El mo­de­lo ca­ta­lán: ur­bano pe­ro uni­for­me

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

“Mien­tras la le­gis­la­ción li­mi­te las aper­tu­ras de nue­vos es­ta­ble­ci­mien­tos a nú­cleos ur­ba­nos, se man­ten­drá el ac­tual mo­de­lo co­mer­cial ca­ta­lán”, apun­ta el eco­no­mis­ta En­ric Llarch. Lo que no po­drá evi­tar la Ge­ne­ra­li­tat, que tra­ba­ja en una nue­va le­gis­la­ción pa­ra el sec­tor, es que sean las gran­des ca­de­nas y no los pe­que­ños co­mer­cios los que se ins­ta­len en los cen­tros de las ciu­da­des. El pe­li­gro que exis­te, in­clu­so en Ca­ta­lun­ya, es la di­fe­ren­cia­ción en­tre cen­tro de la ciu­dad y los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos, que per­de­rán zo­nas co­mer­cia­les, y la uni­for­mi­za­ción, con las mis­mas tien­das en to­das par­tes. “Al pú­bli­co ma­si­vo ya le va bien”, se­ña­la Llarch. En el pa­seo de Grà­cia, por ejem­plo, es­tán las mis­mas mar­cas y fran­qui­cias que en to­das par­tes, con hon­ro­sas ex­cep­cio­nes.

“La cri­sis ac­tual del co­mer­cio só­lo pro­fun­di­za un pro­ce­so de cam­bio del sec­tor que ya es­ta­ba en mar­cha”, apun­ta el eco­no­mis­ta En­ric Llarch. La re­vo­lu­ción ya es­ta­ba en mar­cha; la cri­sis so­la­men­te la ha ace­le­ra­do. Se­gún Llarch, los for­ma­tos tra­di­cio­na­les de mi­cro­em­pre­sa tien­den a des­apa­re­cer, aun­que ac­tual­men­te to­da­vía se sos­tie­nen por al­gu­nos co­lec­ti­vos, es­pe­cial­men­te los in­mi­gran­tes. “Ac­tual­men­te, la mi­tad de los pun­tos de ven­ta son de pe­que­ño co­mer­cio, de es­tos, só­lo que­da­rán un 25%, la ma­yo­ría en ma­nos de in­mi­gran­tes”, sen­ten­cia el eco­no­mis­ta.

Se­gún los ex­per­tos, el éxi­to del co­mer­cio tra­di­cio­nal se ba­sa­ba en su lo­ca­li­za­ción, una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que ya no es su­fi­cien-

Las me­di­das ali­vian pro­ble­mas pun­tua­les, pe­ro si el ne­go­cio no es ren­ta­ble ce­rra­rá de to­das ma­ne­ras

te. “La cri­sis ha fo­ca­li­za­do la ren­ta­bi­li­dad del sec­tor en la efi­cien­cia en cos­tes y un co­mer­cio pe­que­ño nun­ca se­rá tan efi­cien­te co­mo las ca­de­nas”, des­ta­ca Ja­vier Ve­llo, so­cio de la di­vi­sión de re­tail y gran con­su­mo del mer­ca­do es­pa­ñol de PWC. Así, tie­ne que ofre­cer al­go ex­tra, “co­mo un ser­vi­cio ex­qui­si­to, un pro­duc­to ex­clu­si­vo o adap­tar­se a los ho­ra­rios de los con­su­mi­do­res, aun­que es­to exi­ja abrir en ho­ra­rios in­tem­pes­ti­vos o sa­cri­fi­car los fes­ti­vos”.

Las ca­de­nas de dis­tri­bu­ción son, en con­se­cuen­cia, las gran­des ga­na­do­ras de la cri­sis, a pe­sar de que la caí­da de ven­tas ha si­do tan in­ten­sa que se ha ce­ba­do en todos los for­ma­tos. Si en el 2008, la

La cri­sis del sec­tor ha de­ri­va­do en pro­mo­cio­nes con­ti­nuas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.