Un tra­je (fi­nan­cie­ro) a la me­di­da

Aun­que la CNMV re­gu­la la ac­ti­vi­dad de las Em­pre­sas de Ase­so­ra­mien­to In­de­pen­dien­te des­de ha­ce tres años, po­cos es­pa­ño­les las co­no­cen

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

Co­no­ce us­ted a al­guien en España que se ha­ya ani­ma­do a de­jar su ca­pi­tal en ma­nos de un ase­sor fi­nan­cie­ro in­de­pen­dien­te? Si es así, us­ted se en­cuen­tra en con­tac­to con un ele­men­to ex­cep­cio­nal: ape­nas el 1% de los in­ver­so­res par­ti­cu­la­res es­pa­ño­les tra­ba­ja co­do a co­do con al­guno de es­tos es­pe­cia­lis­tas...

Y no son po­cas las EAFI (Em­pre­sas de Ase­so­ra­mien­to Fi­nan­cie­ro In­de­pen­dien­te) que hay en España. Al con­tra­rio. La Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) ya re­gu­la la ac­ti­vi­dad de 82 de ellas.

La CNMV tam­bién di­ce que las EAFI de­ben ser trans­pa­ren­tes, per­so­na­li­za­das y pró­xi­mas, al­go así co­mo un sas­tre o un pre­pa­ra­dor fí­si­co a la car­ta. Y es cier­to: la ma­yo­ría de EAFI ofre­cen esas cua­li­da­des. Sin em­bar­go, si­guen sien­do unas des­co­no­ci­das en­tre el gran pú­bli­co es­pa­ñol, al­go que no ocu­rre en el ám­bi­to es­ta­dou­ni­den­se, bri­tá­ni­co, ale­mán, fran­cés, sui­zo, sue­co o ita­liano, don­de abun­dan. Es inevi­ta­ble: Spain (y tam­bién en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro) is dif­fe­rent.

“En España va­mos con re­tra­so. Des­de siem­pre, las EAFI he­mos si­do una ra­ra avis, al­go así co­mo el lo­co de la co­li­na”, ad­mi­te Víc­tor Al­var­gon­zá­lez, con­se­je­ro de­le­ga­do de Pro­fim, una de las lí­de­res en el sec­tor, fir­ma con 16 años de re­co­rri­do y una car­te­ra de 1.300 clien­tes.

Si Al­var­gon­zá­lez cuenta to­do es­to, lo ha­ce por­que opi­na que el nues­tro es un país ban­ca­ri­za­do. “En España se con­si­de­ra nor­mal que una en­ti­dad ban­ca­ria lo ha­ga to­do. Y ese es un error, una anor­ma­li­dad en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. En to­das las ca­de­nas tie­ne que ha­ber un fa­bri­can­te, un dis­tri­bui­dor y un ase­sor. En el ám­bi­to mé­di­co, por ejem­plo, la in­dus­tria ela­bo- ra el me­di­ca­men­to, la far­ma­cia lo dis­tri­bu­ye y los mé­di­cos lo re­ce­tan. De esa ma­ne­ra, no to­do que­da en las mis­mas ma­nos. Sin em­bar­go, en el sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol, el pro­ce­so es­tá es­tan­ca­do: el ban­co fa­bri­ca el pro­duc­to, lo dis­tri­bu­ye en­tre sus su­cur­sa­les y lo re­ce­ta al clien­te a tra­vés de sus co­mer­cia­les...”.

Y es aquí, en el úl­ti­mo pun­to, don­de el pro­ce­so se blo­quea. “No­so­tros, los ase­so­res fi­nan­cie­ros, de­be­ría­mos ser los mé­di­cos: so­mos quie­nes ten­drían que re­co­men­dar a los aho­rra­do­res dón­de in­ver­tir, y no los co­mer­cia­les del ban­co, que a me­nu­do mi­ran por la en­ti­dad y no por el clien­te”.

“Nues­tra cul­tu­ra fi­nan­cie­ra es otra”, di­ce Ig­na­cio Las­tres, di­rec­tor de In­ver­sis, en­ti­dad cu­ya pla­ta­for­ma de in­ver­sión co­la­bo­ra con una quin­ce­na de EAFI. “En

“Las EAFI siem­pre he­mos si­do una ra­ra avis; lo cier­to es que España va re­tra­sa­da”, ad­mi­te un ase­sor

el Reino Uni­do, el 70% de los aho­rra­do­res tra­ba­ja de la mano de una IFA ( In­de­pen­dent Fi­nan­cial Ad­vi­sers, así se co­no­cen allí). En Sui­za lo ha­ce la mi­tad. En Ale­ma­nia, el 30%. En España, muy po­cos: se tra­ta de un país ban­ca­ri­za­do, con mu­chas ofi­ci­nas y un par­ti­cu­lar po­co exi­gen­te y de es­ca­sa cul­tu­ra fi­nan­cie­ra”.

En reali­dad, en el mun­do fi­nan­cie­ro hay mu­cho par­ti­cu­lar es­ca­ma­do. Por eso mis­mo, y tam­bién por el ele­va­do cos­te de con­tra­ta­ción de una EAFI –en mu­chos ca­sos, hay que dis­po­ner de un ca­pi­tal mí­ni­mo de 100.000 eu­ros pa­ra ello–, es­tas aún ocu­pan un se­gun­do plano: só­lo ga­na­rán a un clien­te si le con­ven­cen de su va­lor aña­di­do. “Si le di­se­ñas un tra­je a la me­di­da, el in­ver­sor lo com­pra­rá. El tra­ta­mien­to de­be ser

JA­VIER LIZÓN / EFE

Las EAFI se abren pa­so en España en el mun­do del ase­so­ra­mien­to fi­nan­cie­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.