Pic­tet: la es­tra­te­gia di­ver­gen­te

El ban­co sui­zo ca­bal­ga so­bre un in­mo­bi­lia­rio se­lec­ti­vo y ren­ta fi­ja de gran­des em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - A. Ca­ba­ni­llas

Las emer­gen­tes son eco­no­mías que es­tán muy con­di­cio­na­das por las de­ci­sio­nes de sus ban­que­ros cen­tra­les, son po­co pre­vi­si­bles y, por lo tan­to, muy vo­lá­ti­les”, ex­pli­ca Christophe Donay, je­fe de es­tra­te­gia de Pic­tet et Cie, el ban­co pri­va­do que me­jor se aso­cia con la plaza fi­nan­cie­ra de Gi­ne­bra. Na­ci­do en 1805, ini­ció re­cien­te­men­te una ex­pan­sión que le lle­vó a España y en con­cre­to a Bar­ce­lo­na (2007), don­de cuenta con una ofi­ci­na di­ri­gi­da por Ca­la­man­da Gri­foll. Es­ta se­ma­na, el je­fe de es­tra­te­gia de Pic­tet ex­pli­có los es­ce­na­rios de fu­tu­ro con los que tra­ba­ja el ban­co a un gru­po de in­ver­so­res reuni­dos en el Círcu­lo Ecues­tre. Allí les pi­dió cau­te­la an­te las in­ver­sio­nes en paí­ses emer­gen­tes y mos­tró su re­ce­lo an­te las com­mo­di­ties. “Son de­ma­sia­do vo­lá­ti­les, es­tán de­ma­sia­do aso­cia­das a la evo­lu­ción de las ac­cio­nes”. Con­tra­ria­men­te, Donay se mues­tra par­ti­da­rio del pri­va­te equity real sta­te, es de­cir, la in­ver­sión en el in­mo­bi­lia­rio en mer­ca­dos muy se­lec­cio­na­dos don­de el ren­di­mien­to es­tá más que ase­gu­ra­do, co­mo Bra­sil o Es­ta­dos Uni­dos. “Es una pro­pues­ta am­bi­cio­sa, con un aná­li­sis de­te­ni­do de la si­tua­ción, los ren­di­mien­tos aca­ban por ser ele­va­dos”.

Donay par­te de un es­ce­na­rio mun­dial en el que las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les y emer­gen­tes re­fle­jan un do­ble de­co­upling: en cre­ci­mien­to y en la evo­lu­ción de los pre­cios. Pa­ra es­te ban­que- ro, los emer­gen­tes pre­sen­tan un cre­ci­mien­to aso­cia­do a una im­por­tan­te in­fla­ción. En los paí­ses oc­ci­den­ta­les, por el con­tra­rio, la cri­sis de la deu­da ha ge­ne­ra­do un cre­ci­mien­to exi­guo y fuer­tes pre­sio­nes de­fla­cio­nis­tas. “Ale­ma­nia de­be­rá ad­mi­tir, tar­de o tem­prano, que no que­da otro re­me­dio que obli­gar al BCE a tener un pa­pel más ac­ti­vo, prac­ti­car quan­ti­ta­ti­ve ea­sing, pe­ro no de ma­ne­ra in­di­rec­ta co­mo has­ta aho­ra”, cuenta Donay, pa­ra quien “Ale­ma­nia no tie­ne otra op­ción. O eso, o la im­plo­sión de la di­vi­sa eu­ro­pea”.

Aun así, el es­ce­na­rio con el que tra­ba­ja Pic­tet es mu­cho más con­ser­va­dor y da só­lo un 20% de po­si­bi­li­da­des de que se ma­te­ria­li­ce una ver­da­de­ra unión fis­cal–“va a lle­gar, pe­ro cos­ta­rá”, acla­ra– y, en cam­bio, con­si­de­ra que el es­ce­na­rio más pro­ba­ble es la per­vi­ven­cia del ac­tual es­ta­do de co­sas, es de­cir, sin gran­des cam­bios, con mo­ne­ti­za­ción de la deu­da por par­te del BCE in­clui­da y un úni­co enig­ma por re­sol­ver: qué ocu­rri­rá fi­nal­men­te con Gre­cia.

En es­te con­tex­to, en el que la vo­la­ti­li­dad re­cien­te en bol­sa –me­di­da por el in­di­ca­dor VIX– apun­ta a un des­cen­so de la ren­ta­bi­li­dad, Donay apues­ta por la ren­ta fi­ja de em­pre­sas, de em­pre­sas só­li­das y sa­nea­das. “Pen­sa­mos que son el com­po­nen­te bá­si­co de nues­tro portafolio, al que tam­bién ca­be aña­dir­le al­go de oro”. “No obs­tan­te, pa­ra ga­ran­ti­zar­se una car­te­ra equi­li­bra­da –con­ti­nua Donay– man­ten­dre­mos nues­tra es­tra­te­gia de gue­rri­lla en bo­nos del Te­so­ro ame­ri­cano, deu­da so­be­ra­na y al­go de li­qui­dez pa­ra ca­zar las opor­tu­ni­da­des”.

Christophe Donay y Ca­la­man­da Gri­foll

JOR­DI ROVIRALTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.