Li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial a do­sis ho­meo­pá­ti­cas

La úl­ti­ma re­for­ma, apro­ba­da en el 2009, abrió un po­co la mano en la aper­tu­ra do­mi­ni­cal de los co­mer­cios

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Lluís Uría

Re­cor­tes –li­mi­ta­dos– en el gas­to pú­bli­co y subida de im­pues­tos, por un la­do, re­ba­ja de las co­ti­za­cio­nes pa­tro­na­les pa­ra re­for­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas, por otra, han si­do has­ta aho­ra las prin­ci­pa­les re­ce­tas apli­ca­das por Ni­co­las Sar­kozy pa­ra afron­tar la cri­sis en Fran­cia. En nin­guno de los pla­nes apro­ba­dos en los úl­ti­mos dos años y me­dio por el Go­bierno fran­cés se ha in­clui­do nin­gu­na ini­cia­ti­va sus­tan­cial res­pec­to al co­mer­cio de detalle, un sec­tor que agru­pa a 378.000 em­pre­sas, da empleo a 1,9 mi­llo­nes de per­so­nas y fac­tu- ra anual­men­te 343.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos del In­see.

La úl­ti­ma re­for­ma im­por­tan­te abor­da­da en Fran­cia en es­te sec­tor da­ta de agos­to del 2009, con la apro­ba­ción de la ley Ma­llié, que abrió un po­co la mano en la aper­tu­ra de los co­mer­cios en do­min­go, aun­que sin tra­tar­se de una au­tén­ti­ca li­be­ra­li­za­ción. Los cam­bios, en Fran­cia, son muy a me­nu­do así, a do­sis ho­meo­pá­ti­cas.

La ley, en efec­to, con­sa­gró el prin­ci­pio –ya es­ta­ble­ci­do por la le­gis­la­ción la­bo­ral– de que el do­min­go es el día na­tu­ral de des­can­so y, por tan­to, de cie­rre co­mer­cial. Lo úni­co que hi­zo fue am­pliar las ex­cep­cio­nes ya exis­ten­tes. Así, fa­ci­li­tó la de­cla­ra­ción de zo­nas de in­te­rés tu­rís­ti­co, don­de sí es­tá au­to­ri­za­da la ac­ti­vi­dad co­mer­cial do­mi­ni­cal –en los Cam­pos Elí­seos de Pa­rís, por ejem­plo–, y es­ta­ble­ció con el mis- mo fin los nue­vos Pe­rí­me­tros de Uso de Con­su­mo Ex­cep­cio­nal (PU­CE), un nom­bre que evo­ca el del cé­le­bre Mar­ché des Pu­ces de la ca­pi­tal fran­ce­sa y que pre­ten­día le­ga­li­zar la aper­tu­ra, de fac­to, de di­ver­sos cen­tros co­mer­cia­les pe­ri­fé­ri­cos en las aglo­me­ra­cio­nes de Pa­rís, Mar­se­lla y Lyon.

El co­mer­cio ali­men­ta­rio, au­to­ri­za­do des­de ha­ce tiem­po a abrir el do­min­go por la ma­ña­na –así los col­ma­dos co­mo los hí­per–, vio alar­ga­do su ho­ra­rio de 12 ho­res a 13, aun­que al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos de nue­vo ti­po ya han em­pe­za­do a vul­ne­rar la ley y abrir tam­bién por la tar­de.

So­bre el pa­pel, el úni­co lí­mi­te a la aper­tu­ra co­mer­cial pro­ce­de de la le­gis­la­ción la­bo­ral, que obli­ga a con­ce­der a los tra­ba­ja­do­res un día fes­ti­vo a la se­ma­na, pre­fe­ren­te­men­te el do­min­go. Un pe­que­ño col­ma­do que no ten­ga em- plea­dos pue­de abrir to­das las ho­ras que quie­ra. Ahí es­tán, abier­tas todos los días has­ta al­tas ho­ras de la no­che, las tien­de­ci­tas de co­mes­ti­bles co­no­ci­das ba­jo la común ape­la­ción de el ára­be de la es­qui­na, pre­sen­tes en todos los ba­rrios de to­das las ciu­da­des.

El Có­di­go de Co­mer­cio –un ma­mo­tre­to de 8 li­bros y 823 ar­tícu­los– na­da es­ta­ble­ce so­bre los ho­ra­rios de aper­tu­ra co­mer­cia­les. Eso sí, al mar­gen de la le­gis­la­ción la­bo­ral, los de­par­ta­men­tos pue­den es­ta­ble­cer por de­cre­to –y así se ha­ce– un día de cie­rre se­ma­nal se­gún el ti­po de ac­ti­vi­dad: car­ni­ce­rías, pa­na­de­rías. jo­ye­rías, pe­lu­que­rías, au­to­es­cue­las...

La otra re­for­ma re­cien­te im­por­tan­te da­ta de agos­to del 2008, a tra­vés de la ley de Mo­der­ni­za­ción de la Economía pro­mo­vi­da por Ch­ris­ti­ne La­gar­de, que pre­ten­día re­lan­zar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca le­van­tan­do to­da una se­rie de obs­tácu­los bu­ro­crá­ti­cos.

En el ca­so del co­mer­cio, la prin­ci­pal me­di­da con­sis­tió en fa­ci­li­tar la aper­tu­ra de su­per­fi­cies co­mer­cia­les de tamaño me­dio –es­to es, su­per­mer­ca­dos de ba­rrio–, ele­van­do de 300 a 1.000 me­tros cua­dra­dos el tamaño a par­tir del cual la aper­tu­ra de un co­mer­cio pre­ci­sa de una au­to­ri­za­ción pre­via de una co­mi­sión co­mer­cial de­par­ta­men­tal (pro­vin­cial). El ob­je­ti­vo de la me­di­da era fo­men­tar la com­pe­ten­cia y fa­vo­re­cer la dis­mi­nu­ción de pre­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.