Nue­va vi­da des­pués de la ban­ca

El re­ajus­te del sec­tor aho­rro obli­ga­rá a rein­ven­tar­se a pro­fe­sio­na­les po­co ha­bi­tua­dos al cam­bio

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez Na­ta­lia Se­gu­ra, ex tra­ba­ja­do­ra de ca­ja de aho­rros

Has­ta ha­ce po­co, tra­ba­jar en una en­ti­dad fi­nan­cie­ra se aso­cia­ba a tener un empleo pa­ra to­da la vi­da. El re­ajus­te del sec­tor ha ro­to el mi­to: se­gún es­ti­ma­cio­nes de CC.OO., las fu­sio­nes de ca­jas de aho­rros han su­pues­to ya el re­cor­te de unos 14.000 pues­tos de tra­ba­jo, a los que se su­ma­rían unos 2.000 más de la ban­ca.

“La ma­yo­ría de sa­li­das se han ges­tio­na­do pre­ju­bi­lan­do a ma­yo­res de 55 años de todos los ni­ve­les, des­de ad­mi­nis­tra­ti­vos has­ta di­rec­ti­vos, que lle­va­ban to­da su vi­da en la en­ti­dad y que han pac­ta­do con­di­cio­nes su­fi­cien­te­men­te bue­nas co­mo pa­ra no vol­ver al mer­ca­do la­bo­ral”, acla­ra Car­los Do­min­go, res­pon­sa­ble del sec­tor de ca­jas de la Fe­de­ra­ción Comfia de CC.OO. de Ca­ta­lun­ya. El pro­ce­so, sin em­bar­go, no ha fi­na­li­za­do. De he­cho, el Go­bierno es­ti­ma que el sec­tor aún de­be­rá re­cor­tar otro 20% de sus plan­ti­llas. “Es una in­cóg­ni­ta có­mo se van a lle­var a ca­bo esos ajus­tes: que­dan po­cos em­plea­dos de edad avan­za­da y no es­tá cla­ro que las en­ti­da­des ten­gan re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra aco­me­ter nue­vas pre­ju­bi­la­cio­nes con bue­nas con­di­cio­nes”, ad­vier­te Do­min­go. Es de­cir, la vía del des­pi­do po­dría ganar pro­ta­go­nis­mo en los pró­xi­mos me­ses, pe­ro ¿dón­de se re­co­lo­ca­rán es­tos pro­fe­sio­na­les?

Se­gún Ne­ka­ne Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de la fir­ma de re­co­lo­ca­ción ( outplacement) Lee Hecht Ha­rri­son, hay tres elementos que di­fe­ren­cian la re­co­lo­ca­ción de es­tos pro­fe­sio­na­les res­pec­to a los de cual­quier otro sec­tor: “Sue­len creer que te­nían un tra­ba­jo pa­ra to­da la vi­da, es­tán acos­tum­bra­dos en su ma­yo­ría a tra­ba­jar con jor­na­da in­ten­si­va y vie­nen de un sec­tor que ha cam­bia­do por com­ple­to, lo que di­fi­cul­ta que pue­dan vol­ver a co­lo­car­se en el mis­mo”. Ade­más, la ele­va­da edad de al­gu­nos de los afec­ta­dos ha­ce que sus ex­pec­ta­ti­vas sa­la­ria­les no con­cuer­den con la reali­dad ac­tual del mer­ca­do. Por eso, el re­to pa­ra es­tos pro­fe­sio­na­les es el cam­bio de ac­ti­tud. “Un per­fil muy tí­pi­co es el del tra­ba­ja­dor que lle­va 20 años en la mis­ma en­ti­dad, se cree que no sa­be ha­cer otra co­sa y su úni­ca ob­se­sión es vol­ver a co­lo­car­se en el mis­mo sec­tor, en lu­gar de abrir­se a otras op­cio­nes”, la­men­tan Ele­na García Pont y Car­les Po­lo, con­sul­to­res de la fir­ma Evo­lu­cio­na_t, que han ase­so­ra­do en su re­co­lo­ca­ción a pro­fe­sio­na­les afec­ta­dos por los re­ajus­tes del sec­tor.

Sin em­bar­go, la sa­li­da más común en­tre los ex tra­ba­ja­do­res de ban­ca es el au­to­em­pleo. La se­gun­da, la re­co­lo­ca­ción en otros sec­to­res. Pa­ra ello, las em­pre­sas de re­co­lo­ca­ción y reorien­ta­ción abo­gan por iden­ti­fi­car qué ha­bi­li­da­des y mo­ti­va­cio­nes tie­nen es­tos pro­fe­sio­na­les que sean ex­tra­po­la­bles a otros sec­to­res, y ayu­dar­los a re­di­ri­gir­los ha­cia ese nue­vo ho­ri­zon­te pro­fe­sio­nal. “Por ejem­plo –ex­pli­ca Ro­drí­guez–, un di­rec­tor de ofi­ci­na es­tá acos­tum­bra­do a asu­mir fun­cio­nes de mi­ni­di­rec­tor de em­pre­sa, un ca­je­ro es ex­per­to en aten­ción al clien­te, y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.