LAS AU­TO­NO­MÍAS Y SUS EM­PRE­SAS

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Los go­bier­nos pro­pen­den a am­pliar sus po­de­res y ac­ti­vi­da­des, ya sea en el ám­bi­to asis­ten­cial, la en­se­ñan­za, el in­ten­to de re­cu­pe­rar la ac­ti­vi­dad de em­pre­sas fa­lli­das o en la crea­ción de con­glo­me­ra­dos, co­mo el INI, que as­pi­ra­ban a cu­brir la au­sen­cia de ofer­ta pri­va­da. En la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, el sec­tor pú­bli­co es efi­caz por­que con­si­gue lo que pre­ten­de, sea la apor­ta­ción de un ser­vi­cio o pro­duc­to o el au­men­to de em­pleos. Por otra par­te, es in­efi­cien­te y pa­ra igual pro­duc­ción gas­ta más de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, lo que, en una economía abier­ta, per­ju­di­ca a com­pra­do­res y a con­tri­bu­yen­tes. Las cau­sas re­mi­ten a los es­tí­mu­los, la fal­ta de com­pe­ten­cia, la im­pre­ci­sión de la ti­tu­la­ri­dad, la fa­ci­li­dad ex­ce­si­va pa­ra ob­te­ner re­cur­sos, la ca­ren­cia de una pro­pie­dad que pue­da apro­piar­se el ex­ce­den­te lo­gra­do, la se­lec­ción in­ter­na, et­cé­te­ra.

Con el pa­so del tiem­po, es­tas ac­ti­vi­da­des se de­gra­dan y des­apa­re­cen o pa­san a ma­nos pri­va­das e ini­cian una nue­va vi­da. Es­tas pe­cu­lia­ri­da­des y sus cau­sas son bien co­no­ci­das y hay va­rios au­to­res que han tra­ta­do so­bre ello: J. Ba­rea Te­jei­ro y A. Gó­mez Ciria, El pro­ble­ma de la efi­cien­cia del sec­tor pú­bli­co en España (IEE, 1994), y A. Utrilla de la Hoz, El sec­tor pú­bli­co em­pre­sa­rial au­to­nó­mi­co y lo­cal, ( IEE, 2006).

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes an­ti­guas se ex­pan­den am­plian­do sus ac­ti­vi­da­des, sea des­do­blan­do fun­cio­nes o crean­do otras, lo que no obs­ta pa­ra que, cuan­do hay re­cur­sos fá­cil­men­te ase­qui­bles, cai­gan en la ten­ta­ción de de­jar su hue­lla pé­trea pa­ra la pos­te­ri­dad. Por su par­te, las neó­fi­tas, me­nos ave­za­das, se atre­ven a ca­si cual­quier co­sa, sea la cons­truc­ción de puer­tos y ae­ro­puer­tos, par­ques in­dus­tria­les, cen­tros tec­no­ló­gi­cos, cría de ga­na­do, pro­duc­tos ali­men­ti­cios, mi­ne­ría, ca­si­nos, ar­te es­cé­ni­co, pe­rió­di­cos, es­ta­cio­nes de ra­dio y televisión, cen­tros de­por­ti­vos, trans­por­tes... con vo­lun­tad de sus­ti­tuir o com­ple­men­tar al sec­tor pri­va­do. En al­gu­nos ca­sos, se in­ten­ta to­do a la vez. En es­tas ac­ti­vi­da­des se asig­nan las pre­rro­ga­ti­vas que les pa­re­cen convenientes, se en­deu­dan y, aun­que a ve­ces ha­cen co­sas úti­les, con el pa­so del tiem­po, es muy po­si­ble que lo que re­sul­te sea la car­ga fi­nan­cie­ra re­ma­nen­te, los cos­tes de man­te­ni­mien­to, po­li­de­por­ti­vos en pue­blos pe­que­ños que se usan dos ve­ces al año…

Hay cir­cuns­tan­cias en las que las ad­mi­nis­tra­cio­nes de­ben dar un pri­mer pa­so. En su día la fá­bri­ca de ca­mio­nes Pe­ga­so (¡qué ma­ra­vi­lla sus co­ches úni­cos!) cu­brió una ca­ren­cia, des­pués com­pi­tió con Ba­rrei­ros en con­di­cio­nes de­sigua­les. Con el tiem­po, des­apa­re­cie­ron am­bas. Hay mi­nas que vol­vie­ron al go­bierno y es­te no fue ca­paz de man­te­ner­las y ce­rra­ron, otras cam­bia­ron de ma­nos y aho­ra, con pro­pie­dad pri­va­da, han vuel­to a ser ren­ta­bles y man­tie­nen em­pleos só­li­dos. En con­tra, hay un ca­bil­do que es el pri­mer em­pren­de­dor, el pri­mer en­deu­da­do de su ám­bi­to y sin ga­nan­cias. Se han ex­pro­pia­do te­rre­nos sin dis­po­ner de re­cur­sos pa­ra pa­gar­los, se ha ago­ta­do el cré­di­to, per­ju­di­can­do a las em­pre­sas via­bles y au­men­tan­do el pa­ro. Hay que cam­biar el rum­bo.

Lo que aho­ra im­por­ta es, por una par­te, fre­nar el au­men­to de la deu­da pa­ra pa­sar a eli­mi­nar­la,

Las em­pre­sas pú­bli­cas son in­efi­cien­tes y pa­ra igual pro­duc­ción gas­tan más de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio

sal­var lo que pue­da fun­cio­nar por sí mis­mo y po­ner­lo en las me­jo­res ma­nos. Por otra par­te, las pres­ta­cio­nes que ha­cen las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pa­ra los ciu­da­da­nos, cuan­do pue­dan ser rea­li­za­das con igual o me­jor ca­li­dad y me­nor cos­te, de­ben en­car­gar­se a quien me­jor pue­da ha­cer­lo. Los re­cur­sos fi­nan­cie­ros y otros, de los que se pue­de dis­po­ner, son me­no­res que ha­ce tres o cua­tro años y lo que per­mi­tie­ron ha­cer va­le mu­cho me­nos de lo que cos­tó. El au­men­to de la ac­ti­vi­dad del sec­tor pú­bli­co ha ido acom­pa­ña­do de un ex­ce­so de gas­to que aho­ra se pa­ga con de­mo­ras am­plí­si­mas y sin po­der ne­go­ciar los de­re­chos de co­bro.

Las pro­pias ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas de­ben fu­sio­nar­se, re­du­cir­se y au­men­tar su efi­ca­cia y efi­cien­cia, lo que es po­si­ble si se cen­tran en lo que les es pro­pio. Así apor­ta­rían la tran­qui­li­dad y el ejem­plo que ayu­da­rían a que vuel­van la in­ver­sión y el empleo.

RO­SER VILALLONGA

La televisión mu­ni­ci­pal de l’hos­pi­ta­let ce­rró el pa­sa­do 31 de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.