DIEZ AÑOS DE UN EURO EN HO­RAS BA­JAS

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

En enero se cum­plió el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la en­tra­da en cir­cu­la­ción del euro, en su for­ma­to de mo­ne­das y bi­lle­tes de ban­co, que pa­só a sus­ti­tuir a las di­ver­sas mo­ne­das na­cio­na­les de los paí­ses miem­bros de la eu­ro­zo­na (pe­se­ta, mar­co ale­mán, et­cé­te­ra.). Es des­ta­ca­ble que es­te aniver­sa­rio ha­ya pa­sa­do prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­do, sin nin­gu­na con­me­mo­ra­ción ofi­cial. Só­lo al­gún ac­to aca­dé­mi­co, co­mo el ce­le­bra­do el pa­sa­do mar­tes en el Cer­cle d’eco­no­mia, ha da­do fe de la efe­mé­ri­de. Es­te frío am­bien­te con­tras­ta con el des­plie­gue de fan­fa­rria que acom­pa­ñó la crea­ción del euro en 1999 y su lan­za­mien­to co­mo mo­ne­da de cur­so le­gal ha­ce una dé­ca­da.

Es­tá cla­ro que el euro no es­tá pa­ra ce­le­bra­cio­nes. Se en­cuen­tra, co­mo todos sa­be­mos por­que la so­por­ta­mos, en una pro­fun­da cri­sis. Su en­ver­ga­du­ra es tal que, en con­tras­te con el jú­bi­lo que acom­pa­ñó a sus pri­me­ros pa­sos, hoy se cues­tio­na abier­ta­men­te si el euro y la pro­pia eu­ro­zo­na son via­bles. Tal es el te­mor de que el euro pue­da su­cum­bir que al­gu­nos ban­cos, ser­vi­cios de es­tu­dios e in­clu­so gran­des em­pre­sas en­sa­yan mo­de­los de las con­se­cuen­cias que po­dría aca­rrear­les la des­apa­ri­ción del euro. ¿Es po­si­ble que es­ta mo­ne­da des­apa­rez­ca? ¿Cuá­les po­drían ser las con­se­cuen­cias de que ello ocu­rrie­ra? Es­te ar­tícu­lo se di­ri­ge a con­tes­tar es­tas pre­gun­tas.

El pun­to de par­ti­da de­be ser la reali­dad del euro, es de­cir, su im­plan­ta­ción e im­por­tan­cia. Ac­tual­men­te, la zo­na euro cuenta con 17 paí­ses que tie­nen el euro co­mo su mo­ne­da na­cio­nal. Hay, asi­mis­mo, va­rios paí­ses (An­do­rra, Mó­na­co, Mon­te­ne­gro...) que, con acuer­dos más o me­nos ex­plí­ci­tos con el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), tam­bién usan el euro co­mo mo­ne­da pro­pia. En to­tal, unos 330 mi­llo­nes de per­so­nas lle­van es­ta mo­ne­da en sus bol­si­llos. Ade­más, va­rios paí­ses de Áfri­ca y el Ca­ri­be, te­rri­to­rios o ex co­lo­nias de paí­ses eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te de Fran­cia, tie­nen sus mo­ne­das vin­cu­la­das al euro. Es­te gru­po com­pren­de unos 150 mi­llo­nes de per­so­nas. Por lo tan­to, el euro ha lle­ga­do a ser, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, la mo­ne­da de ca­si 500 mi­llo­nes de per­so­nas.

En el cam­po in­ter­na­cio­nal, el euro ha he­cho avan­ces no­ta­bles, in­clu­so sor­pren­den­tes si con­si­de­ra­mos su cor­ta edad. Se­gún las úl­ti­mas ci­fras dis­po­ni­bles, del BCE, en el 2009 un ter­cio del stock de deu­da in­ter­na­cio­nal es­ta­ba de­no­mi­na­do en eu­ros, al igual que un 20% de los prés­ta­mos y los de­pó­si­tos ban­ca­rios in­ter­na­cio­na­les. En los mer­ca­dos cam­bia­rios, el euro in­ter­ve­nía en el 40% de las transac­cio­nes. Y, fi­nal­men­te, y muy im­por­tan­te, el euro cons­ti­tuía el 27% del mon­to de las re­ser­vas mo­ne­ta­rias in­ter­na­cio­na­les. Por lo tan­to, ade­más de ser di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te la mo­ne­da de cer­ca de 500 mi­llo­nes de per­so­nas, el euro tam­bién ha he­cho un rá­pi­do e im­por­tan­te re­co­rri­do a

El euro ha lle­ga­do a ser, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, la mo­ne­da de ca­si 500 mi­llo­nes de per­so­nas

ni­vel in­ter­na­cio­nal, en el que, a pe­sar de la cri­sis, si­gue en se­gun­do lu­gar des­pués del dó­lar y por de­lan­te de la li­bra es­ter­li­na, el yen ja­po­nés y otras mo­ne­das tra­di­cio­na­les de re­ser­va.

La reali­dad ineludible es que, a pe­sar de todos es­tos avan­ces, rá- pi­dos e im­por­tan­tes, el euro es­tá ase­dia­do y ame­na­za­do. La his­to­ria nos ha en­se­ña­do que las con­quis­tas hu­ma­nas son re­ver­si­bles y pe­re­ce­de­ras. Por es­to es opor­tuno pre­gun­tar­se cuál se­ría el cos­te de aban­do­nar el euro. Y, aún antes, ¿qué po­si­bi­li­da­des hay de que eso ocu­rra, tan­to a ni­vel de un país co­mo de to­da la zo­na euro? Pa­ra con­tes­tar a es­ta pregunta, exa­mi­na­ré los as­pec­tos le­ga­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos que aco­tan la res­pues­ta.

Des­de el pun­to de vis­ta le­gal, el tra­ta­do de Maas­tricht, por el que se ins­ti­tu­yó la unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria, no con­tem­pla nin­gu­na po­si­bi­li­dad ni de aban­do­nar el euro ni de ser ex­pul­sa­do de él. Tam­po­co se con­tem­pla nin­gún me­ca­nis­mo pa­ra res­cin­dir la le­gis­la­ción es­ta­ble­cien­do el euro. Es más, su ar­ti­cu­la­do pro­cla­ma que la per­te­nen­cia al euro es “irre­ver­si­ble”. Só­lo si se aban­do- na la Unión Eu­ro­pea, tal co­mo per­mi­te el ar­tícu­lo 50 del tra­ta­do de Lis­boa, se po­dría con­tem­plar la po­si­bi­li­dad de aban­do­nar la mo­ne­da común. Por lo tan­to, la se­ce­sión, la ex­pul­sión o la di­so­lu­ción de la zo­na euro son im­po­si­bles con los tra­ta­dos vi­gen­tes.

Tan­to le­gal­men­te co­mo eco­nó­mi­ca­men­te, sa­lir del euro es una op­ción inasu­mi­ble pa­ra cual­quier país

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, los cos­tes de aban­do­nar el euro se­rían enor­mes. Si to­ma­ra es­ta de­ci­sión un país del gru­po con­si­de­ra­do dé­bil (Gre­cia, España, et­cé­te­ra), ca­bría es­pe­rar las si­guien­tes con­se­cuen­cias: una fuer­te de­va­lua­ción de la mo­ne­da na- cio­nal que se ins­tau­ra­se res­pec­to al euro (40%-60%); el im­pa­go de la deu­da pú­bli­ca, cu­yos cos­tes se dis­pa­ra­rían; una par­te im­por­tan­te de la in­dus­tria no po­dría asu­mir el gran cos­te de los in­puts ni el au­men­to del cos­te de su deu­da en eu­ros. Ade­más, se pro­du­ci­ría una sa­li­da ma­si­va de eu­ros de los ban­cos, que obli­ga­ría a su na­cio­na­li­za­ción.

Pa­ra un país de los con­si­de­ra­dos fuer­tes, co­mo por ejem­plo Ale­ma­nia, el cos­te de aban­do­nar el euro y vol­ver al mar­co no se­ría tan ele­va­do co­mo el de un país dé­bil, pe­ro se­gui­ría sien­do con­si­de­ra­ble. Se­ría inevi­ta­ble una re­va­lua­ción del nue­vo mar­co res­pec­to al euro de un 30%-50%. Al co­brar en mar­cos re­va­lua­dos, el Go­bierno no ten­dría pro­ble­mas con su deu­da pú­bli­ca. En cam­bio, la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra se ve­ría muy afec­ta­da y tam­bién la ban­ca, mu­chas de cu­yas obli­ga­cio­nes es­ta­rían de­no­mi­na­das en eu­ros, lo que aca­rrea­ría una pér­di­da en sus nue­vos ba­lan­ces en mar­cos. El ban­co UBS, en un in­for­me ti­tu­la­do Euro break-up: the con­se­quen­ces (Las con­se­cuen­cias de un co­lap­so del euro), es­ti­ma un cos­te del 40%-50% del PIB en el pri­mer gru­po de paí­ses y del 20%-25% en el se­gun­do, prác­ti­ca­men­te to­do en el pri­mer año, as­pec­to es­te úl­ti­mo que po­si­ble­men­te es exa­ge­ra­do.

Las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de aban­do­nar el euro por par­te de un país miem­bro se­rían igual­men­te se­rias. Se ve­ría co­mo un fra­ca­so del país, de la eu­ro­zo­na y, por tan­to, de la in­te­gra­ción eu­ro­pea. Si el aban­dono del euro no fue­ra pac­ta­do de al­gu­na for­ma acep­ta­ble pa­ra todos, el país se­ce­sio­nis­ta se ve­ría so­me­ti­do al os­tra­cis­mo por par­te de sus an­ti­guos so­cios. Si to­da la zo­na de­ci­die­ra pres­cin­dir del euro, la cre­di­bi­li­dad de Eu­ro­pa que­da­ría muy de­va­lua­da. Por otra par­te, sus obli­ga­cio­nes en eu­ros, in­clu­yen­do las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les en es­ta mo­ne­da, de­be­rían ser abor­da­das de al­gu­na ma­ne­ra, lo que no se­ría fá­cil al com­por­tar una po­lé­mi­ca dis­tri­bu­ción de cos­tes en­tre los miem­bros de la zo­na en di­so­lu­ción.

En re­su­men, el aban­dono in­di­vi­dual y, to­da­vía más, co­lec­ti­vo del euro es una op­ción inasu­mi­ble por sus ele­va­dí­si­mos cos­tes. Pe­ro el di­le­ma es que man­te­ner la mo­ne­da común tam­bién ha pa­sa­do a ser una as­pi­ra­ción muy ca­ra, con unos cos­tes que los paí­ses me­jor si­tua­dos, con Ale­ma­nia a la ca­be­za, no quie­ren asu­mir. La mio­pía po­lí­ti­ca de los prin­ci­pa­les ac­to­res de la zo­na euro les im­pi­de ver y ven­der a sus elec­to­res que el cos­te a cor­to pla­zo de sal­var el euro es in­com­pa­ra­ble­men­te más ba­ra­to que el cos­te a me­dio y lar­go pla­zo de de­jar que se de­rrum­be. Pe­ro es­te dia­bó­li­co di­le­ma no re­suel­ve el pro­ble­ma de fon­do de si el euro es, in­clu­so con el pac­to fis­cal que se es­tá pre­pa­ran­do, téc­ni­ca­men­te via­ble.

ALAS­TAIR MI­LLER / BLOOM­BERG

El dé­ci­mo aniver­sa­rio del euro ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do por la di­fí­cil si­tua­ción que atra­vie­sa la mo­ne­da úni­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.