Las ame­na­zas del 2012

De Anonymous al ‘spam’ le­gí­ti­mo, pa­san­do por los mó­vi­les, los ata­ques se­rán más so­fis­ti­ca­dos

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Norberto Ga­lle­go

To­das las com­pa­ñías de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca emi­ten al co­mien­do de ca­da año sus pre­dic­cio­nes so­bre las ame­na­zas que ven­drán. Pre­ten­den ser di­dác­ti­cas pe­ro pue­den in­cu­rrir en lo que al­gu­nos lla­man mar­ke­ting del mie­do. Es­to no quie­re de­cir que las ame­na­zas no sean reales, to­do lo con­tra­rio. En su in­for­me so­bre las ame­na­zas del 2012, Mca­fee afir­ma que es­tas no se­rán esen­cial­men­te dis­tin­tas a las del 2011, pe­ro su­birán en in­ten­si­dad. A la ca­be­za de la lis­ta apa­re­cen los ata­ques de mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca (cu­yo ex­po­nen­te es Anonymous, tan ce­le­bra­do en cier­tos me­dios) y los que tendrán co­mo ob­je­ti­vo ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les (co­mo el inol­vi­da­ble ca­so Stux­net).

Los la­bo­ra­to­rios de Mca­fee pro­nos­ti­can que el hack­ti­vis­mo in­for­mal se coor­di­na­rá e in­ten­si­fi­ca­rá sus ata­ques de raíz ideo­ló­gi­ca: “Si­tios web y sis­te­mas que los con­su­mi­do­res usan con fre­cuen­cia se­rán víc­ti­mas in­di­rec­tas de los ata­ques pri­ma­ria­men­te di­ri­gi­dos con­tra po­lí­ti­cos, em­pre­sas y per­so­na­li­da­des”. Lo que el in­for­me de­no­mi­na el “ver­da­de­ro” Anonymous (su nú­cleo ori­gi­nal) es­ta­ría sien­do des­bor­da­do por un mag­ma inor­gá­ni­co que ac­túa ba­jo su mar­cha­mo; lo que plan­tea la dis­yun­ti­va de ab­sor­ber­los –y, por tan­to, dis­ci­pli­nar­los– o, si no lo con­si­gue, aca­ba­rán por enaje­nar las sim­pa­tías que el mo­vi­mien­to pu­do ge­ne­rar. Es una hi­pó­te­sis atre­vi­da, pe­ro no im­po­si­ble.

Tam­bién afir­ma Mca­fee que es­te año se ex­ten­de­rán los ata­ques in­for­má­ti­cos con­tra in­fra­es­truc­tu­ras in­dus­tria­les y de ser­vi­cios pú­bli­cos, en ge­ne­ral mal pre­pa­ra­das pa­ra afron­tar es­tas con­tin­gen­cias. En su ma­yor par­te, fun­cio­nan con sis­te­mas Scada (con­trol y su­per­vi­sión de cap­tu­ra de da­tos), inade­cua­dos pa­ra la co­nec­ti­vi­dad mo­der­na, sin me­di­das ri­gu­ro­sas de se­gu­ri- dad. “Por eso cree­mos que los hac­kers sa­ca­rán par­ti­do, y que en el 2012 asis­ti­re­mos a re­no­va­dos epi­so­dios de chan­ta­je y ex­tor­sión”. Que no siem­pre se ad­mi­ten pú­bli­ca­men­te, por cier­to.

Ba­jan­do en la es­ca­la de pe­li­gros po­ten­cia­les, los ex­per­tos ob­ser­van que el vo­lu­men glo­bal de spam ha des­cen­di­do úl­ti­ma­men­te, pe­ro al mis­mo tiem­po ha cre­ci­do una for­ma su­pues­ta­men­te le­gí­ti­ma, que se ba­sa en la ex­plo­ta­ción de lis­tas más ba­ra­tas y efi­ca­ces que el bom­bar­deo in­dis­cri­mi­na­do lan­za­do des­de re­des de or­de­na­do­res zom­bis.

El malwa­re di­ri­gi­do a los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les em­pe­za­rá a ganar pri­ma­cía so­bre el que has­ta aho­ra ha ata­ca­do or­de­na­do­res –do­més­ti­cos o em­pre­sa­ria­les– nor­mal­men­te pro­te­gi­dos, o mu­cho me­jor pro­te­gi­dos que los mó­vi­les. En los úl­ti­mos me­ses se han de­tec­ta­do prue­bas pi­lo­to de crea­ti­vi­dad en apli­ca­cio­nes ma­li­cio­sas que, una vez des­car­ga­das, con­vier­ten al dis­po­si­ti­vo an­fi­trión en re­cep­tor y/o emi­sor de men­sa­jes de ta­ri­fa adi­cio­nal, que el usua­rio des­cu­bre de­ma­sia­do tar­de, cuan­do re­ci­be la fac­tu­ra.

En el 2012, la ci­ber­de­lin­cuen­cia en­con­tra­rá nue­vas víc­ti­mas en los sis­te­mas in­te­gra­dos –tam­bién lla­ma­dos em­be­bi­dos– que es­tán di­se­ña­dos pa­ra ac­tuar co­mo con­tro­la­do­res de un sis­te­ma ma­yor, y que son ha­bi­tua­les en

Mca­fee pre­ve que las ame­na­zas en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca sean las mis­mas, pe­ro suban en in­ten­si­dad

au­to­mó­vi­les, GPS, apa­ra­tos mé­di­cos, cá­ma­ras di­gi­ta­les, im­pre­so­ras y electrodomésticos co­nec­ta­dos a in­ter­net. Pa­ra ha­cer­se con ellos, ata­can ca­pas del hard­wa­re, lo que sig­ni­fi­ca que com­ba­tir es­ta ame­na­za in­ci­pien­te exi­gi­rá re­plan­tear­se las téc­ni­cas usua­les de los an­ti­vi­rus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.