CON­VER­GEN­CIA REAL Y FRA­TER­NI­DAD

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Des­de ha­ce más de dos años, la zo­na euro su­fre una cri­sis que ame­na­za su pro­pia su­per­vi­ven­cia. Su cau­sa úl­ti­ma es­tá en las per­sis­ten­tes di­fe­ren­cias de pro­duc­ti­vi­dad en­tre los paí­ses que la com­po­nen, que, con­tra lo que al­gu­nos es­pe­ra­ban, la mo­ne­da úni­ca no ha he­cho des­apa­re­cer. Los me­nos ri­cos he­mos me­jo­ra­do nues­tro ni­vel de vi­da más de la cuenta, en­deu­dán­do­nos pa­ra po­der gas­tar más de lo que pro­du­cía­mos; así he­mos vi­vi­do de pres­ta­do, has­ta que nues­tros pres­ta­mis­tas han di­cho bas­ta. Se tra­ta aho­ra de ir de­vol­vien­do la deu­da con­traí­da, y de pro­cu­rar que nos que­de al­go pa­ra ir ti­ran­do.

La cri­sis nos ha re­cor­da­do lo evi­den­te: el ni­vel de ren­ta de un país y el gas­to que es­te pue­de per­mi­tir­se vie­nen de­ter­mi­na­dos por su pro­duc­ti­vi­dad.

La su­pera­ción del es­ta­do agudo de la cri­sis no re­sol­ve­rá el pro­ble­ma: en­tre los paí­ses miem­bros de la zo­na euro, y aún más en el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea, sub­sis­ti­rán gran­des di­fe­ren­cias de ren­ta. Si bien es cier­to que, den­tro de un país, esas di­fe­ren­cias pue­den ser pa­lia­das en gran par­te por mi­gra­cio­nes in­ter­nas y por trans­fe­ren­cias de re­cur­sos en­tre re­gio­nes o pro­vin­cias, no hay que es­pe­rar que lo mis­mo ocu­rra en­tre paí­ses: las mi­gra­cio­nes se­rán más

La cri­sis nos ha re­cor­da­do que el ni­vel de ren­ta y el gas­to de un país es­tán li­ga­dos a su pro­duc­ti­vi­dad

es­ca­sas, y es­ta­mos vien­do que la dis­po­si­ción de los más ri­cos a trans­fe­rir re­cur­sos a los me­nos ri­cos tie­ne unos lí­mi­tes bien es­tre­chos, que las fre­cuen­tes in­vo­ca­cio­nes a la so­li­da­ri­dad no con­si­guen tras­pa­sar.

Así las co­sas, a me­nos que los paí­ses me­nos ri­cos ex­pe­ri­men­ten unos au­men­tos de pro­duc­ti- vi­dad que no pue­den dar­se por des­con­ta­dos, las di­fe­ren­cias de ren­ta per­sis­ti­rán: su dis­mi­nu­ción, lo que lla­ma­mos con­ver­gen­cia real, no se pro­du­ci­rá, o se pro­du­ci­rá muy len­ta­men­te. Los paí­ses cen­tra­les de la Unión Eu­ro­pea ya han da­do avi­so: se­rá di­fí­cil man­te­ner a un so­cio en la UE si su pro­duc­ti­vi­dad, y, por con­si­guien­te, su ren­ta, se ale­jan mu­cho de la me­dia eu­ro­pea.

Pe­ro ¿qué gra­do de de­sigual­dad en­tre paí­ses va­mos a es­ti­mar com­pa­ti­ble con la ar­mo­nía que de­be rei­nar en­tre ellos? La pregunta no tie­ne fá­cil res­pues­ta, por­que nos re­pug­na tan­to la igual­dad im­pues­ta co­mo la de­sigual­dad ex­tre­ma.

Una ana­lo­gía pue­de qui­zás ayu­dar­nos a en­con­trar la pro­por­ción áu­rea en­tre es­tos dos ex­tre­mos: en el ám­bi­to fa­mi­liar, todos los her­ma­nos son igua­les en­tre sí, por ser acree­do­res, en idén­ti­ca me­di­da, al ca­ri­ño pa­terno, pe­ro se re­co­no­cen el de­re­cho a pe­dir re­ga­los dis­tin­tos a los Re­yes, a ele­gir ca­rre­ras di­ver­sas, a cul­ti­var afi­cio­nes dis­tin­tas y a dis­fru- tar, en con­se­cuen­cia, de ni­ve­les de ren­ta dis­pa­res. La ar­mo­nía fa­mi­liar na­ce, pre­ci­sa­men­te, de esa com­bi­na­ción de igual­dad y di­fe­ren­cia.

La ana­lo­gía fa­mi­liar no es ca­sual, por­que el prin­ci­pio que per­mi­te que quie­nes son igua­les en de­re­chos (pe­ro no idén­ti­cos) re­ci­ban dis­tin­to tra­to es jus­ta­men­te la fra­ter­ni­dad, y es el ejer­ci­cio

La UE ha ad­ver­ti­do que se­rá di­fí­cil man­te­ner a un so­cio si su pro­duc­ti­vi­dad se ale­ja mu­cho de la me­dia

de la fra­ter­ni­dad lo que nos per­mi­ti­rá vi­vir de for­ma dis­tin­ta sien­do igua­les an­te la ley.

De los tres tér­mi­nos del an­ti­guo le­ma que la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa adop­tó co­mo di­vi­sa –“Li­ber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad”– Oc­ci­den­te ha ren­di­do cul­to al pri­me­ro y ha ol­vi­da­do el úl­ti­mo. He­mos per­se­gui­do el se- gun­do, la igual­dad, me­dian­te la apli­ca­ción de la so­li­da­ri­dad. En nom­bre de esa so­li­da­ri­dad, se han li­bra­do gran­des y bue­nas ba­ta­llas, pe­ro hoy ve­mos que tie­ne lí­mi­tes.

Tra­ta­mos de com­pen­sar la fal­ta de equi­dad del mer­ca­do, re­sul­ta­do de la bús­que­da de la efi­cien­cia, con trans­fe­ren­cias pú­bli­cas. Nos per­mi­ti­mos exi­gir en nom­bre de la efi­cien­cia y nos obli­ga­mos a dar por sen­ti­do del de­ber.

Es­ta com­bi­na­ción fo­men­ta a me­nu­do nues­tros peo­res ins­tin­tos: la co­di­cia –dis­fra­za­da a ve­ces de es­pí­ri­tu de em­pre­sa– y la en­vi­dia –que quie­re ha­cer­se pa­sar por an­sia de jus­ti­cia so­cial–. Una so­cie­dad con so­li­da­ri­dad pe­ro sin fra­ter­ni­dad, se ha di­cho, es una so­cie­dad de la que to­do el

Oc­ci­den­te ha ren­di­do cul­to a la li­ber­tad y ha per­se­gui­do la igual­dad, pe­ro se ha ol­vi­da­do de la fra­ter­ni­dad

mun­do desea es­ca­par. Lo po­co que uno sa­be de paí­ses mu­cho más so­li­da­rios que el nues­tro su­gie­re que al­go de verdad de­be de ha­ber en esa afir­ma­ción.

Por cuan­to la fra­ter­ni­dad per­mi­te ser di­ver­sos a quie­nes son igua­les, su ejer­ci­cio evi­ta­rá que ocu­rra lo que mu­chos te­men del pro­yec­to eu­ro­peo: que la bús­que­da de la igual­dad de ni­ve­les de ren­ta se con­vier­ta en uni­for­mi­za­ción de afi­cio­nes, há­bi­tos y for­mas de pe­nar. Esa uni­for­mi­za­ción, que no ocu­rre en una fa­mi­lia nor­mal, no tie­ne por qué pro­du­cir­se en el ám­bi­to eu­ro­peo. Al con­tra­rio: la fra­ter­ni­dad ha­rá po­si­ble la con­vi­ven­cia sin re­ce­los ni re­sen­ti­mien­tos en­tre los ciu­da­da­nos de paí­ses muy ri­cos y los de paí­ses al­go me­nos ri­cos, mien­tras nos acer­ca­mos a ese ob­je­ti­vo, hoy dis­tan­te, de unos Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa; y qui­zá lle­gue­mos a ayu­dar a los más po­bres, no por sen­ti­do del de­ber, sino por ge­ne­ro­si­dad.

Na­da de es­to me pa­re­ce ajeno a nues­tra si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Ya que ha­bla­mos mu­cho de cri­sis de va­lo­res –no ca­be du­da de que la des­apa­ri­ción de cier­tas pau­tas de con­duc­ta ha con­tri­bui­do a traer­nos a don­de es­ta­mos– acor­dé­mo­nos de la fra­ter­ni­dad, va­lor ol­vi­da­do des­de mu­cho antes de la cri­sis. Pen­se­mos en có­mo su ejer­ci­cio pue­de me­jo­rar las co­sas. De­di­qué­mos­le un pen­sa­mien­to, de vez en cuan­do, du­ran­te la lar­ga no­che de in­vierno que nos ro­dea, mien­tras tra­ba­ja­mos por una pri­ma­ve­ra que no de­ja­rá de lle­gar.

JOHN GUILLEMIN / BLOOM­BERG

La fra­ter­ni­dad ha­rá po­si­ble la con­vi­ven­cia sin re­ce­los ni re­sen­ti­mien­tos en­tre los ciu­da­da­nos de paí­ses muy ri­cos y los de paí­ses al­go me­nos ri­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.