EN­TRE IM­PRE­VI­SI­BLE E IM­PRO­BA­BLE

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de los di­fe­ren­tes ne­go­cios de Ci­ti­group en España

Im­pre­vi­si­ble? El buen com­por­ta­mien­to de las bol­sas en las pri­me­ras se­ma­nas del año. El me­jor des­de ha­ce mu­chos ejer­ci­cios. No, no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­ta reac­ción. Y qui­zás es­to nos lle­va a ser al­go es­cép­ti­cos so­bre su so­li­dez. Era im­pre­vi­si­ble es­ta me­nor aver­sión al ries­go da­do el de­te­rio­ro de la con­fian­za de los in­ver­sio­nes a fi­na­les del año pa­sa­do. Tan ne­ga­ti­vo el áni­mo y tan pe­si­mis­tas éra­mos todos que pro­ba­ble­men­te que­da­ban po­cos ven­de­do­res, tras re­du­cir sus po­si­cio­nes de ries­go a ni­ve­les mí­ni­mos. El sen­ti­mien­to con­tra­rio ha fun­cio­na­do sin pro­ble­mas: si no cae aca­ba­rá su­bien­do.

¿Im­pro­ba­ble? Po­der evi­tar la re­ce­sión en Eu­ro­pa y la des­ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to mun­dial. Se­ría im­pro­ba­ble que la si­tua­ción ac­tual die­ra un gi­ro de 180 gra­dos y co­men­zá­ra­mos a ha­blar de re­cu­pe­ra­ción de la economía. Par­tien­do de las con­clu­sio­nes, pé­si­mas en tér­mi­nos de ex­pec­ta­ti­vas a cor­to pla­zo, que nos ha de­ja­do el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). Aun­que la ins­ti­tu­ción supranacional pue­de equi­vo­car­se… ¿y quién no? Pe­ro mi ex­pe­rien­cia me di­ce que só­lo en si­tua­cio­nes lí­mi­te se to­man de­ci­sio­nes ex­cep­cio­na­les.

Es com­pli­ca­do que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas to­men me­di­das de­fi­ni­ti­vas pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis sin la pre­sión del mer­ca­do. Y es­to se pue­de ex­ten­der tam­bién a las re­cien­tes me­di­das ex­tre­mas que ha adop­ta­do la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed). No hay na­da que ce­le­brar con ello.

Una me­jo­ra ines­pe­ra­da de los mer­ca­dos y un de­te­rio­ro en prin­ci­pio inevi­ta­ble (aun­que no im­po­si­ble) de la economía. Aho­ra únan­lo: ¿nos es­tán di­cien­do al­go los mer­ca­dos? Lo pri­me­ro que apren­de­mos al es­tu­diar los ci­clos eco­nó­mi­cos es que los mer­ca­dos pue­den lle­gar a ser in­di­ca­do­res ade­lan­ta­dos de la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca. Ade­más, su re­va­lo­ri­za­ción ma­ti­za aho­ra el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co.

Efec­to ri­que­za y me­jo­ra en la fi­nan­cia­ción son cla­ves en un en­torno co­mo el ac­tual don­de fal­ta de­man­da fi­nal y con evi­den­cia de res­tric­ción de cré­di­to. Al fi­nal, los mer­ca­dos no fun­cio­nan, lo que obli­ga a em­plear­se a fon­do a los ban­cos cen­tra­les. ¿Qué im­por­ta que el de­to­nan­te de la me­jo­ra sea la in­yec­ción de li­qui­dez del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE)? Aun­que, por otro la­do, hay otro fac­tor au­tó­no­mo que ha fa­vo­re­ci­do el me­jor tono re­cien­te del mer­ca­do: la re­sis­ten­cia de al­gu­nas eco­no­mías. Me re­fie­ro a la economía nor­te­ame­ri­ca­na, que a fi­na­les del año pa­sa­do cre­cía a rit­mos del 3%, y a la ale­ma­na, que mues­tra ya in­di­cios de re­cu­pe­ra­ción. Na­tu­ral­men­te, tam­bién de­be­mos ha­blar de las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do pa­ra que las au­to­ri­da­des chi­nas pon­gan un sue­lo a la des­ace­le­ra­ción de su economía.

¿Qué no les pa­re­ce su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner las subidas de las bol­sas? Yo tam­po­co lo creo. Aun­que no se­ría la pri­me­ra vez que los mer­ca­dos se em­pe­ñan en de­mos­trar­nos su so­be­ra­nía. Y es que los mer­ca­dos siem­pre tie­nen ra­zón… con la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. El pro­ble­ma es cuan­do la in­for­ma­ción es li­mi­ta­da. Ade­más, no com­par­to la con­clu­sión de que la li­qui­dez lo pue­de to­do.

De lo di­cho has­ta aho­ra pue­den sa­car la con­clu­sión de que creo que los mer­ca­dos se­gui­rán su­bien­do. Si es así, no me he ex­pli­ca­do bien: des­con­fío y mu­cho de es­ta subida. Por de pron­to, la ma­yor li­qui­dez amor­ti­gua la ten­sión pe­ro no re­suel­ve el pro­ble­ma. Y te­ne­mos mu­chos pro­ble­mas que re­sol­ver. El más re­le­van­te, la com­bi­na­ción de una ele­va­da deu­da acu­mu­la­da en los úl­ti­mos quin­ce años y un mo­de­ra­do cre­ci­mien­to en el me­jor de los ca­sos. Fí­jen­se en las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to y en los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. ¿Que los pre­cios de las ac­cio­nes ya lo han des­con­ta­do? Re­cuer­den que los mer­ca­dos no fun­cio­nan bien.

Creo que es­ta­mos an­te un mer­ca­do de tra­ders. Es­to no es ma­lo pa­ra aque­llos que lo sean. Pe­ro no creo que la gran ma­yo­ría pue-

A pe­sar del buen inicio de año de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les, el ries­go si­gue sien­do muy ele­va­do

dan ges­tio­nar su car­te­ra en un en­torno co­mo el ac­tual de ele­va­do ries­go.

Más allá de la cri­sis Eu­ro­pea (es pe­li­gro­so res­pon­der que lo tie­nen asi­mi­la­do), es­tá China. Y es­tán las ten­sio­nes po­lí­ti­cas en paí­ses co­mo Fran­cia o Es­ta­dos Uni­dos. Es­tá la geo­po­lí­ti­ca. Y es­tá la pro­pia economía: só­lo la con­ti­nui­dad de la me­jo­ra eco­nó­mi­ca pue­de man­te­ner el cre­cien­te op­ti­mis­mo ac­tual. Pe­ro es­to no es lo más pro­ba­ble en mi opi­nión. De he­cho, tam­po­co re­sul­ta­ría tan im­pre­vi­si­ble pa­ra mu­chos in­ver­so­res. La­men­ta­ble­men­te, he­mos per­di­do el efec­to sor­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.