EL AJUS­TE MI­GRA­TO­RIO

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Di­rec­tor de la re­vis­ta ‘Pa­ra­dig­mes’

Las ci­fras ofi­cia­les so­bre mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios con­fir­man el sig­ni­fi­ca­ti­vo sal­do mi­gra­to­rio ne­ga­ti­vo ex­pe­ri­men­ta­do por Ca­ta­lun­ya du­ran­te el 2011. La di­fe­ren­cia en­tre los que han en­tra­do y los que han sa­li­do re­ve­la un sal­do ne­ga­ti­vo que su­pera las 36.000 per­so­nas. A pe­sar de al­gu­nas te­sis alar­mis­tas, se tra­ta del inicio de un pro­ce­so cu­ya in­ten­si­dad y du­ra­ción por la cri­sis se tras­la­da a las di­ná­mi­cas po­bla­cio­na­les, las úl­ti­mas siem­pre a re­fle­jar el cam­bio de ci­clo. Po­dría afir­mar­se que el ajus­te de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca em­pie­za a lle­gar de for­ma re­le­van­te al sal­do mi­gra­to­rio.

Mien­tras mu­chas va­ria­bles eco­nó­mi­cas se dis­pa­ra­ron ar­ti­fi­cial­men­te en el de­ce­nio de las bur­bu­jas, el au­men­to de 1,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes –bá­si­ca­men­te pro­ce­den­tes del sal­do mi­gra­to­rio– fue tam­bién una bur­bu­ja que tar­de o tem­prano te­nía que pin­char. Son de so­bras co­no­ci­das las ten­sio­nes por un in­cre­men­to tan gran­de y rá­pi­do de la po­bla­ción ge­ne­ra­das en los ser­vi­cios pú­bli­cos –de sa­ni­dad a en­se­ñan­za, pa­san­do por ser­vi­cios so­cia­les... – y que só­lo se pu­die­ron pa­liar por el gran es­fuer­zo que Go­bierno y ayun­ta­mien­tos em­pren­die­ron en la aten­ción a los re­cién lle­ga­dos. Sin du­da, la in­mi­gra­ción per­mi­tió la hi­per­tro­fia del sec­tor de la cons­truc­ción, pe­ro asi­mis­mo fue de­ci­si­va pa­ra la ex­pan­sión de los ser­vi­cios per­so­na­les –res­tau­ra­ción, co­mer­cio, ser­vi­cio do­més­ti­co, cui­da­do de hi­jos pe­que­ños y de per­so­nas ma­yo­res. Sin em­bar­go, no se tra­ta de

Hay que cons­ta­tar que el ac­tual y aún len­to ajus­te mi­gra­to­rio es un fe­nó­meno inevi­ta­ble

emi­tir un jui­cio de va­lor so­bre las bon­da­des e in­con­ve­nien­tes de la in­mi­gra­ción ma­si­va. Sim­ple­men­te, hay que cons­ta­tar que el ac­tual y to­da­vía len­to ajus­te mi­gra­to­rio es un fe­nó­meno inevi­ta­ble y, co­mo tal, ne­ce­sa­rio. Con la cons­truc­ción pa­ra­li­za­da, el con­su­mo a la ba­ja y las fa­mi­lias con al­gún miem­bro en pa­ro, que tie­nen más tiem­po pa­ra aten­der la ca­sa, los hi­jos o los abue­los, es ló­gi­co que bue­na par­te de la gen­te que lle­gó atraí­da por es­ta ofer­ta de tra­ba­jos po­co ca­li­fi­ca­dos se plan­tee –o ma­te­ria­li­ce– el re­torno a su lu­gar de ori­gen, en es­pe­cial si no ha lo­gra­do crear en el país una red lo bas­tan-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.