ne­go­cia­ción Co­lec­ti­va, que, sin du­da, es una bue­na no­ti­cia y un hi­to que de­be­mos re­co­rrer en la re­for­ma de la nor­ma­ti­va que re­gu­la nues­tro muy de­te­rio­ra­do mer­ca­do de tra­ba­jo.

Su ob­je­ti­vo, que es “orien­tar la ne­go­cia­ción de los con­ve­nios es­ta­ble­cien­do cri­te­rios y re­co­men­da­cio­nes”, se desa­rro­lla res­pec­to a cua­tro te­mas esen­cia­les.

LOS CUA­TRO PI­LA­RES

El pri­me­ro es la mo­de­ra­ción sa­la­rial, es­ta­ble­cien­do to­pes má­xi­mos de subidas sa­la­ria­les y re­vi­san­do los cri­te­rios pa­ra rea­li­zar ta­les subidas a efec­tos de mi­ni­mi­zar la de­no­mi­na­da in­de­xa­ción.

El se­gun­do pun­to es la fle­xi­bi­li­dad in­ter­na, in­cre­men­tan­do las fa­cul­ta­des em­pre­sa­ria­les pa­ra mo­di­fi­car con­di­cio­nes de tra­ba­jo a efec­tos de fa­ci­li­tar la adap­ta­ción de la em­pre­sa a nue­vas cir­cuns­tan­cias.

El ter­ce­ro, la in­apli­ca­ción de los con­ve­nios sec­to­ria­les en el ám­bi­to de la em­pre­sa cuan­do es­ta ten­ga di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pe­tar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo allí es­ta­ble­ci­das, ani­man­do a los pro­pios con­ve­nios a es­ta­ble­cer las cau­sas y pro­ce­di­mien­tos pa­ra tal in­apli­ca­ción.

Y el cuar­to y úl­ti­mo te­ma esen­cial es la des­cen­tra­li­za­ción de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, po­ten­cian­do los con­ve­nios, acuer­dos y pac­tos de em­pre­sa.

Co­mo se pue­de com­pro­bar, se tra­ta de ma­te­rias enor­me­men­te tras­cen­den­tes pa­ra la pro­mo­ción de una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va que no só­lo ten­ga co- mo ob­je­ti­vo –que tam­bién– re­co­ger de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, sino ga­ran­ti­zar, co­mo in­di­ca el pro­pio acuer­do, la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas, ya que se­rá la úni­ca for­ma de man­te­ner e in­cre­men­tar el empleo.

Que el diá­lo­go so­cial ha­ya da­do es­tos re­sul­ta­dos –y pue­de y de­be dar más a cor­to pla­zo– es una

Ga­ran­ti­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas es la úni­ca for­ma de man­te­ner e in­cre­men­tar el empleo Los agen­tes so­cia­les han es­ta­ble­ci­do re­co­men­da­cio­nes pa­ra orien­tar la ne­go­cia­ción de los con­ve­nios El acuer­do ha fi­ja­do las ba­ses so­bre las que el Go­bierno de­be desa­rro­llar la re­for­ma la­bo­ral

bue­na no­ti­cia, no só­lo por el im­pac­to in­terno que tie­ne en la ade­cua­da go­ber­nan­za de nues­tra ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, sino por la con­fian­za que ello ins­pi­ra en la ne­ce­sa­ria ade­cua­ción que los con­ve­nios co­lec­ti­vos han de tener, en te­mas sa­la­ria­les y de fle­xi­bi­li­dad de tiem­po de tra­ba­jo y de mo­vi­li­dad fun­cio­nal, a la reali- dad ac­tual de nues­tras em­pre­sas.

Sin em­bar­go, ese re­co­no­ci­mien­to tan po­si­ti­vo de es­te acuer­do no pue­de ob­viar la ne­ce­si­dad im­pe­ra­ti­va que aún tie­ne nues­tro mer­ca­do de tra­ba­jo de una pro­fun­da re­for­ma la­bo­ral.

Por lo pron­to, es­te acuer­do tie­ne una efi­ca­cia ju­rí­di­ca muy li­mi­ta­da –só­lo res­pec­to a las par­tes fir­man­tes– y , por tan­to, no exis­te una ga­ran­tía de cum­pli­mien­to de lo que se re­co­mien­da en de­ter­mi­na­das ma­te­rias. El pro­ble­ma es que el cum­pli­mien­to de di­chas re­co­men­da­cio­nes es de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra de­jar­lo al li­bre al­be­drío de los su­je­tos que ne­go­cian los con­ve­nios. Si el acuer­do con­si­de­ra que cier­tas cues­tio­nes res­pec­to a la fle­xi­bi­li­dad in­ter­na de­ben ser in­clui­das en los con­ve­nios co­lec­ti­vos, co­rres­pon­de a la ley ga­ran­ti­zar que efec­ti­va­men­te se in­clu­yan.

DE ACUER­DO A RE­FOR­MA LA­BO­RAL

Pa­ra una ma­yor efec­ti­vi­dad y desa­rro­llo, hay as­pec­tos de los re­co­gi­dos en di­cho acuer­do que van a re­que­rir ser in­clui­dos en una nor­ma es­ta­tal. Así, la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver la des­cen­tra­li­za­ción de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, in­clu­yen­do acuer­dos y pac­tos de em­pre­sas y no só­lo los más for­ma­les con­ve­nios co­lec­ti­vos de em­pre­sa, ne­ce­si­tan una mo­di­fi­ca­ción de de­ter­mi­na­dos pre­cep­tos del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res pa­ra ase­gu­rar su de­bi­da in­ser­ción en la es­truc­tu­ra de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va.

Al res­pec­to es in­tere­san­te se­ña­lar que el ol­vi­do que la re­cien­te re­for­ma de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va del año 2011 tuvo del ni­vel pro­vin­cial de ne­go­cia­ción, que es el más im­por­tan­te por nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos, es pa­lia- do por el pro­pio acuer­do, de for­ma ex­pre­sa, re­co­no­cien­do su tras­cen­den­cia –es­pe­cial­men­te pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes)–, al mis­mo tiem­po que lla­man­do a la ne­ce­sa­ria re­no­va­ción fle­xi­bi­li­za­do­ra. Ga­ran­ti­zar esa re­no­va­ción tan fun­da­men­tal, a par­tir pre­ci­sa­men­te de lo que se re­co­mien­da en ese acuer- do, de­be ser tam­bién co­me­ti­do prio­ri­ta­rio de la re­for­ma la­bo­ral.

Pe­ro la ne­ce­si­dad de una re­for­ma la­bo­ral in­me­dia­ta vie­ne da­da por­que hay te­mas esen­cia­les de nues­tro mer­ca­do de tra­ba­jo que las par­tes en el acuer­do no abor­dan y que tie­nen que mo­di­fi­car­se en su re­gu­la­ción ac­tual. La pro­mo­ción de la con­tra­ta­ción in­de­fi-

Ro­sell, To­xo y Mén­dez el día en que fir­ma­ron el acuer­do, el pa­sa­do miér­co­les 25 de enero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.