A la ca­be­za de Eu­ro­pa en im­pues­tos di­rec­tos

En la ba­lan­za de las de­ci­sio­nes del Go­bierno es­tá el su­bir los im­pues­tos di­rec­tos o in­di­rec­tos. Des­pués de ha­ber mo­di­fi­ca­do el IRPF, to­do apun­ta a subidas en el IVA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Con­chi La­fra­ya

España era ya uno de los paí­ses de Eu­ro­pa con una dis­tri­bu­ción fis­cal más in­cli­na­da ha­cia los im­pues­tos di­rec­tos, por lo que la re­cien­te subida en el IRPF nos afian­za cla­ra­men­te en el pe­lo­tón de ca­be­za”, se­ña­la Juan Co­bo de Guz­mán, so­cio de Ernst & Young Abo­ga­dos. Eso va­le tan­to, aña­de, pa­ra los tra­mos de la es­ca­la ge­ne­ral co­mo pa­ra los tra­ta­mien­tos del aho­rro. Un ejem­plo: la me­dia es­pa­ño­la en el mar­gi­nal má­xi­mo del IRPF se si­tua­rá en el 52,08% en el año 2012, so­la­men­te por de­trás de Sue­cia (57,50%), Di­na­mar­ca (56%) y Bél­gi­ca (54,50%). Pe­ro ese mar­gi­nal má­xi­mo al­can­za el 56,5% en Ca­ta­lun­ya, lo que la co­lo­ca a la ca­be­za de Eu­ro­pa, só­lo por de­trás de Sue­cia.

Luis Leis, ex­per­to en de­re­cho fis­cal del IE Law School, ase­gu­ra, en re­la­ción con los úl­ti­mos in­cre­men­tos im­po­si­ti­vos, que “aun­que to­do es dis­cu­ti­ble, pa­ra to­do el mun­do ha si­do una ver­da­de­ra sor­pre­sa que los subie­ran. Pe­ro el PP se en­con­tró con una si­tua­ción eco­nó­mi­ca tan ma­la, que se vio abo­ca­do a ha­cer­lo”. La elec­ción del IRPF se apli­có, en su opi­nión, por dos mo­ti­vos. “Por­que es una fór­mu­la rá­pi­da pa­ra re­cau­dar” y por­que “afec­ta a un es­pec­tro am­plio de la po­bla­ción”.

Se­gún un in­for­me ela­bo­ra­do por los pro­fe­so­res Jo­sé Fé­lix Sanz y De­si­de­rio Ro­me­ro, de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, los cam­bios apro­ba­dos afec­ta­rán a más de 13,1 mi­llo­nes de de­cla­ran­tes. Y el in­cre­men­to me­dio de la cuo­ta pa­ra ese con­jun­to de con­tri­bu­yen­tes se­rá de 388 eu­ros anua­les. En tér­mi­nos re­la­ti­vos, el in­cre­men­to de re­cau­da­ción es­ti­ma­do al­can­za­rá el 8,23% de lo ob­te­ni­do por el IRPF antes de la re­for­ma. Se­gún sus cálcu­los, en va­lor ab­so­lu­to, es­to sig­ni­fi­ca­rá una apor­ta­ción adi­cio­nal a los pre­su­pues- tos de 5.088 mi­llo­nes (269 mi­llo­nes de eu­ros me­nos que lo es­ti­ma­do por el Go­bierno), de los que 1.005 mi­llo­nes pro­ce­de­rán de las ren­tas de ca­pi­tal y 4.083 mi­llo­nes del res­to de ren­tas: tra­ba­jo, ca­pi­tal mo­bi­lia­rio, impu­tacio­nes de ren­ta, ren­tas em­pre­sa­ria­les y pro­fe­sio­na­les au­tó­no­mos, et­cé­te­ra.

Da­do que la subida de im­pues­tos es pro­gre­si­va por la na­tu­ra­le­za del im­pues­to, se ha reabier­to el de­ba­te so­bre la mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca. O ha­blan­do más cla­ro: la hui­da a otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas o, in­clu­so, a otros paí­ses pa­ra tra­ba­jar y así po­der sa­tis­fa­cer la de­cla­ra­ción de ren­ta des­de zo­nas en las que el tra­to fis­cal es más fa­vo­ra­ble, “Re­sul­ta di­fí­cil de

“La pre­sión fis­cal siem­pre ha si­do más al­ta por el la­do de los im­pues­tos di­rec­tos que de los in­di­rec­tos” Se­gún un in­for­me de la Com­plu­ten­se, el Es­ta­do re­cau­da­rá 269 mi­llo­nes me­nos de lo es­pe­ra­do con la subida

va­lo­rar, pe­ro cri­te­rios co­mo la ca­li­dad de vi­da o las raíces –di­ce Co­bo de Guz­mán–, “se­gui­rán pri­man­do to­da­vía”.

No lo tie­ne tan cla­ro Es­te­ban Ra­ven­tós, so­cio di­rec­tor de Ba­ker & Mcken­zie Bar­ce­lo­na y res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to fis­cal. “A las em­pre­sas y a los ri­cos de verdad no les afec­ta la subida del IRPF”. Tie­nen, ex­pli­ca, mé­to­dos pa­ra eva­dir­las. “Los em­pre­sa­rios pue­den ba­jar­se el suel­do y co­brar vía di­vi­den­do de la em­pre­sa o crear una si­cav y tri­bu­tar al 1%”. Por el con­tra­rio, apun­ta, “los eje­cu­ti­vos con bue­nos suel­dos son los más ex­pues­tos a es­ta subida; más to­da­vía si se con­si­de- ra que el año pa­sa­do se reac­ti­vó el im­pues­to de pa­tri­mo­nio, y, to­do eso com­bi­na­do, no ha­ce más que des­in­cen­ti­var y pro­vo­car pér­di­da de ta­len­to”. Al­gu­nas em­pre­sas, in­clu­so, es­tán di­se­ñan­do fór­mu­las pa­ra sus eje­cu­ti­vos, co­mo el pa­go de bo­ni­fi­ca­cio­nes a dos años, y po­der elu­dir de ese mo­do los in­cre­men­tos de im­pues­tos.

En to­do ca­so, y de vuel­ta al di­le­ma del prin­ci­pio, “siem­pre ha ha­bi­do en España más pre­sión fis­cal por el la­do de los im­pues­tos di­rec­tos (IRPF y so­cie­da­des) que gra­van la ren­ta y el pa­tri­mo­nio, que de los in­di­rec­tos (IVA, es­pe­cia­les, trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les...) que gra­van di­rec­ta­men­te al con­su­mo”, ex­pli­ca Co­bo de Guz­mán. “Siem­pre he­mos si­do cam­peo­nes de la im­po­si­ción di­rec­ta”, acla­ra.

La ma­yor par­te de los ex­per­tos con­sul­ta­dos con­si­de­ran que el as que se guar­da el Go­bierno en la man­ga es una po­si­ble subida del IVA, pe­se a que ya se ele­vó el ti­po me­dio del 16% al 18% en ju­lio del 2010. “España tie­ne aho­ra más mar­gen por el la­do de los in­di­rec­tos”, co­men­ta Co­bo de Guz­mán, que, ade­más, aña­de: “Tie­ne me­nos con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad, ya que las ex­por­ta­cio­nes es­tán exen­tas de es­te tri­bu­to”. Luis Leis con­si­de­ra que cuan­do se pa­só del 16% al 18% “se anun­ció seis me­ses antes pa­ra dis­pa­rar un po­co el con­su­mo, pe­ro aho­ra no ha­bía tiem­po pa­ra es­pe­rar”.

La ten­den­cia vie­ne de­ter­mi­na­da por Fran­cia, que anun­ció es­ta se­ma­na un in­cre­men­to en sep­tiem­bre de 1,6 pun­tos en el ti­po del IVA, y pa­sar de ese mo­do del 19,6% al 21,2% (más de tres pun­tos por en­ci­ma del im­pues­to es­pa­ñol). Otros paí­ses co­mo Por­tu­gal, Gre­cia o Ita­lia tam­bién lo han ele­va­do re­cien­te­men­te. Leis ad­vier­te que, “aun­que el IVA es­pa­ñol es de los más ba­jos de Eu­ro­pa, una subida pue­de tener dos con­se­cuen­cias ne­fas­tas. “La pri­me­ra es un in­cre­men­to de la economía su­mer­gi­da, al­go que ya te­me el Go­bierno, y la se­gun­da es una con-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.