Ha­cia la em­pre­sa sa­lu­da­ble

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

Un re­cien­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Har­vard fi­ja­ba los be­ne­fi­cios que con­lle­va la apli­ca­ción de un pro­gra­ma de bie­nes­tar. Así, ca­da dó­lar in­ver­ti­do en well­ness equi­va­le a un aho­rro de 3,72 dó­la­res en cos­tes mé­di­cos y a 2,73 dó­la­res me­nos en ab­sen­tis­mo. Se­gún el mis­mo in­for­me, la adop­ción de pro­gra­mas de sa­lud po­dría re­sul­tar ines­ti­ma­ble, pues, pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes que bus­can pro­te­ger la sa­lud, tan­to de sus em­plea­dos co­mo la de sus fi­nan­zas.

Pa­ra An­na Fornés, di­rec­to­ra de la Fun­da­ció Fac­tor Hu­mà, “una bue­na ini­cia­ti­va de well­ness pue- de re­du­cir los cos­tes la­bo­ra­les de sa­lud y au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro si los pro­gra­mas es­tán mal im­ple­men­ta­dos, son sim­ple­men­te una san­gría pa­ra los re­cur­sos de las com­pa­ñías. Las so­lu­cio­nes de bie­nes­tar que de­ben dar las em­pre­sas si quie­ren con­ser­var el ta­len­to pa­ra ser com­pe­ti­ti­vas han de ser in­no­va­do­ras y atrac­ti­vas pa­ra que las per­so­nas par­ti­ci­pen en ellas. Tener una bue­na sa­lud no es tan fá­cil, pues re­quie­re un cam­bio de con­duc­ta y una in­cor­po­ra­ción de há­bi­tos que, si no se han ad­qui­ri­do en eta­pas pre­vias, son más di­fí­ci­les de in­cor­po­rar. Co­mo en to­do, la mo­ti­va­ción es la cla­ve”. que mu­chas em­pre­sas no es­tán por la la­bor. “Cuan­do hoy le plan­teas a un em­pre­sa­rio que de­be ha­cer un es­tu­dio de ries­go psi­co­so­cial te di­ce que hay dos mo­ti­vos pa­ra no ha­cer­lo aho­ra. Uno, que en el en­torno ac­tual, se­gu­ro que sa­le mal y dos, que ge­ne­ra­ría unas ex­pec­ta­ti­vas en el em­plea­do que no se po­drán so­lu­cio­nar a cor­to pla­zo, con lo que aún se frus­tra­rá más”, apun­ta Pla­na y re­cuer­da que en las es­cue­las de ne­go­cios, “no se ha­bla de­ma­sia­do de la sa­lud la­bo­ral”. Por otro la­do, “a ve­ces nos cen­tra­mos en la ver­tien­te nor­ma­ti­va-le­ga­lis­ta de ca­ra a la sa­lud la­bo­ral y no se da im­por­tan­cia a la par­te más proac­ti­va del te­ma”, aña­de Gi­nes­ta. Cier­ta­men­te, “al cum­plir con la nor­ma­ti­va nos pa­re­ce que ya se ha­ce su­fi­cien­te. Y no siem­pre es así. A me­nu­do só­lo se va a cu­brir el ex­pe­dien­te y la sa­lud se aca­ba vien­do co­mo un me­ro trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co”, apun­ta Fornés.

Los tres es­tán de acuer­do en que a me­dio pla­zo , si no se ha­ce na­da pa­ra de­te­ner­las, van a cre­cer una se­rie de pa­to­lo­gías, co­mo la de­pre­sión, la an­sie­dad, el in-

En una plan­ti­lla siem­pre han de ser va­lo­ra­dos los ‘cos­tes ocul­tos’, los que tie­nen que ver con la sa­lud

som­nio... “La gen­te tie­ne re­sis­ten­cia, pe­ro lle­ga un mo­men­to en que se ago­ta, por ello es pre­ci­so in­ter­ve­nir antes de al­can­zar el lí­mi­te”, di­ce Pla­na.

Y es que “cuan­do se pi­de a 100 per­so­nas que ha­gan el tra­ba­jo de 130 se ha de pro­cu­rar mu­cho más que se man­ten­ga la sa­lud men­tal de la gen­te. Las per­so­nas so­bre­fa­ti­ga­das son más vul­ne­ra­bles a en­fer­me­da­des de ti­po ví­ri­co y, es­tá por ver, si in­clu­so a las de ti­po can­ce­rí­geno”, aña­de Gi­nes­ta. Y abor­da otro as­pec­to: el se­den­ta­ris­mo. “A me­di­da que el tra­ba­jo es más ter­cia­rio tam­bién nos ha­ce­mos mu­cho más vul­ne­ra­bles. Hoy, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res son más fre­cuen­tes que cuan­do el tra­ba­jo era emi­nen­te­men­te ma­nual”.

En el fon­do, aun­que no siem­pre ha­ya con­cien­cia de ello, sub­ya­ce un pro­ble­ma de com­pe­ti­ti­vi­dad. Las per­so­nas sa­nas siem­pre son más pro­duc­ti­vas. Por ello, en los cos­tes que con­si­de­rar cuan­do se eva­lúa la sos­te­ni­bi­li­dad de una plan­ti­lla, tam­bién han de ser te­ni­dos en cuenta los cos­tes ocul­tos que tie­nen que ver con la sa­lud. “El pro­ble­ma es que son in­tan­gi­bles”, apun­ta Gi­nes­ta. Por su par­te, An­na Fornés in­ci­de en el pa­pel de las di­rec­cio­nes de re­cur­sos hu­ma­nos, ya que no siem­pre “son re­cep­ti­vas, en la me­di­da que se re­quie­re, a los te­mas de la sa­lud. Tie­ne mu­cho que ver con la for­ma­ción que ha­yan te­ni­do los di­rec­to­res”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.