Mon­ti re­vo­lu­cio­na un país alér­gi­co a la com­pe­ten­cia

La li­ber­tad to­tal de ho­ra­rios se de­ci­dió el mes pa­sa­do en el de­cre­to pa­ra di­na­mi­zar la economía ita­lia­na

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eu­se­bio Val

Ita­lia, país muy alér­gi­co du­ran­te de­ce­nios a los ai­res de la li­bre com­pe­ten­cia y vie­jo bas­tión de los in­tere­ses cor­po­ra­ti­vis­tas, es­tá cam­bian­do con ra­pi­dez, for­za­do por las cir­cuns­tan­cias. Lo que no con­si­guie­ron go­bier­nos de va­ria­do co­lor po­lí­ti­co lo es­tá em­pe­zan­do a lo­grar un ga­bi­ne­te de emer­gen­cia, sur­gi­do por el mie­do a la ban­ca­rro­ta y la pre­sión in­mi­se­ri­cor­de de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

La li­be­ra­li­za­ción to­tal de los ho­ra­rios co­mer­cia­les es un buen ejem­plo de la nue­va reali­dad. Ha si­do una de las me­di­das apro­ba­das por el Go­bierno téc­ni­co de Ma­rio Mon­ti en el de­cre­to bau­ti­za­do co­mo Cres­ci Ita­lia (Cre­ce Ita­lia) del mes pa­sa­do, el pri­mer pa­que­te re­for­mis­ta des­ti­na­do a es­ti­mu­lar una economía du­ran­te años al ra­len­tí y a crear nue­vos em­pleos.

En reali­dad, la si­tua­ción ita­lia­na era ya, de fac­to, de ca­si li­ber­tad ab­so­lu­ta, pues se per­mi­tía que las lo­ca­li­da­des “tu­rís­ti­cas” pu­die­ran abrir los días fes­ti­vos. Tam­bién ha­bía ex­cep­cio­nes pa­ra los pe­rio­dos na­vi­de­ños y pa­ra las va­ca­cio­nes de ve­rano. Pe­ro el de­cre­to de Mon­ti lo ins­ti­tu­cio­na­li­za con ca­rác­ter ge­ne­ral. El pro­ble­ma es que al­gu­nas re­gio­nes han pre­sen­ta­do re­cur­so, ce­lo­sas de sus atri­bu­cio­nes, pues ar­gu­men­tan que la le­gis­la­ción co­mer­cial for­ma par­te de sus com­pe­ten­cias cons­ti­tu­cio­na­les.

El ca­mino ha­cia la li­be­ra­li­za­ción se ini­ció en 1998 y se am­plió en el 2006. No só­lo se fle­xi­bi­li­za­ron las nor­mas so­bre ho­ra­rios de aper­tu­ra sino tam­bién los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos pa­ra abrir tien­das. Só­lo se man­tu­vie­ron más con­tro­les y re­qui­si­tos, por ra­zo­nes hi­gié­ni­cas, pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos que ven­den ali­men­tos.

Du­ran­te mu­chos años, en Ita­lia es­ta­ba prohi­bi­do que la ma­yo­ría de co­mer­cios abrie­ran los do­min­gos y los fes­ti­vos. Ade­más, de­bían ce­rrar, por mo­ti­vos de re­po­so de los de­pen­dien­tes, me­dia jor­na­da adi­cio­nal, a es­co­ger el día de la se­ma­na. Los ho­ra­rios de aper­tu­ra au­to­ri­za­dos eran en­tre las 7 y las 22 ho­ras. No es­ta­ba es­ta­ble­ci­da una pau­sa pa­ra el al­muer­zo, pe­ro sí la cu­rio­sa re­gla de que un co­mer­cio no po­día per- ma­ne­cer abier­to du­ran­te más de 13 ho­ras se­gui­das. El de­cre­to Cres­ci Ita­lia ha aca­ba­do, de un plu­ma­zo, con to­do eso.

No todos es­tán sa­tis­fe­chos con la li­be­ra­li­za­ción in­te­gral. Ita­lia es un país en el que so­bre­vi­ven to­da­vía mu­chos pe­que­ños co­mer­cios fa­mi­lia­res, in­clu­so en las gran­des ciu­da­des. Te­men que la li­ber­tad to­tal de ho­ra­rios cas­ti­guen aún más al pe­que­ño co­mer­cio en fa­vor de las gran­des su­per­fi­cies.

“El man­te­ni­mien­to de un mer­ca­do en com­pe­ten­cia pa­sa por unas re­glas mí­ni­mas; de lo con­tra­rio se co­rre el pe­li­gro de ir a un mer­ca­do mo­no­po­lís­ti­co u oli­go­pó­li­co”, de­cla­ró a Di­ne­ro, con cier­to es­cep­ti­cis­mo, el je­fe de es­tu­dios de la pa­tro­nal Conf­com­mer­cio, Ma­riano Be­lla. “Las en­cues­tas in­di­ca­ban que los con­su­mi­do­res ita­lia­nos es­ta­ban ya sa­tis­fe­chos –pro­si­guió Be­lla–. Los ho­ra­rios co­mer­cia­les no eran el pro­ble­ma de la li­be­ra­li­za­ción en Ita­lia, sino otros sec­to­res co­mo el ener­gé­ti­co o la ban­ca”.

Se­gún el re­pre­sen­tan­te de Conf­com­mer­cio, ten­dría más ló­gi­ca que fue­ran los en­tes pró­xi­mos al ciu­da­dano y a los co­mer­cios, co­mo las re­gio­nes o los mu­ni­ci­pios, y no el Es­ta­do cen­tral, quie­nes de­ci­die­ran so­bre los ho­ra­rios, ya que así eva­lua­rían me­jor el im­pac­to so­cial y lo­cal de la me­di­da, y no só­lo sus be­ne­fi­cios a ni­vel ma­cro­eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.