In­ca­pa­ces de es­tar a la al­tu­ra

Bau­man re­tra­ta el di­fí­cil trán­si­to a un sis­te­ma eco­nó­mi­co y so­cial pre­si­di­do por la in­cer­ti­dum­bre

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - DA­ÑOS CO­LA­TE­RA­LES Jus­to Ba­rran­co

Zyg­munt Bau­man es uno de los so­ció­lo­gos de ma­yor in­fluen­cia en las úl­ti­mas dé­ca­das. Sus ideas so­bre lo que lla­ma mo­der­ni­dad lí­qui­da han da­do en la dia­na a ni­vel in­te­lec­tual pe­ro tam­bién vi­tal, da­dos los múl­ti­ples lec­to­res que han lo­gra­do obras su­yas co­mo Amor lí­qui­do. ¿En qué con­sis­te el mun­do lí­qui­do del que ha­bla el fi­ló­so­fo po­la­co afin­ca­do en Gran Bre­ta­ña ha­ce dé­ca­das? En que en la so­cie­dad ac­tual los va­lo­res só­li­dos de la pri­me­ra mo­der­ni­dad –fue­ran la re­li­gión, la fa­mi­lia, las re­la­cio­nes amo­ro­sas o el tra­ba­jo pa­ra to­da la vi­da– se han ve­ni­do aba­jo. Y han de­ja­do pa­so a un tiem­po lí­qui­do, de in­cer­ti­dum­bre, de múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des pe­ro tam­bién de con­ti­nuos cam­bios, no siem­pre desea­dos. Un tiem­po en el que au­men­ta la fra­gi­li­dad de los víncu­los la­bo­ra­les o afec­ti­vos y se dis­pa­ra la in­cer­ti­dum­bre en la vi­da. Tan­to, que, co­mo re­cuer­da Bau­man en su úl­ti­mo li­bro, Da­ños co­la­te­ra­les, la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en un tra­ba­jo ya no es un gra­do, sino que “tu úl­ti­mo lo­gro (no el pe­núl­ti­mo) es la me­di­da de tu mé­ri­to”, man­te­nien­do así a los tra­ba­ja­do­res en un mo­vi­mien­to cons­tan­te “en bús- que­da fe­bril de evi­den­cias nue­vas que les in­di­quen la pro­lon­ga­ción de su per­ma­nen­cia”.

Da­ños co­la­te­ra­les es una re­co­pi­la­ción de las úl­ti­mas con­fe­ren­cias de Bau­man, lo que oca­sio­na reite­ra­cio­nes, pe­ro sin du­da la pri­me­ra par­te es un re­co­rri­do bri­llan­te por el mun­do ac­tual que de­mues­tra que, a sus 86 años, Bau­man si­gue afi­nan­do sus teo­rías. Y, cier­ta­men­te, de­fen­dien­do un mo­de­lo de so­cie­dad dis­tin­to al ar­ti­cu­la­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, que ha pro­vo­ca­do, di­ce, un pe­li­gro­so cóc­tel en el que se su­man una de­sigual­dad so­cial en au­men­to y un “cre­cien­te su­fri­mien­to hu­mano re­le­ga­do al es­ta­tus de co­la­te­ra­li­dad”. En­ten­dien­do por co­la­te­ra­les aque­llas víc­ti­mas que, co­mo en los con­flic­tos bé­li­cos, son pro­du­ci­das por la economía y la po­lí­ti­ca ac­tua­les bien de mo­do ines­pe­ra­do, bien por no ha­ber si­do te­ni­das si­quie­ra en cuenta o in­clu­so por no ha­ber si­do va­lo­ra­das de mo­do su­fi­cien­te co­mo pa­ra con­si­de­rar si­quie­ra su pro­tec­ción. Unos ciu­da­da­nos que pa­san a con­ver­tir­se en desechos del sis­te­ma y que son pro­gre­si­va­men- te cri­mi­na­li­za­dos en cohe­ren­cia con un sis­te­ma en el que el Es­ta­do de bie­nes­tar va sien­do des­man­te­la­do y ab­di­ca de sus an­ti­guas res­pon­sa­bi­li­da­des.

Así, los in­di­vi­duos car­gan ca­da vez más con las fun­cio­nes que al­gu­na vez se con­si­de­ra­ron res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do, lo cual po­la­ri­za sus opor­tu­ni­da­des y crea la ame­na­za a la ma­yo­ría de ser ex­clui­dos, de no es­tar a la al­tu­ra del desafío. Se tras­la­da a los in­di­vi­duos, di­ce Bau­man, la mo­nu­men­tal ta­rea de li­diar con los pro­ble­mas cau­sa­dos so­cial­men­te. El pro­ble­ma, re­cuer­da, es que los de­re­chos so­cia­les son in­dis­pen­sa­bles pa­ra que los de­re­chos po­lí­ti­cos sean reales. Una idea que te­nía ya el li­be­ral Lord Be­ve­rid­ge, res­pon­sa­ble del pro­yec­to de Es­ta­do de bie­nes­tar bri­tá­ni­co: creía que con­fe­rir un se­gu­ro con­tra los ries­gos de la vi­da, fue­ran el pa­ro o la en­fer­me­dad, pa­ra todos, era la con­se­cuen­cia inevi­ta­ble de la idea li­be­ral de li­ber­tad in­di­vi­dual. No só­lo eso, tam­bién era el co­lo­fón del pro­yec­to de la pri­me­ra mo­der­ni­dad, la só­li­da, que que­ría eli­mi­nar la in­cer­ti­dum­bre de la vi­da de los in­di­vi­duos.

El Es­ta­do de bie­nes­tar ce­rró la bre­cha abier­ta des­de el ori­gen del ca­pi­ta­lis­mo, lo­gran­do po­ner­le nor­mas a es­te y ha­cién­do­se car­go de las fun­cio­nes vi­ta­les que desa­rro­lla­ban ho­ga­res, pa­rro­quias, gre­mios y otras ins­ti­tu­cio­nes que im­po­nían va­lo­res co­mu­ni­ta­rios a los ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les, pe­ro que ya no se sos­te­nían. Ob­via­men­te, di­ce Bau­man, es­te Es­ta­do so­cial fue po­si­ble de rea­li­zar en el si­glo XX mien­tras los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res y las em­pre­sas coin­ci­dían. Era una bue­na in­ver­sión cui­dar al ejér­ci­to de re­ser­va de tra­ba­jo, for­mar­lo.

Pe­ro esos in­tere­ses se des­va­ne­cie­ron con la des­lo­ca­li­za­ción de la pro­duc­ción y só­lo pue­den vol­ver a en­la­zar­se pa­san­do “del Es­ta­do so­cial al Pla­ne­ta so­cial”. Mien­tras, el jue­go, di­ce Bau­man, es, al re­vés que en la pri­me­ra mo­der­ni­dad, ex­plo­tar a fon­do la in­cer­ti­dum­bre, la in­se­gu­ri­dad, sea en la bol­sa o en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. En un mun­do in­se­gu­ro, se­gu­ri­dad es el nom­bre del jue­go.

En un mun­do in­se­gu­ro, afir­ma el so­ció­lo­go Zyg­munt Bau­man, “se­gu­ri­dad es el nom­bre del jue­go”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.