La ru­ta de la sal

La cuen­ca mi­ne­ro-quí­mi­ca des­en­ca­de­na­da por Iber­po­tash: los Mar­tí­nez, Su­ma­rro­ca, Juan Ro­sell, Gay de Mon­te­llà o Miar­nau, en el cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

El “Ca­ta­lun­ya se­rá in­dus­trial o no se­rá” im­po­ne su ley. Es­ta ver­sión lai­ca de un le­ma teo­ló­gi­co atri­bui­do a un obis­po me­mo­ra­ble –au­tor del “se­rá cris­tia­na o no se­rá”– es la con­sig­na de una ma­ni­fes­ta­ción en la que Jo­sé An­to­nio Mar­tí­nez, con­se­je­ro de­le­ga­do de Iber­po­tash, mar­cha al fren­te, jun­to a co­le­gas, co­mo Car­les Su­ma­rro­ca, y otros miem­bros de la Co­mi­sión de In­dus­tria de Fo­ment del Tre­ball Na­cio­nal, la gran pa­tro­nal ca­ta­la­na, que pre­si­de Joa­quín Gay de Mon­te­llà.

Iber­po­tash va res­ta­da en el pro­yec­to Phoe­nix, la apues­ta por una cuen­ca in­dus­trial de la po­ta­sa y de la sal que, par­tien­do de la mi­ne­ría del Ba­ges, es­tá lla­ma­da a con­ver­tir­se en el nue­vo clús­ter quí­mi­co de en­ver­ga­du­ra. Su ma­triz is­rae­lí (el gru­po ICL) ha apos­ta­do 200 mi­llo­nes de eu­ros en la pri­me­ra fase del pro­yec­to, lo que in­du­ci­rá un enor­me efec­to mul­ti­pli­ca­dor. A eso se le lla­ma acu­mu­la­ción bru­ta de ca­pi­tal (in­ver­sión), la úni­ca he­rra­mien­ta efi­caz an­te la cri­sis, el re­me­dio ro­tun­do de nues­tra ca­ta­to­nia co­lec­ti­va.

Iber­po­tash es una em­pre­sa fun­da­men­tal­men­te ex­por­ta­do­ra y quie­re tener lis­tas sus co­ne­xio­nes fe­rro­via­rias, es­pe­cial­men­te la que ha de unir­la al fu­tu­ro co­rre­dor me­di­te­rrá­neo, y ahí es don­de en­tran sus enor­mes si­ner­gias con em­pre­sas de in­fra­es­truc­tu­ras fe­rro­via­rias co­mo la Com­sa Em­te de los nú­cleos fa­mi­lia­res Miar­nau y Su­ma­rro­ca. En el 2008, Iber­po­tash lle­vó a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción geo­ló­gi­ca con el ob­je­ti­vo de co­no­cer en detalle el sub­sue­lo de Sú­ria: con­fir­mó la exis­ten­cia de mi­ne­ral de sal y po­ta­sa en can­ti­dad y ca­li­dad, con me­dio si­glo por de­lan­te.

En el mer­ca­do na­cio­nal, la po­ta­sa es la ma­te­ria pri­ma de los fer­ti­li­zan­tes, mien­tras que la sal arran­ca en la in­dus­tria elec­tro­quí­mi­ca o en el des­hie­lo de las ca­rre­te­ras, aun­que, so­bre to­do, es una com­mo­dity in­ter­na­cio­nal muy de­man­da­da en el co­ra­zón de Eu­ro­pa (y tam­bién en puer­tos del nor­te, co­mo Rot­ter­dam, Hamburgo o Am­be­res), que exi­ge el de­fi­ni­ti­vo lo­gro del po­lé­mi­co an­cho de vía.

Las mi­nas si­guen sien­do un ma­te­rial sen­si­ble. Son el co­ra­zón de una in­dus­tria im­po­si­ble de des­lo­ca­li­zar (¿quién va a mo­ver una mi­na de si­tio?), una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que ya no vi­ve ba­jo el sín­dro­me del pi­ca­dor de an­tra­ci­tas en las hon­das as­tu­ria­nas, sino más bien en el tra­ba­ja­dor cua­li­fi­ca­do de zo­nas más ha­bi­ta­bles, co­mo el Ba­ges o la dul­ce

En las mi­nas de Sú­ria y Car­do­na, el equi­po di­rec­ti­vo es­tá for­ma­do bá­si­ca­men­te por mu­je­res

bahía de Cá­diz, un en­cla­ve de ma­ris­mas y ca­ños, na­ci­das pa­ra la ex­plo­ta­ción de la sal.

En la mi­na de Sú­ria, di­ri­gi­da por mu­je­res en un mun­do de hom­bres, se tra­ba­ja en con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, que qui­sie­ran pa­ra sí los cie­los abier­tos del Reino Uni­do. Y es que, en la mi­na mo­der­na, ya no se lle­va el an­te- bra­zo gra­ní­ti­co con­fun­di­do con la pie­dra que re­me­mo­ró a me­nu­do el du­ro Ray­mond Chand­ler (“man­ten­go mi na­tu­ra­le­za gra­cias a que tra­ba­jé cin­co años en una mi­na de sal”), un mo­de­lo tras­no­cha­do de hom­bre-hom­bre, dip­so­ma­nía­co y de­pre­si­vo, que es­cri­bió pa­ra Hitch­cock el guión de Ex­tra­ños en un tren, la no­ve­la de Pa­tri­cia Highs­mith y que otor­gó a Gary Grant su me­jor ver­sión de Mar­lo­we, en el Lar­go adiós.

Aho­ra, los hom­bres y las mu­je­res de sal orien­tan su fu­tu­ro ha­cia cau­sas mas pro­sai­cas y me­jor re­mu­ne­ra­das, co­mo el par­que Geo­ló­gi­co de la Ca­ta­lun­ya Cen­tral, un cen­tro de di­fu­sión de la mi­ne­ría y geo­lo­gía, que tra­ta de au­nar ofer­ta tu­rís­ti­ca, di­dác­ti­ca y cien­tí­fi­ca en torno a su pai­sa­je y que es­tá dis­pues­to a vin­cu­lar­se a la red mun­dial de geo­par­ques de la Unes­co.

Iber­po­tash se ali­men­ta del sub­sue­lo y es pro­vee­do­ra del sue­lo. Sus clien­tes se re­par­ten en­tre los pro­duc­to­res de fer­ti­li­zan­tes y los fa­bri­can­tes de de­ri­va­dos de la sal, co­mo la Sol­vay de Mar­to­rell, un gi­gan­te quí­mi­co asen­ta­do en Ca­ta­lun­ya con vo­ca­ción de con­ti­nui­dad. Su ca­pa­ci­dad de po­ner en mar­cha una de las prin­ci­pa­les par­ti­das del co­mer­cio ex­te­rior vin­cu­la a Iber­po­tash con em­pre­sas de otros sec­to­res, co­mo las ca­be­ce­ras au­to­mo­vi­lís­ti­cas Seat y Nis­san; las si­de­rúr­gi­cas, co­mo Cel­sa; las ce­men­te­ras, al es­ti­lo de Ce­men­tos Molins o La­far­ge, y tam­bién me­ta­lúr­gi­cas, co­mo la Sie­mens, co­man­da­da por Fran­cis­co Be­lil. To­das ellas lle­van más de me­dia vi­da abier­tas al mar, gra­cias al com­pe­ti­ti­vo hin­ter­land del puer­to de Bar­ce­lo­na, pe­ro an­he­lan la ma­te­ria­li­za­ción fe­rro­via­ria del co­rre­dor me­di­te­rrá­neo.

Des­de di­ciem­bre del 2010 fun­cio­na la vía trans­fron­te­ri­za de an­cho eu­ro­peo, pro­pie­dad de Adif, que en­la­za Bar­ce­lo­na con Lyon. Y so­bre es­te lo­gro, Iber­po­tash pro­po­ne aho­ra apro­ve­char la lí­nea de Fe­rro­ca­rrils de la Ge­ne­ra­li­tat que une Sú­ria, Sa­llent y Mar­to­rell pa­san­do por Man­re­sa y aña­dir un ter­cer ca­rril de an­cho in­ter­na­cio­nal. El nue­vo tra­za­do al­can­za­ría el nu­do de Cas­tell­bis­bal, la puer­ta de en­tra­da en el co­rre­dor.

Cru­ce en­tre la lo­gís­ti­ca y la ma­te­ria, la po­ta­sa es un nu­trien­te esen­cial pa­ra los cul­ti­vos de me­dio pla­ne­ta. Sú­ria vi­ve la opor­tu­ni­dad úni­ca de con­ver­tir­se en ori­gen (aguas arri­ba) de un tra­ding más pro­pio de los paí­ses pe­tro­le­ros, arro­ce­ros o pro­duc­to­res de so­ja. Sus an­te­ce­den­tes en­mar­can, con ma­yor o me­nor for­tu­na, opor­tu­ni­da­des per­di­das (co­mo la ru­ta tran­saha­ria­na de Tom­buc­tú, a ori­llas del Ní­ger, que en­cum­bró a Ma­li)

JOA­QUÍN GAY DE MON­TE­LLÀ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.