La sa­lud, des­tino co­la­te­ral de la cri­sis

La in­ver­sión en el bie­nes­tar fí­si­co y psí­qui­co de las plan­ti­llas no es­tá en­tre las prio­ri­da­des de la em­pre­sa en el mo­men­to que más se ne­ce­si­ta

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Con cua­tro años de cri­sis a cues­tas se­ría ab­sur­do pen­sar que el es­ta­do de las plan­ti­llas de las em­pre­sas pue­de com­pa­rar­se al de la épo­ca an­te­rior. Com­pa­ñe­ros des­pe­di­dos, re­cor­tes sa­la­ria­les, ame­na­zas de ERE... el en­torno se con­fa­bu­la pa­ra que el tra­ba­ja­dor lo ten­ga to­do me­nos tran­qui­li­dad y equi­li­brio, dos de los elementos cla­ve pa­ra que una per­so­na pue­da ser pro­duc­ti­va en su pues­to de tra­ba­jo. La di­rec­ción de la em­pre­sa de­be­ría es­tar preo­cu­pa­da por el pro­ble­ma, pe­ro en mu­chos ca­sos el día a día

Es­tán apa­re­cien­do pa­to­lo­gías nue­vas y el pro­ble­ma es que hay muy po­cos ex­per­tos en tra­tar­las

aho­ga es­ta reali­dad con las prio­ri­da­des que mar­can las ven­tas, los co­bros o los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros pa­ra so­bre­vi­vir. “Siem­pre he­mos creí­do en la im­por­tan­cia de la sa­lud la­bo­ral pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de una or­ga­ni­za­ción, pe­ro aho­ra, ade­más de creer­lo, co­mo fundación nos to­ca aler­tar de los pe­li­gros que com­por­ta ba­jar la guar­dia en es­te as­pec­to. Y lo cier­to es que des­de el inicio de la cri­sis, pa­re­ce que al­gu­nas em­pre­sas es­tán en es­ta ten­den­cia”, ad­vier­te An­na Fornés, di­rec­to­ra de la Fun­da­ció Fac­tor Hu­mà.

Lo cier­to es que en mu­chas em­pre­sas la an­sie­dad se apo­de­ra inexo­ra­ble­men­te de sus equi­pos. Al­gu­nos miem­bros lo lle­van me­jor que otros, pe­ro, ¡ojo!, las per­so­nas con an­sie­dad tie­nen más en­fer­me­da­des so­má­ti­cas. En cual­quier ca­so, na­die pue­de ne­gar que hoy el sen­ti­mien­to de vul­ne­ra­bi­li­dad es­tá muy ex­ten­di­do. “Hay una se­rie de en­fer­me­da­des que tie­nen ori­gen en el tra­ba­jo que ha­bi­tual­men­te se pa­san por al­to. Hay una pa­to­lo­gía que es­tá in­fra­de­cla­ra­da en las em­pre­sas”, afir­ma Pe­re Pla­na, di­rec­tor mé­di­co de Rec­kitt Benc­ki­ser y ex pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na y Se­gu­ri­dad en el Tra­ba­jo. Des­de su pun­to de vis­ta, la em­pre­sa de­be tener una po­lí­ti­ca de sa­lud glo­bal, ba­sa­da en la iden­ti­fi­ca­ción y pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des la­bo­ra­les. “La cri­sis ha aña­di­do una nue­va pa­to­lo­gía, la in­cer­ti­dum­bre an­te el fu­tu­ro, que apa­re­ce jus­to en el mo­men­to en que mu­chas em­pre­sas han re­cor­ta­do los gas­tos de­di­ca­dos a sa­lud... en un en­torno de más ries­go”, aña­de.

Pa­ra Jo­sep Gi­nes­ta, di­rec­tor de la ofi­ci­na de tra­ba­jo de la UOC, “con los años cre­cen los ries­gos psi­co­so­cia­les –car­ga men­tal, es­trés, mob­bing...– que van li­ga­dos a la pro­pia or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo, sin con­tar la tec­noa­dic­ción que no ce­sa de au­men­tar y ge­ne­ra si­tua­cio­nes real­men­te com­ple­jas en las per­so­nas que en un mo­men­to de­ter­mi­na­do ven que les fa­lla su ins­tru­men­to tec­no­ló­gi­co y se sien­ten to­tal­men­te des­pro­te­gi­das, des­ar­ma­das. El re­cien­te fa­llo de unos días en las Blac­kberry ge­ne­ró mu­chí­si­mas ten­sio­nes”. Y aña­de que “no de­be­ría­mos ol­vi­dar que con las nue­vas tec­no­lo­gías, aun­que no siem­pre sea­mos cons­cien­tes, es­ta­mos 24 ho­ras al día dis­po­ni­bles pa­ra el tra­ba­jo y eso es al­go nue­vo que con­si­de­rar. El pro­ble­ma es que hay muy po­cos ex­per­tos en tra­tar es­tas pa­to­lo­gías”.

El mo­men­to es com­pli­ca­do, ya

JO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.