ME­NOS TI­JE­RE­TA­ZOS Y MÁS PO­NER OR­DEN

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Es­tá de mo­da de­cir que no hay so­lu­ción pa­ra la economía es­pa­ño­la. Pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit hay que ha­cer re­cor­tes, en­ton­ces cae la re­cau­da­ción y el dé­fi­cit se que­da igual. Pe­ro hay so­lu­ción. Sa­be­mos que, en pro­me­dio, los re­cor­tes lle­van a una con­trac­ción du­ran­te un pe­rio­do de seis a do­ce me­ses. Pe­ro, des­pués, a me­nu­do se vuel­ve a cre­cer nor­mal­men­te.

Se pue­de aho­rrar gas­tan­do me­jor. Una vi­sión su­pues­ta­men­te key­ne­sia­na di­ría que gas­tar por­que sí es bueno, pe­ro es­ta vi­sión es­tá com­ple­ta­men­te des­pres­ti­gia­da, mi­ren qué pa­só a la economía es­pa­ño­la en el 2009. Sa­be­mos que se pue­de re­du­cir el dé­fi­cit y mi­ni­mi­zar la con­trac­ción con un gas­to más efi­cien­te.

El se­gu­ro de pa­ro, el Pirmi y el PER tie­nen ca­da uno un fin bien con­cre­to. Nin­guno de ellos es­tá pen­sa­do pa­ra que lo co­bre gen­te que tra­ba­ja en ne­gro. Sue­cia en los 90 y Ale­ma­nia en el 2002 tu­vie­ron sus cri­sis fis­ca­les, po­de­mos apren­der de ellos.

Sue­cia re­for­mó su muy ge­ne­ro­so se­gu­ro de pa­ro. Más allá de dos o tres me­ses co­bran­do del pa­ro hay que asis­tir al cen­tro de tra­ba­jo tres o cua­tro ho­ras al día, ca­da día, pa­ra con­ti­nuar co­bran­do. En el cen­tro de tra­ba­jo se ha­cen ac­ti­vi­da­des pa­ra ayu­dar a los que es­tán en ries­go de con­ver­tir­se en des­em­plea­dos a lar­go pla­zo. Es­ta re­for­ma la lle­vó a ca­bo un go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta en el 2000.

En Ale­ma­nia, los per­cep­to­res del equi­va­len­te al Pirmi han de de­mos­trar que no tie­nen nin­gún in­gre­so ni ri­que­za pa­ra com­pen­sar una ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Si tie­nen una ca­sa de va­ca­cio­nes han de ven­der­la. Se com­pro­me­ten a acep­tar cual­quier ofer­ta de tra­ba­jo que re­ci­ban, aun­que no sea en su pro­fe- sión. Es ló­gi­co si el ob­je­ti­vo del pro­gra­ma es evi­tar la ex­clu­sión.

Hay que aplau­dir la me­di­da de la Ge­ne­ra­li­tat que lla­mó a co­brar el Pirmi en per­so­na en agos­to. Re­cor­de­mos: un 20% de es­tas per­so­nas que su­pues­ta­men­te es­tán ca­si en la in­di­gen­cia no fue­ron a re­co­ger el che­que. Los per­cep­to­res del Pirmi de­be­rían lle­var siem­pre sus hi­jos a la es­cue­la, ¿có­mo evi­ta­re­mos si no su ex­clu­sión so­cial? Por otro la­do: ¿po­de­mos de­cir que 30 años de PER han ser­vi­do pa­ra desa­rro­llar unas re­gio­nes tra­di­cio­nal­men­te de­pri-

Se pue­de aho­rrar de mu­chas for­mas: pa­ra las eu­ro­peos del nor­te la re­co­gi­da de ba­su­ras dia­ria es un lu­jo

mi­das eco­nó­mi­ca­men­te?

Se pue­de aho­rrar de mu­chas for­mas. A los eu­ro­peos del nor­te les pa­re­ce un lu­jo que se re­co­jan las ba­su­ras a dia­rio. En Ale­ma­nia y EE.UU. se re­co­gen una vez a la se­ma­na, en Lon­dres dos. Hay mu­ni­ci­pios que­bra­dos que man­tie­nen es­te lu­jo. Es­ta­mos di­cien­do que pre­fe­ri­mos gas­tar el di­ne­ro en re­co­gi­da de ba­su­ras antes que en maes­tros o mé­di­cos.

Veinte años tra­ba­jan­do en la uni­ver­si­dad me han mos­tra­do un enor­me des­pil­fa­rro... Pro­fe­so­res que nun­ca es­tán, que no ha­cen in­ves­ti­ga­ción, que ape­nas dan sus cla­ses y, si lo ha­cen, las dan mal. Cla­ses don­de van la mi­tad de los alum­nos. Ca­si nin­gu­na asig­na­tu­ra o li­cen­cia­tu­ra que en su día se creó se pue­de ce­rrar, a pe­sar de que mu­chas son inú­ti­les, ¿por qué se da De­re­cho Ca­nó­ni­co en la uni­ver­si­dad pú­bli­ca? Jun­to a es­to te­ne­mos al­gu­nos de los me­jo­res de­par­ta­men­tos y li­cen­cia­tu­ras de Eu­ro­pa, y ra­ra­men­te

AGUS­TI ENSESA

Veinte años tra­ba­jan­do en la uni­ver­si­dad aca­ban mos­tran­do un enor­me des­pil­fa­rro...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.