Abrir una tien­da pre­ci­sa trá­mi­tes com­pli­ca­dos

La li­be­ra­li­za­ción de ho­ra­rios no ha al­te­ra­do un rit­mo co­mer­cial dis­cre­to, que res­pe­ta el cie­rre en fes­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­fel Poch

La tra­mi­ta­ción pa­ra ini­ciar una em­pre­sa o abrir una tien­da es en Ale­ma­nia un te­ma al­go más len­to y pe­sa­do que en España. El asun­to lle­va una me­dia de sie­te u ocho días y con­lle­va un gas­to de en­tre 150 y 180 eu­ros. Eso co­lo­ca a Ale­ma­nia en una po­si­ción in­ter­me­dia en Eu­ro­pa: pues­to 16 so­bre 27 en cuan­to al tiem­po ne­ce­sa­rio, y no­veno pues­to en cos­tes, un pues­to por de­trás de España, se­gún da­tos de la Cá­ma­ra de In­dus­tria y Co­mer­cio (IHK).

En ma­te­ria de ho­ra­rios co­mer­cia­les, es­te es un país que se re­sis­te a eli­mi­nar la ba­rre­ra en­tre fes­ti­vos y la­bo­ra­bles y, don­de, en ge­ne­ral, to­da­vía se res­pe­ta el do­min­go co­mo úni­co día de la se­ma­na no co­lo­ni­za­do por el co­mer­cio. Exis­te una nor­ma fe­de­ral de cie­rre a las ocho de la tar­de, sin em­bar­go ha­ce sie­te años eso se li­be­ra­li­zó en gran nú­me­ro de es­ta­dos fe­de­ra­les. Pe­ro abrir más allá de las ocho no siem­pre sa­le a cuenta por­que la so­cie­dad no pa­re­ce ha­cer gran uso de esa po­si­bi­li­dad, lo que sa­le ca­ro a los co­mer­cios. Ex­cep­cio­nal­men­te, pe­que­ñas tien­das con pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad pue­den abrir en fes­ti­vos, si quie­ren.

En un país fe­de­ral, los trá­mi­tes de aper­tu­ra de un ne­go­cio cam­bian de un land a otro. En ge­ne­ral, es­te es un país tra­di­cio­nal­men­te muy or­ga­ni­za­do, don­de el Es­ta­do tie­ne pres­ti­gio, con abun- dan­cia de trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos y una con­si­de­ra­ble re­gla­men­ta­ción. Eso no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te las­tre e im­pe­di­men­to, sino que de­no­ta un con­trol pú­bli­co es­tric­to, que, en las con­di­cio­nes de es­ta so­cie­dad, fun­cio­na. El con­trol per­mi­te, por ejem­plo, una ac­ción con­tra el pe­que­ño y me­diano frau­de fis­cal bas­tan­te no­ta­ble. El gran frau­de es otra cues­tión y de­ja mu­cho que desear, se­ña­lan los ex­per­tos.

La ciu­dad-es­ta­do de Bremen y el land de Mec­klen­bur­go-po­me­ra­nia son los más ági­les: los trá­mi­tes de aper­tu­ra de un ne­go­cio se pue­den rea­li­zar en cua­tro días. El land de Sa­jo­nia es el más len­to: has­ta 18 o 19 días. La me­dia na­cio­nal, en­tre 8 y 9 días, arro­ja una po­si­ción eu­ro­pea in­ter­me­dia, pues­to 16, de un ran­king li­de­ra­do por Ita­lia y Por­tu­gal, don­de los trá­mi­tes se re­suel­ven en un día, y Po­lo­nia en el pues­to 17 con en­tre 21 y 26 días. El más ágil, Ita­lia, es tam­bién el más ca­ro, 2.600 eu­ros; con Gre­cia, 1.100 eu­ros, en el pe­núl­ti­mo pues­to de una lis­ta en­ca­be­za­da por Di­na­mar­ca, Es­lo­ve­nia y el Reino Uni­do (30 eu­ros), los más ba­ra­tos.

En Ale­ma­nia, los pa­sos esen­cia­les son cua­tro. Pri­me­ro, la cer­ti­fi­ca­ción no­ta­rial, que se ha­ce en me­dia jor­na­da. Lue­go, el re­gis­tro an­te el Fi­nan­zamt (Ha­cien­da): si to­do va bien se re­ci­be el nú­me­ro fis­cal en un par de ho­ras, pe­ro los for­mu­la­rios son muy com­pli­ca­dos. Al­gu­nos es­ta­dos exi­gen pa­sar unas prue­bas an­ti­frau­de, lo que pue­de re­tra­sar has­ta 17 días la ob­ten­ción del im­pres­cin­di­ble nú­me­ro fis­cal. A con­ti­nua­ción, la aper­tu­ra de una cuenta de ne­go­cios, que se pue­de ha­cer en un par de ho­ras, y, fi­nal­men­te, el re­gis­tro del nom­bre de em­pre­sa y el re­gis­tro co­mer­cial, teó­ri­ca­men­te sen­ci­llo, pe­ro que en la prác­ti­ca pue­de du­rar mu­cho, por­que los for­mu­la­rios son com­pli­ca­dos.

“En la Cá­ma­ra de In­dus­tria y Co­mer­cio lu­cha­mos pa­ra agi­li­zar es­tos pro­ce­di­mien­tos, pa­ra que no ha­ya du­pli­ci­dad de da­tos y pa­ra sim­pli­fi­car la le­gis­la­ción, por­que en Ha­cien­da la do­cu­men­ta­ción es tan com­pli­ca­da que a ve­ces hay que de­jár­se­la a un ase­sor fis­cal”, ex­pli­ca Marc Evers, por­ta­voz de la IHK en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.