UNA IMA­GEN FIS­CAL AMA­BLE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

El pa­no­ra­ma som­brío de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca y sus con­se­cuen­tes re­per­cu­sio­nes en el cam­po so­cial re­quie­ren que nos cen­tre­mos en la efi­cien­te ges­tión de aque­llas va­ria­bles que es­tén a nues­tro al­can­ce, a la es­pe­ra que aque­llas otras ale­ja­das de nues­tras po­si­bi­li­da­des me­jo­ren, si es que real­men­te desea­mos su­pe­rar la si­tua­ción ac­tual.

Así, em­bri­dar el des­bo­ca­do dé­fi­cit de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas cons­ti­tu­ye una prio­ri­dad ne­ce­sa­ria, aun­que no su­fi­cien­te, en la me­di­da que con­lle­va un dre­na­je de sig­ni­fi­ca­ti­vos re­cur­sos fi­nan­cie­ros del sis­te­ma y que per­tur­ba se­ria­men­te la ca­pa­ci­dad de es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes de ac­tuar enér­gi­ca­men­te en po­lí­ti­cas de fo­men­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la in­ver­sión, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tros ineludibles com­pro­mi­sos y exi­gen­cias in­ter­na­cio­na­les.

No se pro­du­ci­rá una no­ta­ble me­jo­ra de las ar­cas pú­bli­cas sin un ro­bus­to y sos­te­ni­ble pro­gre­so de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Mien­tras tan­to, una sa­bia com­bi­na­ción de ges­tión efi­cien­te de los re­cur­sos dis­po­ni­bles, una re­ba­ja del ca­tá­lo­go de ser­vi­cios pú­bli­cos de ca­rác­ter no esen­cial y un in­cre­men­to de im­pues­tos, cons­ti­tu­yen el úni­co sen­de­ro po­si­ble. Hoy en día, es­tos úl­ti­mos son de re­fe­ren­cia obli­ga­da en todos los paí­ses de nues­tro en­torno, tan­to en lo que res­pec­ta a la exac­ción de re­cur­sos fi­nan­cie­ros que nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes pre­ci­san in­sa­cia­ble­men­te, al tiem­po que de­ben va­lo­rar­se sus efec­tos so­bre el con­jun­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Así pues, un com­ple­jo equi­li­brio en­tre los in­gre­sos im­po­si­ti­vos ob­te­ni­dos rá­pi­da­men­te y que, a su vez, no afec­ten o per­ju­di­quen al fo­men­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es, sin du­da, una ta­rea di­fí­cil, pe­ro im­pres­cin­di­ble.

En es­te pa­no­ra­ma, las em­pre­sas compiten en­tre sí, así co­mo los es­ta­dos y te­rri­to­rios, en la atrac­ción del aho­rro y la in­ver­sión. Los es­que­mas fis­ca­les cons­ti­tu­yen una va­ria­ble más en es­ta des­acom­ple­ja­da e in­tré­pi­da bús­que­da de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Y en es­te es­ce­na­rio, una in­tere­san­te y ama­ble tar­je­ta de pre­sen­ta­ción en el as­pec­to fis­cal cons­ti­tu­ye un ele­men­to que tener en cuenta, in­de­pen­dien­te­men­te de la pre­sión fis­cal real que pue­da exis­tir, por cuan­to no só­lo es re­fle­jo de nues­tra iden­ti­dad sino por­que tam­bién es de­ter­mi­nan­te po­der trans­mi­tir me­jo­res vi­bra­cio­nes que las ad­mi­nis­tra­cio­nes de los te­rri­to­rios con los que se com­pi­te o, en to­do ca­so, vi­bra­cio­nes no agre­si­vas.

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas de­ben va­lo­rar con mu­cho tien­to qué ima­gen trans­mi­ten en lo que ha­ce re­fe­ren­cia a la fis­ca­li­dad, por­que aque­llos que to­man de­ci­sio­nes re­le­van­tes de in­ver­sión y

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas de­ben va­lo­rar con mu­cho tien­to qué ima­gen trans­mi­ten con la fis­ca­li­dad

de aho­rro acos­tum­bran a tener una gran ca­pa­ci­dad de elec­ción en lo que se re­fie­re a la ubi­ca­ción de las mis­mas.

Si­tuán­do­nos en el sur de Eu­ro­pa y aten­dien­do a las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, no nos que­da más que com­pe­tir con los ins­tru­men­tos que dis­pon­ga­mos, al ob­je­to no só­lo de re­te­ner re­si­den­cias fis­ca­les de per­so­nas y en­ti­da­des, y con­se­cuen­te­men­te aho­rros e in­ver­sio­nes, sino tam­bién de ser ca­pa­ces de atraer­las.

En el ca­so con­cre­to de Ca­ta­lun­ya, re­sul­ta con­ve­nien­te con­tras- tar si al­gu­nos ti­pos im­po­si­ti­vos no­mi­na­les cons­ti­tu­yen una atrac­ti­va car­ta de pre­sen­ta­ción en los tiem­pos ac­tua­les. En cuan­to al ti­po im­po­si­ti­vo má­xi­mo en el im­pues­to so­bre la ren­ta de las per­so­nas fí­si­cas (IRPF), en Ca­ta­lun­ya al­can­za la frio­le­ra ci­fra del 56%, cuan­do la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na tie­ne un 54%, la Ba­lear un 52% o la Ma­dri­le­ña el 51,9%. Es­ta ci­fra es la más al­ta de to­do el Es­ta­do y, en Eu­ro­pa, só­lo es su­pe­ra­da por Sue­cia, que tie­ne el 56,4%.

El año pa­sa­do, re­su­ci­tó en España el im­pues­to so­bre el pa­tri- mo­nio. El Go­bierno in­tro­du­jo una exen­ción muy im­por­tan­te de 700.000 eu­ros, ade­más de aña­dir 300.000 eu­ros por vi­vien­da ha­bi­tual pa­ra to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Com­ple­men­ta­ria­men­te a di­cha exen­ción, tres co­mu­ni­da­des (Ba­lea­res, Ma­drid y Va­len­cia) han in­tro­du­ci­do una bo­ni­fi­ca­ción to­tal a todos aque­llos re­si­den­tes que ten­gan patrimonios su­pe­rio­res a las can­ti­da­des in­di­ca­das.

Con­tra­ria­men­te, en Ca­ta­lun­ya no es­tá pre­vis­to in­tro­du­cir ven­ta­jas fis­ca­les com­ple­men­ta­rias a las pre­vis­tas con ca­rác­ter ge­ne­ral a ni­vel es­ta­tal, con lo cual los patrimonios per­so­na­les su­pe­rio­res a 1.000.000 de eu­ros van a tri­bu­tar en al­gu­nos lu­ga­res, pe­ro no en otros.

Res­pec­to al im­pues­to so­bre su­ce­sio­nes, en la ma­yo­ría de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se ha pro­du­ci­do una exen­ción prác­ti­ca­men­te to­tal ba­jo es­que­mas nor­ma­ti­vos muy sim­ples, per­fec­ta­men­te com­pren­si­bles, con una bo­ni­fi­ca­ción que pue­de lle­gar has­ta el 99% del ca­pi­tal afec­ta­do. En el ca­so de Ca­ta­lun­ya, aun­que se han in­tro­du­ci­do unas exen­cio­nes su­ple­to­rias a las pre­vis­tas en la nor­ma­ti­va es­ta­tal, pe­ro con una apli­ca­ción más com­ple­ja y alam­bi­ca­da, no fa­ci­li­ta una pre­sen­ta­ción ama­ble de las mis­mas en la com­pa­ra­ción con otros te­rri­to­rios.

La­men­ta­ble­men­te, ve­re­mos subidas de im­pues­tos, y aun­que re­co­no­ce­mos que el equi­li­brio no es sen­ci­llo, de­ben va­lo­rar­se có­mo in­ci­den es­tos in­cre­men­tos en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y, con­cre­ta­men­te, en la atrac­ción y re­ten-

El im­pues­to so­bre su­ce­sio­nes ca­ta­lán si­gue sien­do uno de los más des­fa­vo­ra­bles del Es­ta­do

ción de la in­ver­sión y el aho­rro a lar­go pla­zo, al tiem­po que evi­den­te­men­te no se de­be ol­vi­dar en nin­gún mo­men­to, la apli­ca­ción de unos es­tán­da­res de equi­dad ho­mo­lo­ga­bles al ti­po de so­cie­dad que as­pi­ra­mos.

Aho­ra bien, re­sul­ta im­por­tan­te tener pre­sen­te que los ti­pos no­mi­na­les cons­ti­tu­yen un fo­co de ob­ser­va­ción muy po­ten­te que in­hi­be la atrac­ción de los agen­tes eco­nó­mi­cos que nos in­tere­san y, por tan­to, las tar­je­tas de pre­sen­ta­ción en el as­pec­to fis­cal desem­pe­ñan un pa­pel muy im­por­tan­te.

KIM MAN­RE­SA

De­le­ga­ción de Ha­cien­da de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.