PE­TRÓ­LEO INELÁSTICO

La Vanguardia - Dinero - - ENERGÍA -

Un re­cien­te ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta de re­fe­ren­cia cien­tí­fi­ca Na­tu­re se­ña­la que des­de el 2005, año en que la pro­duc­ción glo­bal de cru­do se si­tuó en torno a los 74 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios (mbd), he­mos en­tra­do en un pro­lon­ga­do pe­rio­do de es­tan­ca­mien­to, pun­tua­do por subidas y ba­ja­das, pe­ro sin su­pe­rar un te­cho cer­cano a los 75 mbd al­can­za­dos en el 2010. Una ten­den­cia que con­tras­ta con el au­men­to de la pro­duc­ción ex­pe­ri­men­ta­do des­de fi­na­les del si­glo pa­sa­do.

El tra­ba­jo que les co­men­to, fir­ma­do por Ja­mes Mu­rray, un cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton, en Seattle, y Da­vid King, di­rec­tor de la Smith School of En­ter­pri­se and the En­vi­ron­ment de Ox­ford y ex con­se­je­ro cien­tí­fi­co del Go­bierno Bri­tá­ni­co, tam­bién pre­sen­ta otra in­tere­san­te con­clu­sión. La com­pa­ra­ción en­tre pre­cios y pro­duc­ción de cru­do, des­de 1998 has­ta la ac­tua­li­dad, per­mi­te cons­ta­tar que el inicio del es­tan­ca­mien­to en la pro­duc­ción de­tec­ta­do a par­tir del 2005 coin­ci­de con una abrup­ta tran­si­ción en­tre dos épo­cas: una, en la que el su­mi­nis­tro res­pon­día de for­ma elás­ti­ca an­te cual­quier in­cre­men­to de pre­cios cau­sa­do por un au­men­to de la de­man­da, y otra, inelás­ti­ca, ca­rac­te­ri­za­da por una am­plia fluc­tua­ción de los pre­cios en res­pues­ta a cual­quier pe­que­ño cam­bio de la de­man­da.

La economía del pe­tró­leo po­dría, por tan­to, es­tar aden­trán­do­se en un pan­ta­no­so te­rreno de vo­la­ti­li­dad ex­tre­ma. La pregunta es: ¿por qué no he­mos de­tec­ta­do es­te po­si­ble pro­ble­ma con la an­te­la­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ges­tio­nar­lo de for­ma ade­cua­da? Se­gu­ra­men­te, los mo­ti­vos son mu-

La pro­duc­ción glo­bal de cru­do ha en­tra­do en un pro­lon­ga­do pe­rio­do de es­tan­ca­mien­to

chos y va­ria­dos, pe­ro hay uno que me­re­ce ser des­ta­ca­do: el de la es­ca­sa fia­bi­li­dad de las estadísticas so­bre el pe­tró­leo. Es­tas cons­ti­tu­yen un cla­ro ejem­plo de con­ta­bi­li­dad crea­ti­va. Les ci­ta­ré só­lo dos ejem­plos.

El pri­me­ro es la prác­ti­ca de di­ver­sos or­ga­nis­mos de re­fe­rir­se en sus aná­li­sis, no a la pro­duc­ción de pe­tró­leo, sino a la de com­bus­ti­bles lí­qui­dos. Es­tos úl­ti­mos in­clu­yen: el cru­do, los pe­tró­leos no con­ven­cio­na­les, los lí­qui­dos del gas na­tu­ral (LGN) y los bio­com­bus­ti­bles. Con es­ta nue­va con­ta­bi­li­dad se con­si­gue trans­mi- tir el men­sa­je de que to­do va bien: el su­mi­nis­tro de lí­qui­dos, ex­pre­sa­do en mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios, au­men­ta, adap­tán­do­se apa­ren­te­men­te a una de­man­da cre­cien­te. Sin em­bar­go, se omi­te una in­for­ma­ción esen­cial: el con­te­ni­do ener­gé­ti­co de un ba­rril de cru­do no es el mis­mo que el de otros lí­qui­dos, de for­ma que, por ejem­plo, un ba­rril de LGN tan só­lo re­em­pla­za 0,7 ba­rri­les de un cru­do es­tán­dar. Si te­ne­mos en cuenta es­ta equi­va­len­cia, y que el cru­do re­pre­sen­ta un por­cen­ta­je ca­da vez me­nor del to­tal de la pro­duc­ción glo­bal de lí­qui­dos, re­sul­ta que si ex­pre­sa­mos es­ta en uni­da­des ener­gé­ti­cas, no en ba­rri­les, ha­ce ya seis o sie­te años que di­cha pro­duc­ción es­tá es­tan­ca­da. Y la si­tua­ción se agra­va­rá en el fu­tu­ro, ya que las pro­yec­cio­nes apun­tan a que la apor­ta­ción de los LGN al su­mi­nis­tro glo­bal de lí­qui­dos pa­sa­rá de un 13,5% en el 2010, al 16,1% en el 2020 y al 17,8% en el 2035.

El se­gun­do ejem­plo de con­ta­bi­li­dad crea­ti­va es la de re­fe­rir­se a las re­ser­vas de pe­tró­leo en nú­me­ro de ba­rri­les, sin es­pe­ci­fi­car el con­te­ni­do ener­gé­ti­co ne­to de los mis­mos. Di­cho con­te­ni­do re- sul­ta de la di­fe­ren­cia en­tre la ener­gía bru­ta su­mi­nis­tra­da por un ba­rril y la con­su­mi­da en el pro­ce­so de ex­trac­ción.

Sin du­da, el pe­tró­leo fá­cil y ba­ra­to es co­sa del pa­sa­do: la pro­duc­ción se es­tá des­pla­zan­do a áreas me­nos ac­ce­si­bles y más re­mo­tas, ne­ce­si­ta­mos per­fo­rar a ma­yo­res pro­fun­di­da­des y ca­da vez de­pen­de­mos más de los pe­tró­leos no con­ven­cio­na­les que re­quie­ren de unas téc­ni­cas de ex­trac­ción más agre­si­vas y cos­to­sas. Por to­do ello, la ener­gía in­ver­ti­da en el pro­ce­so de pro­duc­ción de un ba­rril es­tá au­men­tan­do, lo que sig­ni­fi­ca que, in­de­pen­dien­te­men­te de que las re­ser­vas mun­dia­les pue­dan cre­cer en nú­me­ro de ba­rri­les, la ener­gía ne­ta dis­po­ni­ble es­tá dis­mi­nu­yen­do de for­ma ace­le­ra­da.

In­de­pen­dien­te­men­te de las re­ser­vas, la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra pro­du­cir un ba­rril es­tá au­men­tan­do

No ha­ce fal­ta ser un ex­per­to en fí­si­ca pa­ra dar­se cuenta que la in­dus­tria ener­gé­ti­ca no de­be­ría me­dir su pro­duc­ción en uni­da­des de vo­lu­men, sino en uni­da­des de ener­gía.

El uso de ma­las prác­ti­cas de con­ta­bi­li­dad, co­mo las co­men­ta­das en es­te ar­tícu­lo, cons­ti­tu­ye una bom­ba de re­lo­je­ría. Si la in­for­ma­ción so­bre las que ba­sa­mos nues­tros aná­li­sis y pros­pec­ti­vas es­tá ma­qui­lla­da, lo nor­mal es que un buen día la reali­dad se nos des­ve­le en to­da su cru­de­za y que la bur­bu­ja nos es­ta­lle, una vez más, en las na­ri­ces.

RICH PRESS / BLOOM­BERG

Pla­ta­for­ma de Pe­tro­leos Bra­si­lei­ros en Cam­pos Ba­sin, a unos 150 ki­ló­me­tros de la cos­ta del es­ta­do de Río de Ja­nei­ro

La pro­duc­ción de cru­do es­tá es­tan­ca­da des­de el 2005

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.