Es­plu­gues

Xa­vier Cor­be­ró y Ro­bert Hug­hes; la me­mo­ria de Da­lí y Obiols; Eduardo de De­lás, ba­rón de Vi­la­ga­yá, Jai­me Ro­sal, Ma­ri­na Pino o Ja­co­bo Fitz-ja­mes en el cul­to a Ca­sa­no­va

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Es­plu­gues es un so­mon­tano que des­pa­rra­ma sus to­pó­ni­mos (Can Ra­mo­ne­da, Can Car­bo­nell, Can Ca­sa­no­ves, Pu­bi­lla Ca­ses o Fi­nes­tre­lles) so­bre las es­tri­ba­cio­nes de Sant Pe­re Màr­tir. Su cen­tro his­tó­ri­co es­tá pe­ga­do a la plaza del Ayun­ta­mien­to, que lin­dó en su tiem­po con los bal­co­nes de Can Cor­ta­da, la an­ti­gua Ba­ro­nía de Mal­dà, una cons­truc­ción iró­ni­ca­men­te ver­sa­lles­ca di­se­ña­da en el se­te­cien­tos por el ilustrado Rafael Amat y de Cor­ta­da, cé­le­bre au­tor de Ca­laix de sas­tre. En la en­tra­ña del mis­mo cen­tro his­tó­ri­co, el es­cul­tor Xa­vier Cor­be­ró ha crea­do un tem­plo del ar­te con­tem­po­rá­neo, Es­pai XC, en­la­za­do por de­ce­nas de ar­cos re­na­cen­tis­tas en­tre es­tan­cias, pa­sa­di­zos y salas de tra­ba­jo, atra­ve­sa­das en ver­ti­cal por el hue­co de su an­ti­guo até­lier y re­ma­ta­das en una pla­ta­for­ma de luz que da la es­pal­da al con­jun­to. Su plan­ta se abre a un ver­de re­cón­di­to de­fen­di­do de la ca­lle por un por­tón des­co­mu­nal de ma­de­ra: pro­te­ge a uno de los jar­di­nes es­cul­tó­ri­cos más be­llos de Eu­ro­pa.

Las pie­zas de Cor­be­ró son for­ma­tos gra­ní­ti­cos, bas­tio­nes en­hies­tos de cau­ce hu­mano, re­ma­ta­dos por cabezas li­ge­ra­men­te cón­ca­vas y, a ve­ces, oblon­gas. Po­dría de­cir­se que es­tas pie­zas son en sí mis­mas o que son su ma­te­ria: la pie­dra que el ar­tis­ta trans­for­ma en su pe­dre­ra de Cas­tell­fo­llit de la Ro­ca, en la cuen­ca del Flu­vià, a la som­bra de los vol­ca­nes dor­mi­dos, ba­jo la Ma­re de

El ba­rón de Vi­la­ga­yá es un bi­blió­fi­lo que re­par­te sus vo­ca­cio­nes en­tre his­to­ria y le­tras. Es uno de los sus­crip­to­res en Bar­ce­lo­na de la re­vis­ta Déu del Mont, el san­tua­rio mí­ti­co de Ver­da­guer. Su abue­lo, Pe­re Cor­be­ró, fue mú­si­co, un cla­ri­ne­tis­ta que to­có con Pau Ca­sals, y su pa­dre, un or­fe­bre cu­yo ta­ller era fre­cuen­ta­do por Pa­blo Gar­ga­llo, uno de los gran­des, maes­tro del bron­ce y del hie­rro, au­tor de los ji­ne­tes del Es­ta­di Olím­pic de Mont­juïc y del fri­so de los san­tos en la fa­cha­da prin­ci­pal del hos­pi­tal de Sant Pau.

La es­cul­tu­ra es la reali­dad del mis­mo mo­do que la pin­tu­ra es su ima­gen. Tras los pa­sos de los gran­des maes­tros, co­mo Robin (en su obra, Bal­zac) o Constantin Bran­cu­si ( El be­so), Cor­be­ró se ha cen­tra­do en los elementos na­tu­ra­les de su ofi­cio: el vo­lu­men, la ma­sa y la tex­tu­ra. Sus fi­gu­ras de tres me­tros de al­tu­ra evi­tan to­do in­ten­to de na­rra­ti­va y re­du­cen el ges­to a la mí­ni­ma ex­pre­sión. En la Beirut re­cons­trui­da, tras va­rias dé­ca­das de gue­rra en el Lí­bano, el es­cul­tor ca­ta­lán ins­cri­bió so­bre la pie­dra (en me­dio de un con­jun­to de 15 cria­tu­ras de ba­sal­to si­tua­das fren­te a los fla­man­tes zo­cos de Bab Edris) es­te le­ma: “La ima­gi­na­ción abre las puer­tas de la reali­dad”. Una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios; una for­ma de cul­to al abstracto, al sím­bo­lo antes que al ob­je­to, más pro­pia de la tra­di­ción su­fí, que del mun­do cris­tiano.

Ro­bert Hug­hes, ami­go ín­ti­mo del es­cul­tor y mo­ra­dor ha­bi­tual del Es­pai XC, de­fi­nió a los se­res de Cor­be­ró co­mo pri­mi­ge­nios, tos­cos y en­tra­ña­bles, que ca­mi- nan y vi­ven en me­dio de cén­tri­cas ca­lles. Al es­cul­tor no le gus­tan los es­pa­cios mu­seís­ti­cos, tie­ne una de­ci­di­da vo­ca­ción por la “es­cul­tu­ra pú­bli­ca in­te­gra­da en la ar­qui­tec­tu­ra”, en pa­la­bras de Da­niel Gi­ralt-miracle. Crea hu­ma­noi­des se­me­jan­tes a las es­ta­tuas de la Is­la de Pas­cua; pe­ro tam­bién men­hin­res o, tal vez, tó­tems. Da lo mis­mo. Su es­pa­cio en Es­plu­gues es­tá con­ce­bi­do pre­ci­sa­men­te pa­ra en­cum­brar al sím­bo­lo. La enor­me can­ti­dad de ar­cos de me­dia pun­ta re­cuer­da a la pin­tu­ra de Gior­gio de Chi­ri­co –“¿Qué de­bo amar sino el enig­ma?”–, el hi­jo mór­bi­do de un cons­truc­tor de fe­rro­ca­rri­les. Es un la­be­rin­to re­co­rri­do por su au­tor con me­nos boa­to del que apli­ca la Fundación Moo­re y con más sa­ga­ci­dad que la del pu­ro es-

Es­pai XC es un cen­tro des­ti­na­do a la di­vul­ga­ción del ar­te ins­ta­la­do por Cor­be­ró en Es­plu­gues

ti­lo di­vul­ga­ti­vo del uni­ver­so Chi­lli­da. El con­jun­to con­tie­ne ade­más un te­so­ro en el sub­sue­lo: una sa­la au­di­to­rio fes­to­nea­da por enor­mes ar­cos de vol­ta ca­ta­la­na, rea­li­za­dos al es­ti­lo del maes­tro de obras Guas­ta­vino, des­ti­na­da a ser al­gún día un cen­tro de reunio­nes y de­ba­tes.

De­ba­jo del an­ti­guo mirador Pont i To­rrent (el Pont d’es­plu­gues) em­pie­za otra Es­plu­gues: la ciu­dad del llano y ca­ra al mar. Cir­cun­da­da por la Ron­da de Dalt y de­ba­jo de la ca­lle Lau­reano Mi­ró, (la ca­rre­te­ra de Coll­blanc, la an­ti­gua vía por don­de en­tró en Bar­ce­lo­na la co­mi­ti­va de Car­los IV), se eri­ge Can Clo­ta, un im­po­nen­te ca­sa­lot de ori­gen medieval con una to­rre re­na­cen­tis­ta co­ro­na­da por una ga­le­ría abier­ta de ar­cos. Es la Ba­ro­nía de Vi­la­ga­yá, la re­si­den­cia del in­ge­nie­ro y bi­blió­fi­lo Eduardo de De­lás, el ac­tual ba­rón de Vi­la­ga­yá, un pa­laz­zo que en el si­glo XV fue pro­pie­dad de Si­mó Can­yet y que en el se­te­cien­tos fue ad­qui­ri­do por Jau­me Clo­ta (reivin­di­có la Jun­ta de Co­mer­cio an­te Car­los III), ca­be­za vi­si­ble de un li­na­je que se en­tron­ca­ría des­pués con los De­lás. En su jar­dín des­ta­ca una al­ber­ca ro­dea­da de ga­le­rías a mo­do de claus­tro, un lu­gar apa­ren­te­men­te de­vas­ta­do por la car­co­ma del tiem­po, pe­ro tam­bién pun­to de en­cuen­tro fre­cuen­ta­do por la so­cie­dad de amigos de Ca­sa­no­va (subs­crip­to­res bar­ce­lo­ne­ses de la re­vis­ta In­ter­mé­diai­re des Ca­sa­no­vis­tes, edi­ta­da en Gi­ne­bra), en la que De­lás com­par­te pro­ta­go­nis­mo jun­to a los es­cri­to­res Jai­me Ro­sal del Cas­ti­llo o Ma­ri­na Pino. Los ca­sa­no­vis­tas se reúnen en Can Clo­ta el 31 de oc­tu­bre de ca­da año, día en el que conmemoran la fu­ga de Gia­co­mo Ca­sa­no­va de la pri­sión ve­ne­cia­na de Los Plo­mos, una pi­rue­ta del aventurero, escritor y es­pía que ha da­do más jue­go a lo lar­go de la his­to­ria. El pro­ta­go­nis­ta de 132 con­quis­tas amo­ro­sas en­tre la reale­za y el pue­blo llano en la Eu­ro­pa del se­te­cien­tos de­jó la au­to­bio­gra­fía His­toi­re de ma vie, en la que el au­tor des­cri­be con má­xi­ma pre­ci­sión y fran­que­za sus aven­tu­ras, sus via­jes y sus in­nu­me­ra­bles en­cuen­tros ga­lan­tes. Es­ta obra, co­no­ci­da tam­bién co­mo las me­mo­rias de Ca­sa­no­va y es­cri­ta en fran­cés –“J’ai écrit en fra­nçais, et non pas en italien par­ce que la lan­gue fra­nçai­se est plus ré­pan­due que la mien­ne”–, cuenta con una re­cien­te tra­duc­ción al es­pa­ñol, edi­ta­da por Siruela, gra­cias al

EDUARDO DE DE­LÁS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.