UNA RE­CA­PI­TA­LI­ZA­CIÓN DE­MA­SIA­DO LEN­TA

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

De los cua­tro paí­ses que su­frie­ron la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria que cul­mi­nó en el 2007 –Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Ir­lan­da y España–, los tres pri­me­ros si­guie­ron la de­no­mi­na­da vía rá­pi­da pa­ra la re­so­lu­ción de la pro­ble­má­ti­ca ban­ca­ria in­du­ci­da. Es­ta vía con­sis­te en aflo­rar de gol­pe el im­pac­to in­mo­bi­lia­rio en los ba­lan­ces ban­ca­rios y en una in­me­dia­ta re­ca­pi­ta­li­za­ción de las en­ti­da­des.

España si­guió otro ca­mino, la de­no­mi­na­da vía len­ta. Es­ta se ba­sa en re­co­no­cer la pro­ble­má­ti­ca po­co a po­co, con los años, po­si­bi­li­tan­do con la con­jun­ción de una nor­ma­ti­va con­ta­ble la­xa y de prác­ti­cas di­la­to­rias, que las cuen­tas de re­sul­ta­dos de las en- nos del sis­te­ma ban­ca­rio ello ha su­pues­to una caí­da de los pre­cios de los in­mue­bles más len­ta de lo nor­mal, de­mo­ran­do la re­ani­ma­ción del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio.

La se­gun­da prác­ti­ca uti­li­za­da ha si­do la de re­no­var con más fa­ci­li­dad aque­llos cré­di­tos, de pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios o no, con vi­sos de mo­ro­si­dad que aque­llos otros otor­ga­dos a clien­tes sol­ven­tes, mu­chos de los cua­les han vis­to re­cor­ta­das sus lí­neas de cré­di­to. Con ello se con­si­gue evi­tar tem­po­ral­men­te el ca­len­da­rio es­ta­ble­ci­do por el Ban­co de España pa­ra las mo­ras. So­bre es­tos cré­di­tos se es­ta­ble­cen igual­men­te un ti­po de re­ser­vas, las de­no­mi­na­das subés­tan­dar, que son to­tal­men­te dis­cre­cio­na­les por ca­da en­ti­dad y que re­gis­tran no­ta­bles di­fe­ren­cias en­tre ellas. El efec­to de bia­ra el rum­bo ini­cia­do. El mo­men­to era idó­neo tras ca­si cin­co años de caí­das de los in­mue­bles, la exis­ten­cia de una ma­yo­ría só­li­da, y la evi­den­cia del de­ve­nir de los go­bier­nos po­co con­tun­den­tes con sus re­for­mas.

¿Cons­ti­tu­ye el plan pre­sen­ta­do una vía rá­pi­da? En nues­tra opi­nión no. Se tra­ta de una vía len­ta un po­co más ace­le­ra­da. Si bien es me­jor ace­le­rar la vía len­ta que no man­te­ner­la, pue­de ha­ber­se per­di­do una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra res­ta­ble­cer la con­fian­za. Los mer­ca­dos no van a creer que es­te plan, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, va­ya a ser el de­fi­ni­ti­vo. Su­po­ne úni­ca­men­te un pa­so más que aña­dir a la crea­ción del FROB, a la mo­di­fi­ca­ción con­ta­ble que efec­tuó el Ban­co de España en ma­yo del 2010 o a la ma­lo­gra­da pri­me­ra de un año a las en­ti­da­des que no se fu­sio­nen, y de has­ta dos años a las que sí lo ha­gan. Es­tas, ade­más, po­drán op­tar a una fi­nan­cia­ción vía bo­nos con­ver­ti­bles con­tin­gen­tes, que se­rán unos bo­nos que ad­qui­ri­rá el FROB y que se con­ver­ti­rán en ac­cio­nes só­lo si se in­cum­plen los re­qui­si­tos de ca­pi­tal. ¿Quién no va a fu­sio­nar­se?.

La cla­ve pa­ra que el cré­di­to flu­ya ra­di­ca en la re­ca­pi­ta­li­za­ción, no en la fu­sión. Las en­ti­da­des aca­ba­rán igual­men­te re­ca­pi­ta­li­zán­do­se, só­lo que no de gol­pe co­mo se­ría desea­ble, sino con los años. Una de las lec­cio­nes del ca­so ja­po­nés es que las fu­sio­nes de en­ti­da­des ban­ca­rias no fun­cio­na­ron. La cla­ve no es­tá en las si­ner­gias de cos­tes que se lo­gran con ello, sino en la ma­la ca­li­dad de los ba­lan­ces ban­ca­rios. Lo úni­co que aca­bó fun­cio­nan­do en el ca­so ja­po­nés fue la na­cio­na­li­za­ción de los peo­res ban­cos, la re­ca­pi­ta­li­za­ción del res­to y for­zar­los a que aflo­ra­ran to­das las pro­vi­sio­nes. La­men­ta­ble­men­te, los ja­po­ne­ses tar­da­ron mu­chos años en dar­se cuenta de ello, su­mien­do así a su economía a dos dé­ca­das de una for­tí­si­ma ato­nía eco­nó­mi­ca.

En ter­cer lu­gar, la re­for­ma tra­ta de for­ma asi­mé­tri­ca a las dos prác­ti­cas ban­ca­rias enun­cia­das. Cua­tro quin­tas par­tes de la re­for­ma se des­ti­nan a los in­mue­bles ad­ju­di­ca­dos. La re­for­ma au­men­ta las pro­vi­sio­nes que efec­tuar. En el ca­so del sue­lo, se pa­sa­rá de una co­ber­tu­ra de un 31% a otra de un 80%. En el ca­so de las pro­mo­cio­nes en cur­so, se pa­sa­rá de un 27% a otra de un 65%. Y, en el ca­so de las pro­mo­cio­nes ter­mi­na­das y vi­vien­das, de un 25% a un 35%.

Es­te au­men­to se efec­túa de dos for­mas dis­tin­tas. Una par­te con una dotación ex­tra­or­di­na­ria con car­go a re­sul­ta­dos con un im­por­te apro­xi­ma­do de unos 25.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y, la otra, con la cons­ti­tu­ción de un col­chón de ca­pi­tal con car­go a be­ne­fi­cios no dis­tri­bui­dos, a con­ver­sión de deu­da hí­bri­da, o a am­plia­cio­nes de ca­pi­tal. Po­drá su­po­ner unos 15.000 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les.

Sin em­bar­go, los in­mue­bles ad­ju­di­ca­dos si­guen sin va­lo­rar­se a pre­cios de mer­ca­do. ¿Por qué no se pro­ce­de a una va­lo­ra­ción in­di­vi­dua­li­za­da? Exis­ten so­la­res rús­ti­cos que iban a ser pa­sa­dos a ur­ba­nos, pro­mo­cio­nes en cur­so que son so­la­res con un per­mi­so de cons­truc­ción, edi­fi­cios mal ubi­ca­dos... Al apar­ta­do de los prés­ta­mos no da­dos por mo­ro­sos, se des­ti­na la quin­ta par­te res­tan­te, es­ta­ble­cien­do una pro­vi­sión ge­né­ri­ca de un 7% so­bre los ac­ti­vos li­ga­dos a la pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria con­si­de­ra­dos no pro­ble­má­ti­cos. Ello sig­ni­fi­ca do­tar, con­tra re­sul­ta­dos, unos 10.000 mi­llo­nes de eu­ros más. El sis­te­ma ban­ca­rio to­ma­rá bue­na no­ta de es­ta asi­me­tría.

Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, la re­for­ma ten­drá una efec­ti­vi­dad ma­yor en lo que se re­fie­re a in­ten­si­fi­car el des­cen­so de los pre­cios in­mo­bi­lia­rios que no en lo­grar la re­cu­pe­ra­ción del cré­di­to. Es­ta­mos me­jor que antes, pe­ro con la sen­sa­ción de opor­tu­ni­dad per­di­da. Én­fa­sis en la fu­sio­nes, dos años más de pla­zo, pro­lon­ga­mien­to de la ineludible re­ca­pi­ta­li­za­ción, cri­sis in­mo­bi­lia­ria y eco­nó­mi­ca más lar­gas... ¿To­do es­to por qué? ¿Pa­ra de­mo­rar la uti­li­za­ción de un di­ne­ro pú­bli­co que aca­ba­rá sien­do ne­ce­sa­rio? ¿Pa­ra evi­tar la na­cio­na­li­za­ción in­me­dia­ta de al­gu­na en­ti­dad gran­de? ¿Pa­ra sa­tis­fa­cer al lobby ban­ca­rio? Muy po­bres ar­gu­men­tos cuan­do lo que es­tá en jue­go es la cla­se me­dia del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.