¿Ser bueno o ha­cer el bien?

Las teo­rías y po­lí­ti­cas de Key­nes re­vi­ven an­te la si­tua­ción de es­tan­ca­mien­to eu­ro­pea

La Vanguardia - Dinero - - HISTORIA - John Wi­lliam Wil­kin­son

En 1999, lord Ro­bert Ski­delsky, profesor a la sa­zón de Economía Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de War­wick, dio una in­tere­san­te con­fe­ren­cia so­bre las ideo­lo­gías con­tra­dic­to­rias del dra­ma­tur­go ir­lan­dés Geor­ge Ber­nard Shaw y el eco­no­mis­ta in­glés John May­nard Key­nes. Es cier­to que a pri­me­ra vis­ta es­tos personajes for­man un tán­dem in­con­gruen­te, pe­ro te­nían en verdad bas­tan­te en común, pe­se a sus orí­ge­nes tan dis­pa­res o las desave­nen­cias se­ña­la­das por lord Ski­de­lesky.

El so­cia­lis­ta Geor­ge Ber­nard Shaw (1856-1950) era un vic­to­riano de pu­ra ce­pa; el miem­bro del eli­tis­ta gru­po de Blooms­bury Key­nes (1883-1946), un des­ta­ca­do eduar­diano. Sus ca­mi­nos no se cru­za­ron has­ta des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial; en­se­gui­da en­ta­bla­ron una re­la­ción epis­to­lar y so­cial.

Shaw na­ció en Du­blín en el seno de una fa­mi­lia pro­tes­tan­te ve­ni­da a me­nos, detalle que no fue óbi­ce pa­ra que su pa­dre, un bo­rra­chín sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio, o su ma­dre, una his­té­ri­ca des­he­re­da­da con ín­fu­las de Gran Da­ma, vi­vie­sen co­mo si es­tas ad­ver­si­da­des no fue­sen con ellos. Aun­que más po­bres que las ra­tas, su ma­dre po­nía el gri­to en el cie­lo ca­da vez que pi­lla­ba a su hi­jo ju­gan­do con los re­to­ños del fon­ta­ne­ro, es de­cir, con per­so­nas que tra­ba­ja­ban con las ma­nos.

Su for­ma­ción es­co­lar fue tan es­ca­sa co­mo caó­ti­ca. A los quin­ce años, gra­cias a un en­chu­fe, lo con­tra­tó un ad­mi­nis­tra­dor de fin­cas en ca­li­dad de te­ne­dor de li­bros, pe­ro no tar­dó en ser as­cen­di­do al pues­to de con­ta­ble. Se­gún con­fe­sión pro­pia, tra­ba­ja­ba co­mo su pa­dre be­bía, es de­cir, neu­ró­ti­ca­men­te.

Lle­gó a Lon­dres en el mes de abril de 1876 y, du­ran­te los nue­ve años si­guien­tes, ade­más de es­cri­bir cin­co no­ve­las que na­die qui­so pu­bli­car, ba­jo la tu­te­la de Sid­ney y Bea­tri­ce Webb, pre­di­có el so­cia­lis­mo de la Fa­bian So­ciety, pre­cur­so­ra del Par­ti­do La­bo­ris­ta. Vi­vía ca­si li­te­ral­men­te del ai­re. La po­bre­za le pre­ser­vó la vir­gi­ni­dad has­ta cum­pli­dos los vein­ti­nue­ve años. Su lu­cha era con­tra el te­ji­do so­cial e in­dus­trial de la épo­ca vic­to­ria­na.

El pe­rio­dis­mo le brin­dó la opor­tu­ni­dad de ha­cer­se un nom­bre, pri­me­ro co­mo crí­ti­co de mú­si­ca y, más tar­de, de teatro. Lon­dres no po­día ig­no­rar la exis­ten­cia de un in­di­vi­duo pe­li­rro­jo de bar­ba lar­ga, fla­co co­mo un pa­lo, ve­ge­ta­riano, abs­te­mio, so­cia­lis­ta, mar­xis­ta, irre­ve­ren­te, elo­cuen­te, lo­cuaz e ir­lan­dés. Aun­que con­tra­dic­to­rio en mu­chos as­pec­tos, al igual que Ce­la, la con­fian­za que de­po­si­ta­ba en sí mis­mo aca­ba­ba con­ven­cien­do a los de­más. La plu­ma, a él tam­bién le pro­por­cio­nó una for­tu­na y un premio No­bel.

El gru­po de Blooms­bury vi­li­pen­dia­ba la era vic­to­ria­na, pe­ro a di­fe­ren­cia de los fa­bia­nos, el blan­co no eran la lu­cha de cla­ses, sino la hi­po­cre­sía mo­ral. Pa­ra el jo­ven Key­nes, muy in­fluen­cia­do por Prin­ci­pia Et­hi­ca (1903), del fi­ló­so­fo de Cam­brid­ge G.E. Moo­re, la esen­cia del con­flic­to re­si­día en ele­gir en­tre “ser bueno” y “ha­cer el bien”.

“Ha­cer el bien” era pro­pio de Shaw y del elen­co so­cia­lis­ta. Pa­ra

Co­mo en los años 20, el au­men­to del dé­fi­cit y de la deu­da na­cio­nal im­pi­den el cre­ci­mien­to de la economía

los de Blooms­bury, se­me­jan­te al­truis­mo no les per­mi­tía “ser bue­nos” en cuan­to al dis­fru­te de la amis­tad, la be­lle­za y las cum­bres de la in­te­li­gen­cia, que era su rai­son d’être. El ho­rror de la I Gue­rra Mun­dial bo­rra­ría de la men­te de Key­nes es­ta eli­tis­ta ac­ti­tud.

A su re­gre­so a In­gla­te­rra tras la fir­ma del tra­ta­do de Ver­sa­lles, Key­nes pu­bli­có Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la paz, en el que de­nun­ció sin ro­deos la sin­ra­zón de la mis­ma. Shaw ya ha­bía ex­pre­sa­do su opo­si­ción al tra­ta­do un po­co antes. Am­bos coin­ci­die­ron en que la im­po­si­bi­li­dad de que Ale­ma­nia pu­die­ra cum­plir con las exi­gen­cias de los ven­ce­do­res só­lo po­día en­ca­mi­nar el mun­do ha­cia otra gue­rra.

De pron­to Key­nes era un hé­roe de la iz­quier­da. Mas él nun­ca se apar­tó del Par­ti­do Li­be­ral; por tan­to, ja­más abra­zó el so­cia­lis­mo. Aun así, sus en­sa­yos de los años veinte en con­tra del pa­trón oro o el lais­sez-fai­re fue­ron asu­mi­dos por la iz­quier­da. Shaw lo pro­cla­mó el su­ce­sor de Stuart Mill y Rus­kin. Y co­mo quien no quie­re la co­sa, co­men­za­ron a re­unir­se los ma­tri­mo­nios Shaw y Key­nes, jun­to con los de H.G. Wells y los Webb. ¡Qué ve­la­das de­bía de ser aque­llas!

Todos veían que la ci­vi­li­za­ción ca­pi­ta­lis­ta pe­li­gra­ba. Key­nes es­ta­ba con­ven­ci­do de que el cons­tan­te au­men­to de la ta­sa de des­em­pleo era de­bi­do a la po­lí­ti­ca erró­nea del go­bierno. La Gran De­pre­sión (1929-1932) hi­zo que el la­bo­ris­ta Ram­say Ma­cdo­nald for­ma­ra un go­bierno con ma­yo­ría con­ser­va­do­ra. No ha­bía na­da que ha­cer. Tan ne­fas­ta si­tua­ción arro­jó a mu­chos in­te­lec­tua­les a los bra­zos de Sta­lin. Key­nes, cu­ya es­po­sa era una bai­la­ri­na ru­sa, vi­si­tó la URSS en dos oca­sio­nes. Lo que vio no le gus­tó. “Ser bueno” en un sis­te­ma to­ta­li­ta­rio era una im­po­si­bi­li­dad; es más: só­lo el bueno de Fran­klin D. Roo­se­velt ha­cía el bien.

En su vi­si­ta en 1931 a la URSS, Shaw pa­só dos ho­ras y me­dia con Sta­lin, pa­ra lue­go can­tar en pú­bli­co las vir­tu­des del gran líder. Chur­chill lo re­su­mió así: “El ma­yor pa­ya­so del mun­do rin­dien­do ho­me­na­je al ma­yor ase­sino”. To­do –in­clu­so el ca­pi­ta­lis­mo– ha­bía cam­bia­do; las ac­ti­tu­des e ideas de Shaw eran ca­da vez más des­fa­sa­das.

A pe­sar de sus desave­nen­cias, Shaw y Key­nes se­guían car­teán­do­se. En una mi­si­va de 1935, Key­nes le di­jo: “Se­pa que es­toy es­cri­bien­do un li­bro so­bre teo­ría eco­nó­mi­ca, que en gran me­di­da re­vo­lu­cio­na­rá la ma­ne­ra que tie­ne el mun­do de con­ce­bir los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos”. En fin, el eli­tis­ta que an­he­la­ba “ser bueno” en­con­tró una muer­te pre­ma­tu­ra sir­vien­do a su país, mien­tras que el me­ga­ló­mano que “hi­zo el bien” mu­rió no­na­ge­na­rio.

Hoy día, ca­si na­die lee a Shaw, pe­ro oja­lá más gen­te le­ye­ra a Key­nes. El aho­ra profesor emé­ri­to Ski­delsky aca­ba de afir­mar que he­mos vuel­to a los años veinte, y que el au­men­to del dé­fi­cit y de la deu­da na­cio­nal es pre­ci­sa­men­te la cau­sa del en­co­gi­mien­to de la economía. Key­nes aún no ha di­cho la úl­ti­ma pa­la­bra.

AL­BUM

Key­nes y Shaw de­lan­te del Mu­seo Fitz­wi­lliam de Cam­brid­ge (Reino Uni­do), en el año 1935

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.