In­terio­ris­mo a fue­go len­to

La co­ci­na: un es­pa­cio con­for­ta­ble, pleno de vi­da y ap­to pa­ra to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga CO­CI­NA DE LÍ­NEAS REC­TAS, CO­CI­NA DE ES­TÉ­TI­CA AME­RI­CA­NA CO­CI­NA CON CO­ME­DOR EL LI­MI­TA­DO ES­PA­CIO

Es el es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co que más ha evo­lu­cio­na­do en los úl­ti­mos años. Si ha­ce tan só­lo tres dé­ca­das era una es­tan­cia anónima y fun­cio­nal, re­ser­va­da al ama de ca­sa y al ser­vi­cio, aho­ra es el cen­tro del ho­gar, un es­pa­cio abier­to, con­for­ta­ble y lleno de vi­da, ap­to pa­ra to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des.

“Hoy, en la co­ci­na no só­lo se pre­pa­ran y al­ma­ce­nan los ali­men­tos, sino que tam­bién se co­me, se tra­ba­ja, se es­tu­dia, se ve la televisión, se la­va y plan­cha la ro­pa, se com­par­ten con­ver­sa­cio­nes y se re­ci­be a los amigos más ín­ti­mos”, afir­man Lluï­sa Deu­lon­der y Cho­ne de la So­ti­lla, quie­nes des­de ha­ce 30 años di­ri­gen la fir­ma Deu­lon­der Ar­qui­tec­tu­ra Do­més­ti­ca, es­pe­cia­li­za­da en el di­se­ño in­te­gral de co­ci­nas.

“Cuan­do no­so­tras em­pe­za­mos a tra­ba­jar, las ca­sas te­nían una co­ci­na que ge­ne­ral­men­te da­ba a un pa­tio de lu­ces, un cuar­to de ser­vi­cio, una ga­le­ría y un co­me­dor, to­do se­pa­ra­do.” Ellas fue­ron pio­ne­ras en in­te­grar los dis­tin­tos es­pa­cios, pro­yec­tan­do es­tan­cias pa­ra vi­vir y con­vi­vir en fa­mi­lia. “Hoy en día es­te con­cep­to se da ya por su­pues­to, y los re­tos son otros –di­cen–. El pú­bli­co de­man­da una uti­li­za­ción se­lec­ti­va de po­cos ma­te­ria­les y de ca­li­dad, a fin de crear es­pa­cios in­tem­po­ra­les, con el mis­mo gra­do de con­fort que el res­to de la ca­sa.”

Las co­ci­nas Deu­lon­der, ar­te­sa­na­les y di­se­ña­das a me­di­da del clien­te, son cá­li­das y con­for­ta- bles, es­pec­ta­cu­la­res in­clu­so, pe­ro so­bre to­do prác­ti­cas. “He­mos di­se­ña­do más de 1.000 co­ci­nas den­tro y fue­ra del país, ca­da una de ellas con su pro­pia per­so­na­li­dad, des­de apar­ta­men­tos de 30 m2 a es­pa­cios enor­mes. El se­cre­to no es­tá en el nú­me­ro de me­tros, sino en el buen uso que se ha­ce de ellos”, afir­man.

Pa­ra lo­grar­lo hay que es­cu­char mu­cho al clien­te, cap­tar su es­ti­lo de vi­da, sus ne­ce­si­da­des, y a par­tir de ahí dis­tri­buir el es­pa­cio con el ob­je­ti­vo de que to­das las ac­cio­nes sean fá­ci­les, ló­gi­cas y er­go­nó­mi­cas, sim­pli­fi­can­do el tiem­po em­plea­do. El si­guien­te pa­so con­sis­te en la elec­ción de los ma­te­ria­les, la pin­tu­ra, la ilu­mi­na­ción, el mo­bi­lia­rio y los electrodomésticos, cui­dan­do mu­cho todos los elementos, pen­san­do siem­pre for­mas pu­ras y ma­te­ria­les neu­tros, con is­la cen­tral, bien ilu­mi­na­da, que com­par­te las fun­cio­nes de fue­go y ba­rra de desa­yu­nos

y un cier­to ai­re re­tro. Las pa­re­des se ali­ca­ta­ron en ce­rá­mi­ca bi­se­la­da, con en­ci­me­ras de már­mol y mue­bles blan­cos. La me­sa de co­me­dor es de ro­ble

cen­tral, ilu­mi­na­do de for­ma aco­ge­do­ra, que co­bra to­tal pro­ta­go­nis­mo en el es­pa­cio. El ar­ma­rio de la de­re­cha es­con­de la zo­na de la­var y plan­char

de es­ta co­ci­na se re­sol­vió me­dian­te una is­la cen­tral de tra­ba­jo que se pro­lon­ga en un ele­men­to más ba­jo des­ti­na­do a co­me­dor, am­bos con so­bre de co­rian blan­co en la op­ti­mi­za­ción del es­fuer­zo. “Ca­da detalle im­por­ta. To­do ha de ser prác­ti­co y es­té­ti­co a la vez”, ase­gu­ran am­bas. En es­te sen­ti­do, una de sus reivin­di­ca­cio­nes es la zo­na des­ti­na­da a la­var, ten­der y plan­char la ro­pa que, si el es­pa­cio es es­ca­so, pue­de in­clu­so es­con­der­se en el in­te­rior de un ar­ma­rio con sue­lo ra­dian­te y puer­tas ven­ti­la­das, si­tua­do en la mis­ma co­ci­na, “se tra­ta de que no se pier­dan las co­sas fun­cio­na­les”, di­cen. Pa­ra fa­ci­li­tar es­tas fun­cio­nes ellas han di­se­ña­do tam­bién to­da una lo­gís­ti­ca y una se­rie de ca­rros en don­de co­lo­car la ta­bla de plan­char, los ca­jo­nes con los en­se­res de cos­tu­ra y las ces­tas.

El pre­cio del di­se­ño y eje­cu­ción del pro­yec­to va de en­tre 35.000 eu­ros a 100.000 eu­ros pa­ra una co­ci­na de 6 m2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.