‘THE WWW WAY’

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

Es­te enero tuvo lu­gar el pre­cin­ta­do di­gi­tal de Me­gau­pload, por­tal de des­car­gas gra­tui­tas, una ope­ra­ción po­li­cial dig­na de ser lle­va­da al ci­ne, pe­lí­cu­la que, de es­tre­nar­se, pa­sa­ría en­se­gui­da a es­tar dis­po­ni­ble de for­ma gra­tui­ta en la red.

Bro­mas apar­te, pa­ra abor­dar el asun­to de las des­car­gas, co­noz­ca­mos las re­glas de jue­go de la fac­ción le­gal de la co­mu­ni­dad in­ter­nau­ta, que son más de las que pen­sa­mos. En es­te co­lec­ti­vo, es­te es el mo­do de ha­cer de la tri­ple do­ble uve, the www way:

1 No es­tá a fa­vor de la pi­ra­te­ría ni del to­do gra­tis (mu­chos en la co­mu­ni­dad de in­ter­nau­tas han ce­le­bra­do el cie­rre de Me­gau­pload, pues no se de­di­ca­ba al in­ter­cam­bio li­bre, sino que lo uti­li­za­ba pa­ra lu­crar­se).

2 Acep­ta que el crea­dor de­ba per­ci­bir un in­gre­so por su tra­ba­jo (no por­que de­ja­rá de crear, lo cual es una fa­la­cia, sino por­que to­do es­fuer­zo me­re­ce una re­mu­ne­ra­ción).

3 Apo­ya que cual­quier crea­dor pue­da ex­po­ner en la red sus crea­cio­nes sin la obli­ga­ción de pa­sar ne­ce­sa­ria­men­te por los gran­des agen­tes de la in­dus­tria cul­tu­ral del mun­do fí­si­co. De­mo­cra­cia crea­ti­va con las mí­ni­mas ba­rre­ras.

4 Abo­mi­na de los in­ter­me­dia­rios que no aña­dan va­lor y só­lo en­ca­rez­can el pro­duc­to cul­tu­ral.

5 In­ter­net es un mun­do de igua­les, no hay je­rar­quías (lo res­pe­to y aplau­do, pe­ro es una uto­pía por­que la con­cen­tra­ción de po­der es una cons­tan­te de la his­to­ria, sea cual sea el me­dio).

6 Es­tá dis­pues­ta a pa­gar siem­pre que se apro­ve­che el enor­me aho­rro en pre­cio que las tec­no­lo­gías brin­dan.

7 Reivin­di­ca el de­re­cho a la pri­va­ci­dad.

Triun­fa­rán aque­llos mo­de­los de ne­go­cio que res­pe­ten es­tas pre­mi­sas o re­glas del jue­go.

EL IN­TER­CAM­BIO PRI­VA­DO ES LE­GAL

Pe­ro no nos chu­pe­mos el de­do que son ya mu­chos si­glos de his­to­ria co­mo pa­ra ig­no­rar la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. En un mun­do sin le­yes, la usur­pa­ción aca­ba por pi­so­tear fi­lo­so­fías y bue­nos de­seos.

Sin reglamentos, ca­da uno im­po­ne su pro­pia ley. Sin se­má­fo­ros, el trá­fi­co se­ría un caos. El or­den so­cial pa­sa por la nor­ma es­cri­ta y un cas­ti­go cuan­do es­ta se vul­ne­ra.

Aplau­do el cie­rre de Me­gau­pload, pe­ro una nor­ma que tra­te de erra­di­car to­do el in­ter­cam­bio es­tá con­de­na­da al fra­ca­so. No to­do es ile­gal. La ley, la jus­ti­cia y las fuer­zas del or­den de- ben li­mi­tar­se a per­se­guir a quie­nes se lu­cran de los con­te­ni­dos sin re­mu­ne­rar a los pro­pie­ta­rios de sus de­re­chos. Pe­ro no al res­to por­que se vul­ne­ra otra li­ber­tad esen­cial: el de­re­cho al in­ter­cam­bio en­tre par­ti­cu­la­res de aque­llo que po­seen. Y cons­te que ha­blo co­mo escritor, co­mo crea­dor.

La jus­ti­cia ya ha re­suel­to que el P2P (in­ter­cam­bio di­rec­to en­tre par­ti­cu­la­res por in­ter­net sin me­dia­ción de por­ta­les o ter­ce­ros) es lí­ci­to. Es ab­sur­do tra­tar de erra­di­car el in­ter­cam­bio di­gi­tal. ¡Aun­que prohi­bié­se­mos todos los me­ca­nis­mos vía web, la gen­te aca­ba­ría en­vián­do­se con­te­ni­dos por co­rreo elec­tró­ni­co!

Eso nos con­du­ce a una si­tua­ción que raya en el ab­sur­do: la in­dus­tria cul­tu­ral con­fía en de­vol­ver el des­co­mu­nal con­su­mo de con­te­ni­dos gra­tui­to de la red al mun­do fí­si­co a tra­vés de las le­yes cuan­do, en reali­dad, ese vo­lu­men es irre­cu­pe­ra­ble por­que, en úl­ti­ma ins­tan­cia el in­ter­cam­bio en­tre par­ti­cu­la­res se­rá siem­pre una op­ción le­gal y gra­tui­ta.

En re­su­men: ce­rra­re­mos las webs ile­ga­les (un pa­so im­pres­cin­di­ble), pe­ro los in­gre­sos se­gui­rán sin pro­du­cir­se.

¿Cuál es, pues, la so­lu­ción?

UNA NUE­VA IN­DUS­TRIA CUL­TU­RAL

Tras el cas­ti­go ne­ce­sa­rio de los ile­ga­les, de­be en­trar en jue­go una se­gun­da va­ria­ble que mo­vi­li­ce a los le­ga­les al pa­go: la mo­ti­va­ción.

La pregunta no es: ¿có­mo ha­ce­mos pa­ra im­po­si­bi­li­tar que la gen­te in­ter­cam­bie con­te­ni­dos? Sino: ¿có­mo lo­gra­mos que la gen­te pre­fie­ra pa­gar por los con­te­ni­dos antes que in­ter­cam­biar­los?

Spo­tify, itu­nes o Ap­ple TV han de­mos­tra­do que hay res­pues­ta, un mo­de­lo de ne­go­cio po­si­ble. Sus ven­ta­jas mo­vi­li­zan al pa­go: prac­ti­ci­dad, ase­qui­bi­li­dad, ca­li­dad de re­pro­duc­ción y ac­ce­so a crea­cio­nes mar­gi­na­les o me­nos po­pu­la­res.

Ca­da día que pa­sa sin que la in­dus­tria cul­tu­ral re­de­fi­na su ne­go­cio, es un día me­nos de even­tua­les in­gre­sos

Siem­pre que­da­rán ni­chos de pi­ra­teo y el in­ter­cam­bio P2P se­gui­rá sien­do una op­ción, pe­ro con una ofer­ta bien plan­tea­da el grue­so de la de­man­da op­ta­rá por es­que­mas de pa­go. Es­to ya se ha de­mos­tra­do.

Es­te mo­men­to no ha lle­ga­do antes por tres mo­ti­vos: pro­pues­tas le­gis­la­ti­vas in­dis­cri­mi­na­das que han en­con­tra­do opo­si­ción po­pu­lar, len­ti­tud ad­mi­nis­tra­ti­va que da oxí­geno a los por­ta­les ile­ga­les y, muy im­por­tan­te, por­que, co­mo su­ce­de con cual­quier re­con­ver­sión, la in­dus­tria tra­ta de fre­nar­la. ¿Por qué? Pues por­que in­ter­net desata una nue­va es­truc­tu­ra de cos­tes que al­te­ra la cuan­tía del be­ne­fi­cio y la ló­gi­ca de su re­par­to en­tre los dis­tin­tos protagonistas de la ca­de­na de la in­dus­tria cul­tu­ral, to­do un gran con­flic­to eco­nó­mi­co.

Mien­tras tan­to, los pri­me­ros dam­ni­fi­ca­dos son los crea­do­res. Y tam­bién la pro­pia in­dus­tria cul­tu­ral, por su­pues­to. Pe­ro a ella com­pe­te re­de­fi­nir el mo­de­lo de ne­go­cio, y no a los crea­do­res. La es­pe­ran­za de que la ley res­ti­tu­ya el be­ne­fi­cio per­di­do es in­fun­da­da. En cam­bio, ca­da día que trans­cu­rre sin eri­gir, pro­ta­go­ni­zar y li­de­rar la nue­va in­dus­tria cul­tu­ral di­gi­tal es un día me­nos de even­tua­les in­gre­sos.

Spo­tify, itu­nes o Ap­ple TV han de­mos­tra­do que los sis­te­mas de pa­go por in­ter­net son via­bles

A fal­ta de es­ta pro­pues­ta, una de­man­da po­ten­cial enor­me no en­cuen­tra ofer­ta en el mer­ca­do. Adam Smith no lo en­ten­de­ría.

LA NU­BE CO­MO SO­LU­CIÓN

Pien­so que, sin em­bar­go, la pro­pia ló­gi­ca tec­no­ló­gi­ca re­sol­ve­rá es­ta cues­tión. El fu­tu­ro es la nu­be, el alo­ja­mien­to de la in­for­ma­ción fue­ra de las má­qui­nas lo­ca­les. Pron­to los or­de­na­do­res y dis­po­si­ti­vos mó­vi­les ven­drán sin ape­nas ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na- mien­to. ¡ In­clu­so la agen­da de con­tac­tos del ipho­ne no es­tá ya en el te­lé­fono!

El in­ter­cam­bio de fi­che­ros que­da­rá ob­so­le­to. Se ac­ce­de ya re­mo­ta­men­te a con­te­ni­dos alo­ja­dos en ser­vi­do­res le­ga­les y que, en con­so­nan­cia, co­bran por una re­pro­duc­ción re­mo­ta. Cuan­do es­to sea ge­ne­ral, los par­ti­cu­la­res no in­ter­cam­bia­rán por­que ape­nas al­ma­ce­na­rán.

Es ab­sur­do du­pli­car fi­che­ros del Ima­gi­ne de John Len­non “has­ta el in­fi­ni­to y más allá”. Del “ima­gi­ne the­re’s no hea­ven” pa­sa­re­mos al “ima­gi­ne the­re’s a cloud” don­de pri­ma­rá el uso y no la te­nen­cia, re­mu­ne­ran­do a quie­nes ha­gan po­si­ble la ca­de­na de va­lor de la in­ci­pien­te e im­pa­ra­ble in­dus­tria di­gi­tal de la cul­tu­ra.

Ese es el www way.

JOR­DI PLAY

El cie­rre de Me­gau­pload ha pues­to más le­ña al fue­go en el con­flic­to de la pi­ra­te­ría on li­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.