Iz­nik, lu­jo oto­mano

En la úl­ti­ma li­ci­ta­ción de Go­ya Subas­tas un pla­to de ce­rá­mi­ca Iz­nik, que con­ta­ba con un pre­cio de sa­li­da de 300 eu­ros, se ad­ju­di­có en 145.000

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Car­los García-osuna

Iz­nik, ciu­dad si­tua­da jun­to a los ma­res de Már­ma­ra y Muer­to, ha­bía si­do con­quis­ta­da por Ale­jan­dro Magno y bau­ti­za­da co­mo Ni­cea. De­no­mi­na­da la pe­que­ña Ro­ma de Asia, fue ele­gi­da por el em­pe­ra­dor Cons­tan­tino pa­ra cons­truir su pa­la­cio im­pe­rial de ve­rano y con­ver­tir­se en ca­pi­tal del im­pe­rio ro­mano de Oriente. A la caí­da de Ro­ma, na­ció la Ni­cea bi­zan­ti­na, y su nom­bre se fue trans­for­man­do en Iz­nik, que sig­ni­fi­ca­ba en grie­go “ir a Ni­cea”. La pa­ra­di­sia­ca ciu­dad tam­bién se­du­jo a los sul­ta­nes y en el si­glo XIV ya for­ma­ba par­te del im­pe­rio oto­mano. Sus edi­fi­cios más in­tere­san­tes son la ca­te­dral de San­ta So­fía, en la que se ce­le­bra­ron el pri­me­ro (325) y el sép­ti­mo (787) con­ci­lio Ecu­mé­ni­co; la mez­qui­ta Ye­sil, cons­trui­da en 1391; el com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co Ni­lü­fer Ha­tum Ima­re­ti, y los mu­seos de ce­rá­mi­ca en­cla­va­dos en dis­tin­tos edi­fi­cios y los res­tos de las mu­ra­llas ro­ma­nas.

Con una ico­no­gra­fía muy ca­rac­te­rís­ti­ca, la ca­li­dad de la ce­rá­mi­ca de Iz­nik se con­vir­tió en un co­di­cia­do de­seo pa­ra co­lec­cio­nis­tas de to­do el mun­do, y lo si­gue sien­do aho­ra, da­da la es­ca­sa apa­ri­ción de es­tas pie­zas en el mer­ca­do.

Los ex­per­tos di­sec­cio­nan la her­mo­sa ce­rá­mi­ca de Iz­nik. Jor­di Ca­rre­ras, de Bal­cli’s, cen­tra las co­ti­za­cio­nes de la lo­za de Iz­nik: “Los pla­tos y ja­rras que he­mos subas­ta­do siem­pre se han co­ti­za­do en­tre 5.000 y 7.500 eu­ros. El al­tí­si­mo pre­cio al­can­za­do por el pla­to de Go­ya Subas­tas se­gu­ra­men­te se ex­pli­ca por ser un ob­je­to es­pe­cial­men­te ra­ro que era dispu­tado por va­rios co­lec­cio­nis­tas. Las pie­zas más va­lo­ra­das de Iz­nik son las del si­glo XVI, que pue­de con­si­de­rar­se la épo­ca do­ra­da de esa ma­nu­fac­tu­ra tur­ca. Sue­len pa­gar­se más las de for­ma (ja­rras o pla­tos) que los azu­le­jos. La de­co­ra­ción ha­bi­tual es la de te­má­ti­ca flo­ral, pe­ro si apa­re­cen otros elementos, co­mo bar­cos o fi­gu­ras, los pre­cios se dis­pa­ran. Es muy di­fe­ren­te del

Las pie­zas más va­lo­ra­das de Iz­nik son las del XVI, la épo­ca do­ra­da de esa ma­nu­fac­tu­ra tur­ca

de la por­ce­la­na china, por­que las pie­zas son mu­cho más es­ca­sas, da­do que la pro­duc­ción aca­bó en el si­glo XVII”.

Ali­ce Bailey de Bon­hams re­co­mien­da “bus­car una bue­na com­po­si­ción en la dis­tri­bu­ción del di­se­ño en la pie­za, que el vi­dria­do sea trans­pa­ren­te y no es­té co­rri­do y que la ce­rá­mi­ca es­té in­tac­ta. Lo ma­ra­vi­llo­so de es­ta lo­za es lo va­ria­do de su di­se­ño. Una de las so­bre­sa­lien­tes co­lec­cio­nes de Iz­nik se en­cuen­tra en el Mu­seo Gul­ben­kian de Lis­boa, que re­fle­ja su ri­co re­per­to­rio de­co­ra­ti­vo pro­du­ci­do en­tre los si­glos XVI y XVII”. Bon­hams ven­dió a un co­lec­cio­nis­ta par­ti­cu­lar bel­ga, el pa­sa­do 4 de oc­tu­bre del 2011, una im­por­tan­te ja­rra de agua (su­rahi) fe­cha­ble

Pla­to de ce­rá­mi­ca es­mal­ta­da tur­ca Iz­nik, ha­cia 1550. Sa­li­da:

Re­ma­te: ha­cia 1575, por 190.000 li­bras”. Sa­ra Plumby, di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de ar­te is­lá­mi­co de Ch­ris­tie’s, en­tien­de que el va­lor a una pie­za de Iz­nik se lo aña­de la cla­ri­dad de co­lor, la for­ma y su es­ta­do de con­ser­va­ción”, ase­gu­ran­do que sus po­de­ro­sos di­se­ños son bus­ca­dos por los co­lec­cio­nis­tas de to­do el mun­do.

El pla­to que ven­día Go­ya por 300 eu­ros des­per­tó mu­cho in­te­rés. Du­ran­te la ex­po­si­ción lle­ga­ron co­lec­cio­nis­tas in­tere­sa­dos des­de El Cairo, Nue­va York y Lon­dres. Al fi­nal se lo ad­ju­di­có un co­lec­cio­nis­ta in­glés por 145.000 eu­ros, y lo más cu­rio­so es que, tras la subas­ta, otro co­lec­cio­nis­ta le ha ofre­ci­do me­dio mi­llón de eu­ros al nue­vo pro­pie­ta­rio.

Por su par­te, In­ge­borg Fiegl, ex­per­ta de la sa­la de subas­tas aus­tria­ca Do­rot­heum, re­co­no­ce que “la ce­rá­mi­ca de Iz­nik no se en­cuen­tra fá­cil­men­te en el mer­ca­do y que hay que tener mu­cho cui­da­do con las imi­ta­cio­nes, que exis­ten des­de el si­glo XVII pro­ve­nien­tes de Ita­lia y Fran­cia”.

Be­ne­dict Car­ter, di­rec­tor de Oriente Me­dio e In­dia de Sot­heby’s, fi­ja los pa­rá­me­tros pa­ra co­lec­cio­nar pie­zas de ce­rá­mi­ca Iz­nik: “Pa­ra ad­qui­rir lo­za de Iz­nik hay que tener en cuenta va­rios as­pec­tos. El pe­rio­do de los hor­nos ce­rá­mi­cos du­ró unos 150 años, des­de fi­na­les del si­glo XV has­ta el pri­mer cuar­to del si­glo XVI, y por eso el pre­cio os­ci­la sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Las pri­me­ras pie­zas, eje­cu­ta­das en azul y blan­co re­fle­jan­do la in­fluen­cia de las ar­tes de­co­ra­ti­vas per­sas y chi­nas, son aho­ra ex­tre­ma­da­men­te inusua­les”. En el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XVI, los ce­ra­mis­tas desa­rro­lla­ron un ver­da­de­ro, úni­co y re­co­no­ci­ble es­ti­lo tur­co oto­mano, con el uso de pig­men­tos ver­des, azu­les y sua­ves ro­jos. Mu­chos pla­tos, ja­rro­nes y ja­rras fue­ron de­co­ra­dos en un es­ti­lo flo­ral, in­cor­po­ran­do ja­cin­tos, tu­li­pa­nes, cla­ve­les y rosas. Otros di­se­ños in­clu­yen for­mas abs­trac­tas, co­mo ra­yas de ti­gre, es­ca­mas de pez y mo­ti­vos cin

así co­mo ani­ma­les, pá­ja­ros y ele­gan­tes bar­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.